Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OS ANUNCIOS D O E PALABBAS, CLAST licados en secciones. De ana á diez palabras, 1 peseta. Por cada palabra más, 10 céntimos. Las abreviaturas y cada cinco cifras se cuentan corpo ona palabra. Al importe de cada inserción deberá añadirBe diez céntimos de peseta por BI impuesto del Timbre. 3 jos originales se remitirán la Administración de A B C acompañados de so importe en metálico, sellos de correos, libranzas de la Prensa ü otro giro análogo, el día antes de ut fecha en que deban, ser publicados. EN SECC JOYERÍAS E BEFOEJIAN Y COXSSdetrny M Alhajas- increíbles. única casa JWÍI, prooios Hortaleza, 46. ARISTONES EISTON DE MANUBRIO 12 bailes, 60 pesetas. Matacaza, 25. Pedidos Director 0 5 cmrís Publicidad, Tulléis, ¿t Barcelona. ESPECÍFICOS I ES D OS C O N FsinTdolor SUN producen una deposición natural diaria ni irri- A tación. Pomo, una peseta. Gravoso. Arenal, 2 y farmacias. Por mayor: Pérez Martin Velasco. ESTÓMAU NA DOSIS DEtotnada ango Artificial, tes de comer, produce una perfecta digestión. Caja, 7.50 y 4 pesetas farmacias y Arenal, 2. IMPOTENCIA. ESPEEMAGRAMÓFONOS I torrea, debilidad sexual, esterilidad, etc. Cura breve, inofensiva. ¡Veinte años de éxiEAMÓPONOS. NO DEto! Acreditadísimos Granulos ben comprarse sin visitar vitales, Linimento vigorizante, Gola casa Ureña, Barquillo, 14, y tas potenciales (5, 6, 10 pesetas) Prim, 1 (antes Síiúco) Correo, 1 peseta. Venta, Arenal, 2. Antón Martín, 44. Depósito, Mayor, 18, Tetuán, 3. Consulta personal ó carta con sello, doctor Tamayo. San Simón, 8, Madrid. OTEL. SE VENDE EN POzuelo, oarretera, á. la entrada del pueblo, calle SagunES PECTÁCCX. OS to, número 15. Amueblado. G POSTAMES H A nnn UEVO TE ATEO. -A LAS ocho y tres cuartos: La huertanica. -A las nueve y tres cuartos: El santo de la Isjdra. -A las diez y tres cuatos: La golfemia. -A las once y tres cuartos! La fiesta d San An tón. N IB 5 PRESOS ÑO SE 10.000 E E S DIPUTADOS candidaturas, diez pesetas. Envíos provincias. Papelería del Pasaje. Montera? 35. Peralta. J J W n nevos semanales (verdad) Precios al por mayor y menor, sin comuctoncia. rao Exposición. Kntrada libre. -líensaiermi. -El mejor servicio. Jacometrozo, i. POSOS PAPOZOS AETESIANOSBenara riego fincas. J. vent. Celón, 68 Cuatretonda. S PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES DE LOS ÚNICO DEPÓSITO EM MADRID 26 BIBLIOTECA DE A B O) A. 1 embarcarse pensó Jenny que la vida de comunicación y trato constante que con su primo había de hacer á bordo de Yukle favorecería sus planes amorosos. La hija del nabab ná comprendía que en el barco, menos que en otro lugar, tendría ocasiones de hablar íntimamente con Edmundo, y que éste podría sustraerse á las influencias apasionadas de la joven, si ta! era su intención. Los quince primeros días de navegación llovió tanto, que los pasajeros los pasaron en sus camarotes. Edmundo pretextaba servicios constantes sobre cubierta para separarse de ¿u tío y de su prima. Todo lo di sculpa el amor, y Jenny creía que tan pronto como el sol iluminara los horizontes, las ocupaciones de su primo serían menos apremiantes y su trato con ella mayor. Pero llegó el día suspirado; el sol iluminó con su luz poderosa el espejo inmenso de las aguas, y Jenny subió á cubierta antes de que la tripulación despertase, cuando todavía Edmundo prestaba su servicio de guardia junto á la vela principal del navio. A lo lejos la costa africana veíase cortar el horizonte, y en el mar sereno y tranquilo apenas si el aire rozaba las aguas azules y verdes. Por Levante, nubéculas de gasa encendíanse a! beso primero de! astro del día. El espectáculo era hermoso. Las alturas del Nathal, coronadas de nubes, estaban teñidas de rosado color. El aire de Poniente traía del África gratos aromas de hierbas y ñores; grupos de aves marinas rodeaban el barco. Jenny pasó junto á su primo, y aparentando que no le había visto, fue á sentarse en un banco. Edmundo vio pasar á la joven, y temeroso de distraerla y de molestarla con el humo de su cigarro, no Ja detuvo, dejándola pasar con censurable indiferencia. Pero al ver á la joven dolorida y triste sentarse negligentemente, como agobiada por su pena, Edmundo, que era naturalmente bondadoso, sintió n impulso de solicitud cariñosa hacia Jenny, y arrojando su maryland, acercóse á ella, no sin poner en su voz v en su actitud toda Ja dulzura de que era capaz. Pero llegó el día suspirado... ¿En qué piensa usted, miss Jenny? ¿Está usted enferma? ¿Ha tenido usted durante ia pasada noche algún sueño desagradable? ¿Qué mira usted con tanta insistencia y melancofta tanta n ese mar que fulgura alegría? Al decir esto sentóse al lado de la jove Esta contestó así; -Me pregunto, señor, dónde irán esas aguas, unas Veces revueltas y grises, otras azules y coronadas de blancas espumas. M e pregunto dónde van la vida y el amor. ¡Quizá es preciso para lograr ser feliz moverse incesantemente como esas olas, no pararse en ninguna parte!