Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 17 DE AGOSTO P E 9o5. PÁG. 4 casa de sola planta baja, tiene dos pisos amplios, cómodos, con elevados techos. Penetremos en ella: un estrecho corredor nos conduce á una galería. Antes, á mano derecha, se abre una puerta que da p iso á un salón de encerado piso y ámbito sonoro. Pero lo típico de la mansión es ¡a ancha solana de cristales. Cuando nuestros pasos nos han lleva do á ella, nuestras miradas contemplan un espacioso corredor que se aleja, en recto ángulo, á la derecha y á la izquierda; claras y altas vidrieras lo cierran; una cenefa de cristales rojos, azules y morados, encuadra los blancos cristales. Y á través de ellos, en lo hondo del patio, se divisa un boscaje de magnolias- -con sus agrias flores nítidas, -de rosales, de hortensias y de jazmines. Y más lejos, por encima de las paredes del huerto, en la lejanía, como un t ¿lón suave, columbramos unas laderas gayas, recortadas en cuadros de verdes obscuros y verdes claros, manchadas acá y allá por la nota sombría de un manzano. Este pedazo de melancólica y amorosa tierra asturiana es el que contempló el maestro casi continuamente en sus últimos días. Clarín vivía en Oviedo en una calle céntrica, encaramado en un piso tercero; la casa que ahora recorremos, no fue ocupada por él sino poco tiempo antes de abandonar el mundo: sólo once días pudo gozar- ¡y en qué estado de espíritu! -de este sosiego, de estas magnolias olorosas, de estos rosales, de estos lejanos prados suaves. La biblioteca fue trasladada rápidamente. ¡Ya la ordenaremos cuando yo esté mejor! decía Clarín desde el fondo de su sillón, abatido, contristado, con la mirada vaga. Y no se arregló; puestos en desorden están los libros en sus plúteos; los periódicos viejos, las revistas descabaladas, los pedazos de volúmenes desencuadernados, asoman á trechos entre los lomos de volúmenes grandes y chicos. La biblioteca no recibe la luz de ninguna ventana; la tenue claridad que se difluye en ella proviene de la ancha galería de cristales. Pero Clarín no escribió ni leyó nada en esta estancia: lo que trabajó en los pocos días que vivió en esta casa, lo hizo en el corredor, sentado en una terrera y ancha butaca, ante una ligera mesita de bambú. Sus miradas, en tanto que leía ó escribía con su letrita ininteligible, irían á clavarse á ratos en estos rosales pomposos del huerto: era entonces la primavera y las rosas comenzaban á cantar con sus perfumes y sus colores; el cielo estaría azul y los pájaros trinarían aleteando voluptuosos en el ambiente tibio... El maestro se hallaba entonces en un estado de espíritu peculiarísimo: había vivido mucho; había conocido muchos hombres; millares de volúmenes habían pasado por su espíritu; viejos entusiasmos, viejas esperanzas juveniles acababan de disiparse. Y todo esto había formado en él, juntamente con un mal irremediable, una ironía mansa y resignada, pero fría y amarga, con mezcla de una espiritualidad poética, de un sentimentalismo hondo, delicado y altivo. El mismo, hablando de uno de sus personajes de novela, ha descrito este estado diciendo que él, el personaje, un flautista, hubiera acompañado con el duice instrumento aquellas melodías interiores, lánguidas, vaporosas, llenas de una tristeza suave, crepuscular, mitad resignación, mitad esperanzas ultratelúricas, y que no puede conocer la juventud; tristeza peculiar de la edad madura que aún siente en los labios el dejo de las ilusiones y como que saborea sus recuerdos AZORÍN 25o.000 el número de personas que han abandonado la capital para buscar lejos de elía solaz y fresco. En Madrid puede decirse que sucede lo mismo en la proporción debida á lo más reducido de la población; el veraneo ha sido este año considerable, y exceptuando los políticos que cuiíivan el acta, apenas se ve gente por calles y paseos Los billetes kilométricos han facilitado mucho los viajes, extendiéndolos á familias modestas que no sabían abandonar con facilidad sus cuarteles de invierno aunque el calor achicharrase. La despedida del zapatero de viejo que al sali de la corte dijo: ¡Adiós, Madrid, que te quedas sin gente! ha tenido realidad este año y somos muy pocos los que estos días disfrutamos de los encantos de la coronada villa. Sí; sin gente está el salón de conferencias del Congreso; grupos diseminados vagan por Recoletos y la Castellana en las primeras horas de la noche; sólo hay un teatro abierto, y en Madrid, mejor que en ninguna otra parte, pueden hacerse ahora las curas que los doctores imponen á los neurasténicos, víctimas del surmenage: la cura del silencio y la cura