Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i AÑQ TRES. NUMERO 221. CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. SE MADRID, 19 DE AGOSTO DE i 9 o5. NUMERO SUELTO, 5 CENTS. enemigos políticos hay falta de nobleza ciertamente; pero en arrollar á los amigos que no necesitan más favor para triunfar que el de su historia política, el del respeto y la consideración que sus personas merecen, hay dos faltas: una de nobleza y otra de lealtad. Lástima que un demócrata tan probado y tan ilustre como el presidente del Consejo no acierte á contener en el fiel de la justicia y de la verdadera sinceridad á esos gobernadores, haciéndoles comprender que Jas manos deben estar quedas y los labios sellados, para que salga de las urnas la expresión de la verdadera voluntad nacional. El sufragio es ley en España, ley que debe cumplirse porque es la base de nuestro sistema político actual, porque es la conquista democrática más difícil de alcanzar y de vivir; esa sola ley, si se aplicase derechamente, depuraría nuestras costumbres públicas. derramar una gota de sangre, en forma todo lo legal posible, no como una revolución, sino como una evolución dirigida por pensadores de la valía de Bjoernstjerne Bjoernson, por hombres de acción tales cual Frirhof Nansen y cual Sverdrup. Pero hay en esta evolución ya realizada, un momento algo rdículo y al par algo pavoroso. ¿Qué se hace al día siguiente de triunfar una revolución? Esto es facilísimo: se fusila, se desíierra, se cometen atrocidades de todo género. ¿Que se hace al triunfar una evolución pacífica? Los noruegos á lo que parecen decididos hoy por hoy es á cambiar de amo. Le pidieron rey al que lo fue suyo hasta hace dos meses, y, naturalmente, el buen viejo Osear les volvió las espaldas con regio desdén. Ahora, andan buscando rey y ya parece que tienen un candidato, el príncipe Carlos, segundo hijo del heredero de la corona dinamarquesa, casado con la princesa Maud ó Matilde de Gales y, por tanto, yerno de Eduardo VI 1 de ínglateira. Y ¡véase que casualidad tan providencial! Este candidato que, espontánea y libremente votará el Storthing, según todas las probabilidades, reúne la considerable circunstancia de ser el favorito de las grandes potencias, el propuesto por ellas y, en particular, por la Gran Bretaña. ¡Pobres pueblos chicos, pobres pueblos fraccionados que buscan amo y han de contentarse con el que gentes de fuera les quieran dar! ¿Qué piensan de esto, si piensan en algo, los separatistas de Cataluña y de Vizcaya? ENE ANTE LAS ELECCIONES p l ilustre periodista que firma Juan de Mragón ha celebrado una conferencia con el presidente del Consejo de ministros. En ella el Sr. Montero Ríos ha hecho declaraciones de indudable importancia acerca de los asuntos que más preocupan é interesan á la opinión. Habló el Presidente de los propósitos electorales del Gobierno: las palabras del insigne jurisconsulto levantan el ánimo y causan satisfacción grande en todos aquellos que merecen el nombre de liberales. El Gobierno, según las frases del Presidente, no regala actas, pero no las quita; no presenta candidatos donde carece de fuerza; no atropelia adversarios que cuentan con indiscutibles elementos; mira las conveniencias de España y no las de cualquier personaje, y últimamente, desea que las elecciones próximas pasen á la historia como modelo de sinceridad. No puede dudarse de que estas promesas del Sr. Montero Ríos son expresión fiel de la conducta que el Gobierno se propone seguir. El eximio canonista no estuvo nunca falto de seriedad; pero todos los deseos loables del Presidente y de los ministros se estrellan, por lo que se ve, contra la costumbre inveterada en nuestro país de que los gobernadores entienden no servir bien los intereses del Gobierno si dejan de armar el inevitable tinglado de manejos electorales, si dejan de urdir la sutil y enredadísima madeja de toques de llamada á alcaldes y caciques, á secretarios y personajes