Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fjjAÑOTRES. NUMERO 224. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. mete de someter á la aprobación de las Cortes, cuando éstas den principio á su alta labor, un proyecto de ley naciendo incompatibles ios cargos de senador ó di o hemos sido los más remisos en cen- putado con ei de funcionario público. surar la circular de ¡Gobierno por El Poder ejecutivo debe separarse del las vaguedades y eufemismos que en ella modo más definido del legislativo. echamos de v; r desde el primer instanta. Y es más lamentable que dicho documento haya sido redactado con ayuda de un patrón literario manido, porque ni el presidente del Consejo ni ninguno de los públicos que integran e! actual p n las próximas elecciones, como en Ministerio necesitaba, ciertamente, de las pasadas, presenta su candidatura habilidades de palabra, de anfibologías de por Madrid y por Bilbao Pablo Iglesias. frase, para dar soluciones precisas, claEn las próxmas, como en las anterioras, concreías á los problemas de que res, Pablo Iglesias se quedará fuera del trata la circular y de que entiende cada Congreso, según todas las probabilidades. uno de los ministros. Me parece ver claro que la gente (y Sm embargo, como es cosa sabida que gente de la que va donde Vicente son los no hay nada absolutamente malo ni bue- más de los políticos) no conoce bien no, y como en oda obra mental ha de á Iglesias, pues sería un excelentísimo fulgurar alguna idea, en el manifiesto del diputado. Gobierno hay también entre el fárrago de Es un hombre simpático y agradable. palabras algunas afirmaciones rotundas Visto de lejos, se parece un poco á don que no han pasado, ni podían pasar, in- Francisco Romero Robledo, es decir, no advertidas para los que, como nosotros, al de ahora, sino al de hace veinte- años; únicamente aspiran á cumplir el deber de oído de cerca, se parece bastante, en el informar al público de lo que significa ó timbre de la voz y en el fluir de las palapuede significar un adelanto, un progreso bras, á D. Nicolás Salmerón, no al de positivo en las costumbres de nuestra vi- hoy ni a! de ayer, sino al de siempre. da política ó administrativa. He visto una vez á Iglesias en su casa. Nadie que sea imparcial puede haber Era hace tres ó cuatro años. Vivía el dejado de aplaudir el propósito que el apóstol en un minúsculo pisito de la calle Gobierno manifiesta en su circular de de Luisa Fernanda, en donde todo era establecer una completa y definitiva se- pobreza y estrechez. Periodista yo y reparación de Poderes. presentante de un periódico burgués hasTal reforma es necesaria: los funciona- ta los tuétanos, Iglesias procuró ó creí rios públicos que forman parte de Ja ad- notar que procuraba extremar la correcministración, cuyos actos son y deben ser ción en cuanto dijo: tanto que ¡perdóneconstitucionalmente criticados, juzgados, me el popular propagandista! se ofreció censurados por los Cuerpos colegisiado- á mi corta y torpe psicología como un res, no deben ejercer simultáneamente hombre incapaz de sostener, ni con la palos cargos de empleados y de senador ó labra ni con el hecho, paradojas graves y diputado, porque nadie es ni debe ser disolventes de veras. parte y juez en causa propia. Este, salí pensando tras una hora de Si tai razón no fuera suficiente para grato coloquio, no es un socialista abuemprender Ja proyectada y ofrecida re- rrido, científico, de los que nos abruman forma, bastaría pensar que, si los funcio- á fuerza de guarismos y cálculos; pero narios públicos son al mismo tiempo di- tampoco es un socialista de utopía, un putados, ú olvidan sus deberes adminis- verdadero Mesías capaz de levantar en trativos con evidente perjuicio de la re- los pechos adhesiones inquebrantables y solución y rápida tramitación d e expe- fes inextinguibles. ¿Qué es, pues? dientes, ó, por el contrarío, no asisten á Y entonces no caí en la cuenta