del aburrimiento. Para esto se prestan admirablemente rincones ignorados como los que abundan en la Moncloa, que está ahora muy bien cuidada. Hay allí parterres que con sus altos cipreses, con sus fuentes murmuradoras y con sus añosos y robustos árboles, parecen jardines ó huertos de conventos. Y allí se puede pasar muy bien la tarde, como en la Casa de Campo, que está deliciosa, con sus bosques de pinos, con sus frondosos robledales y con calles como la de los tilos, sombreada y hermosa, recordando la más bella de los jardines de Aranjuez. Subiendo la cuesta de las Perdices se encuentra siempre fresco, pero todos estos sitios, que la mayoría de los madrileños que no van á veranear no conocen, están este año poco menos que desiertos. La emigración veraniega ha sido muy numerosa y no es extraño que San Sebastián esté tan animado como lo pinta el amigo Casteli. Aquí nos hemos quedado como en familia, y este año sería imposible hacer lo que hizo una vez la condesa de Heredia Spínola, de orara y honrosa memoria, que en pleno mes de Agosto dio un baile grande en honor del emperador D Pedro del Brasil, al que asistió mucha gente conocida. Hoy apenas se podría reunir una tertulia, y no debe de ser muy grande el negocio que hagan los cafés y las horchaterías. La desbandada ha sido este año muy general, y Madrid duerme plácido y tranquilo su siesta, sin que ocurra en su recinto famoso nada que le anime y entretenga, siendo la versión más interesante de los periódicos los telegramas y correspondencias que vienen de afuera. UN MADRILEÑO barrio de Arguelles y de la calle de Joaquíh María López, que ha de pasar por debajo del Parque del Oeste. ás jardines. En las plazas de las Comendadoras y de Afligidos se van á instalar jardines para adornar aquellos lugares. de un mercado. El arreglo del mercado, del Carmen, nueva alineación de puestos y demás obras necesarias se consignarán en el próximo presupuesto general. próximo volverá á ponerse en vigor el impuesto municipal de 1.000 pesetas, pagadas de una sola vez, en concepto de licencia por cada piano de manubrio de los dedicados por los alquiladores á dar tabarra libre por los sitios públicos. En el ejercicio actual no se puede establecer por haber pagado ya aquéllos la patente correspondiente. organillos. Los Desde 1. de Enero UN JUEZ ASESINADO POR TELÉGRAFO t jl juez municipal de Larraga. Pamplona, 16, 6 f. Acaba de recibirse noticia de haber sido asesinado el juez municipal del vecino pueblo de Larraga. El asesino, según los informes de referencia, estaba proce sado por injurias al juez, y disfrutaba de libertad provisional, concedida por el juez instructor del sumario. La noticia ha producido gran sensación, pue? la víctima del crimen era persona estimadísima por todos. Ignóranse detalles del asesinato. En este mo medito sale el abogado fiscal para Larraga, con objeto de instruir las primeras diligencias. Garcilaso. E 7I autor del crimen. Tafalla, 16, 9 n. Ha sido detenido eJ autor de la muerte del exjuez municipal de Larraga. Llámase Melitón Sanz, y, según mis noticias, no niega su delito. La causa del crimen es una cuestión electoral que ha venido á recrudecer antiguos resentimientos. El exjuez Pedro Elfo Poa era muy estimado en el pueblo por sus condiciones de carácter EL CRIMEN DE ZAOREJAS POR TELÉGRAFO o n t i n ú a el misterio. Tres sospechosos. Cifuentes, 16, j t. A pesar de la actividad y de las buenas disposiciones del Juzgado y de la Guardia civil, marcha con lentitud la instrucción del sumario incoado por asesinato del pastor Mariano López. El vecindario de Zaorejas, aleccionado pot la impunidad en que han quedado crímenes anteriores, rehuye la prestación de auxilios á la justicia. Han sido detenidos por sospechosos Mariano Cristóbal y sus hijos Anselmo y Mariano, que presentaban en sus ropas manchas de sangre, cuya procedencia no han podido explicar satisfactoriamente. Uno de ellos dice que sufre abundantes hemorragias nasales y á eso se debe las manchas que tenía en la ropa. Otro afirma que sus manchas no son de sangre, sino de grasa de chorizos que llevó á hombros hace unos días. Dicese, además, que los detenidos incurrieron en grandes contradicciones al explicar cómo y en dónde pasaron la noche del crimen No obstante lo dicho, desconfíase de que esta pista que se sigue con insistencia sea la verdadera. -Esteban. DISPERSIÓN VERANIEGA 1 os periódicos de París dicen que este año ha sido más numerosa que nunca la dispersión veraniega, y calculan en POR MADRID TVT ueva alcantarilla. Esta tarde, á las cinco, visitarán las autoridades y el alcalde la nueva alcantarilla del