influyentes de los pueblos, si dejan de examinar las Usías electorales para saber con cuantos votos cuenta tal ó cual candidato. Y el agrado y la buena impresión que producen las palabras sinceras del señor Montero Ríos caen por tierra con el triste espectáculo que determinados gobernadores dan en sus ínsulas. El celo excesivo de éstos contradice y desvirtúa los propósitos electorales del Ministerio. Es inusitado lo que ahora sucede en algunas provincias. En otros tiempos el partí do gobernante apoyaba decididamente á sus candidatos y salían de las urnas investidos de la representación popular muchos señores que sólo conocían los distritos de oídas; pero actualmente ocurre que liberales de abolengo, de arraigo, que nunca Saquearon en sus deberes para con el país, son perseguidos por Jos gobernadores, y éstos llevan su originalísimo proceder hasta el extremo de manejar los resortes de la consabida máquina del modo que entienden más favorable para los candidatos de la oposición. Y media vuelta á la izquierda no es lo mismo que media vuelta á la derecha, pero Jo parece; porque en perseguir á los íeja está Europa, llena de alifafes y dolamas. No tiene parte de su cuerpo caduco que bien la quiera. Así continúa viviendo y marchando á tropezones. Graves daños sufre en el corazón y en la cabeza; otros de peor yacija en miembros menos importantes. Vieja y dolorida está Europa. Creen algunos malos doctores, como algunos malos generales, que el tropel de las enfermedades ha de combatirse dividiéndolas. La experiencia dice que esto es empeorarlas. ¿Qué se ha conseguido con dividir la llaga de los Balkanes? ¿Qué se conseguirá con escindir el tumor de Austria- Hungría- Bohemia? Un sueño, un ideal humano y dulce sería el de las nacionalidades pequeñas y bien avenidas, como familias grandes. ¡Bello, pero falaz libro el de Pi y Margal nuestro gran escritor, nuestro noble sofista de buena fe! Suprimir las naciones fuertes, dominadoras, imperialistas, fraccionándolas con arreglo á los dictados ó á los que éste y el otro pensador creen ser dictados de la Naturaleza, sería una gran idea si antes se matase la ambición, la codicia y el espíritu comercial é industrial que ha sustituido, con desventaja para los hombres, á los añejos estímulos del honor y de la gloria; mas tales supresiones van para largo, y los que rajan y hienden naciones no las llevan, ciertamente, á la prosperidad y á la dicha. Vienen estas reflexiones á cuento de la resolución tomada por el Storthing ó Cámara de Noruega, aprobando en definitiva e acuerdo votado en 8 de Junio. Noruega está ya, pues, separada en absoluto de Suecia. El rey Osear ya no tiene poder en la mitad del territorio escandinavo, y esto se ha conseguido sin SAN SEBASTIAN R O Ñ I C A DEL DÍA 18 La playa tuvo T R A N S M I T I D A POR por la mañana T E L É F O N O- S- Ü s 8 una n o t a de animación que ya había perdido: la presencia del Rey que con su primo Fernando fue, sin duda, á recordar aquellas mañanas deliciosas que años anteriores se pasaba las horas zambulléndose en el agua y correteando en el arenal. Después de recibir en la estación al Príncipe viudo, tomó con el de Baviera una modesta cesta de alquiler, y en ella se dirigieron ambos, sin más ayudantes ni más escolta, á las cocheras del tranvía del monte Ulía, internándose en ellas, examinándolo todo y sentándose en el estribo de un coche. Ya iba á darles el alto uno de los dependientes de la cochera, que nc los conocía, cuando Gorgonio, un joven y popu! ar empleado de la empresa, reconoció al Rey, corrió á ponerse un cuello y una americana y se presentó á D. Alfonso ofreciéndole un tren especial, ofrecimiento que agradeció y rehusó el Monarca, diciendo que quería montar en el primer vehículo ordinario que llegase. Así lo hicieron los dos primos, y acompañados de cuatro viajeros más llegaron á la cima del monte. El Rey llamó al conductor y le advirtió que se había olvidado de cobrarles los billetes.