en que las tareas legislarivas con la asiduidad que tampoco han caído varios ministros de la los electores, ai investirle de su represen- Gobernación y jefes de partidos gobertación, tendrían derecho á esperar. nantes: que Pablo Iglesias debe ser úniEs cierto, pues, que ambas funciones, ca y exclusivamente aquello para lo cual Ja administrativa y la legislativa, no pue- ha nacido, es decir, diputado á Cortes. den ser desempeñadas con solicitud y efiPablo Iglesias posee todas las cua ¡idacaci por un hombre normalmente orga- des que forman el término medio intelecnizado; antes bien, necesitaríanse para tual de los diputados españoles. Su papel ello personas de contextura mental y físi- en el Congreso no sería tan bullicioso y ca extraordinaria y superior, y como, des- estentóreo como ej de D. Rodrigo Sograciadamente, a realidad muestra que riano, ni tan bellamente grandílocuo cotales seres son excepcionales, el Gobier- mo el de D. Melquíades Alvarez, sino no merecerá alabanzas, que nosotros no algo que estuviera entre uno y otro exle negaremos, si cumpJe con lo que pro- tremo. Sus discursos, un poco menos 1 ¿MADRID, 22 DE AGOSTO DE c, o5. NUMERO SUEL- TO, mayestáticos que los del Sr. D. Nicolás Salmerón, darían pie á varios señores de los que buscan la ovación á toda costa, para lograr sus deseos, y saldríamos quizá, por algunas sesiones, de Ja desesperante monotonía que abruma á las Cámaras. Pablo Iglesias, diputado, nos proporcionaría quizá algo que nos está haciendo mucha falta en la vida parlamentaria y en la otra: lo inesperado, lo imprevisto. Y por supuesto, sin faltar, porque es un parlamentario de primera fuerza. ENE LO BUENO DE J oma, 17 Jlgoslo. i A H A C I E N D A Desde la época de la PONTIFICIA elevación del santo padre León XI 1 al trono de los Papas, se ha hablado mucho de la hacienda pontificia, y se han dicho de ella cosas para todos los gustos. Unos afirmaban que la Santa Sede nadaba en la opulencia; otros la suponían reducida á la mayor estrechez, siendo versiones ambas igualmente exageradas. Para atender á los considerables gastos que exigen su decoro y el gobierno de la Iglesia universal, necesita la Santa Sede una renta anua! de más de seis millones de liras, cifra que, naturalmente, tiende á aumentar en vez de disminuir. Ahora bien: el patrimonio de que dispone representa una renta muy inferior á ¡a mitad de dicha cifra; de modo que al déficit deben proveer los donativos de mundo católico, que nunca han sido tan reducidos como ahora. Antes de que la Santa Sede se viese privada de sus dominios, disfrutaba de una dotación anual de tres millones y medio, dotación que el Gobierno italiano, después de la ocupación de Roma, dispuso que continuase en vigor, por la ley de garantías. Pero la Santa Sede, como es sabido, no aceptó esta ley, y, por consiguiente, no ha percibido la dotación, cuyas anualidades vencidas alcanzan hoy la respetable suma de cien millones. Recientemente algunos publicistas católicos sacaron á luz, con muy discutible oportunidad, la cuestión de las treinta y cinco anualidades vencidas desde 1870. La cuestión es, sin duda, muy grave, pero el ponerla á discusión, lo repito, ha sido muy inoportuno, porque con ello se ha dado ocasión á sospechar, con absoluta falta de fundamento, que la Santa Sede pensase en utilizar estas reclamaciones, lo que pura y simplemente equivaldría á aceptar la dotación de la ley de garantías, cosa á la cual no se someterá nunca. Aunque, por una hipótesis poco probable, se pueda llegar á una inteligencia y á un acuerdo entre el Gobierno de Italia y la Santa Sede, á la dotación de ésta proveería siempre el mundo católico y no el Estado italiano, pues esto perjudicaría grandemente al concepto de la independencia del Papa en el extranjero. RESTOS D E A fines de! año coLEON XJÍJ tríente quedará dispuesta en ¡a Basílica Lateranense ta tumba que ha de encerrar de un modo dcíuuuvo ios res- L OS