Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES i5 DE AGOSTO DE 9o5. PAG. 9 dolor. San Sebastián celebra su gran fiesta, Madrid su Virgen de la Paloma y casi todos los pueblos de España su Virgen venerada. Por la Virgen del Carmen vienen las uvas, por la Virgen de Agosto ya están maduras. me del arma de Caballería, y acompañado de la Reina y la infanta María Teresa, que vestían de negro, con mantilla; del Príncipe viudo, con uniforme de general, y de las damas y personajes de la Corte. El acontecimiento lo constituían estas palabras, que con ser tan pocas encierran la noticia del día: El Rey ha asistido ala Salve Se retrasó el acto un poco por el accidente ocurrido entre Usúrbil y Aguinaga, precisamente donde días pasados sucedió á los señores de Pombo el sensible percance de que hablaron los periódicos. El automóvil del Rey venía á su paso, cuando se presentó á la vista otro á gran velocidad, marchando, contra lo que está prevenido, por el centro de la carretera. Los automóviles modernos son muy grandes, algunos tienen tres metros de largo, y con estas dimensiones es muy difícil tomar bien las vueltas rápidas, sobre todo, cuando hay que dejar paso. El Rey quiso dejar paso al automóvil que iba en sentido contrario é hizo una hábil maniobra echando su carruaje á un lado, pero éste dio en una pared y sufrió la rotura del eje posterior y de dos neumáticos. Y esto fue todo. Los viajeros, ilesos, montaron en el automóvil que venía detrás, de reserva, y llegaron á San Sebastián á las siete y veinte minutos. La Salve, anunciada para las siete y media, empezó á las ocho, y tanto á la ¡da de Miramar á la iglesia como á la vuelta, las personas Reales fueron aclamadas por la multitud que llenaba las calles, iluminadas con arcos de luces que formaban túneles y luciendo en los balcones vistosas colgaduras. Después de la Salve se habló mucho en el Bulevar y en el Casino de los accidentes del día: el del camino de Bilbao y del ocurrido entre Hermua y Eibar al presidente de la Diputación de Vizcaya, Sr. Urquijo, que venía escoltando al Rey. De este percance se sabe que el Sr. Urquijo resultó ileso, pero que el chauffeur está herido de mucha gravedad. Como la gente acababa de ver al Rey en la Salve y en las calles saludando y sonriendo á todo el mundo, claro es que no hubo motivo fundado para otra suposición ni para otra hipótesis. He aquí por qué, como dije al principio, la nota saliente del día la constituye la frase repetida esta noche por todas partes: El Rey ha asistido á la Salve El Rey, bueno y sonriente, ha desfilado por las calles de la ciudad después de un viaje que demuestra su resistencia física y su buena estrella. También el Sr. Urquijo ha dado prueba de esa resistencia y además de su amor á las instituciones. Hoy irá el Rey á la corrida de toros, y su presencia en la Plaza será saludada con aplausos. También el Príncipe viudo fue objeto, por la mañana, de manifestaciones de afecto, durante el paseo que dio en carruaje por las calles de la ciudad, primera exhibición en público después de la desgracia que ha sufrido. El príncipe D Fernando de Baviera, que llegará hoy, según telegrafié á mediodía, viene por una prpmesa que hizo al Rey al aceptar la proposición de D. Alfonso de pasar quince ó veinte días en San Sebastián, ya que la última vez que el Príncipe estuvo en Madrid fue en circunstancias tristísimas, cuando falleció la princesa de Asturias. Este es el motivo del viaje del Príncipe que pernoctará hoy en San Sebastián, aunque otra cosa haya de suponer la fantasía popular. La afluencia de gente forastera ha sido hoy verdaderamente extraordinaria. La invasión de franceses es abrumadora. No se oye hablar más que en francés por todas partes. Mellado, que llegó esta noche, ha sido visitadísimo en el hotel de Londres y ha recibido muchas enhorabuenas por haber salido con bien del accidente de automóvil en Bilbao En el Gran Casino han dado un notabilísimo concierto de música di camera Baüer, Casáis, Arbós y Ferir. La concurrencia ha sido muy selecta, muy aristocrácica, digna del arte soberano de las cuatro eminencias que han tomado parte en la velada. Y á la una de la madrugada la terraza estaba llena de gente, que disfrutaba de una temperatura agradabilísima, que comentaba las excelencias del concierto clásico, y hablaba de los incidentes del día, repitiendo la consabida frase: a Pero el Rey, bueno y sonriente, ha asistido á la Salve y asistirá mañana á la corrida ÁNGEL MARÍA CASTELL r Esto se canta alegremente al vct- en la viña los racimos de ámbar ó de granate henchidos de delicioso jugo. Las playas llegan hoy al colmo de su animación, y el baño de mar ofrece todos sus atractivos y remedios. Asunción de Nuestra Señora, Virgen de Agosto, fiesta de las Marías, ¡bendita seas! í KASABAL J VERANEO- DE LA CORTE POR TELÉFONO BILBAO, 14, 5 T. G ACEVJLLA RIMADA. QUISICOSAS La Fábrica de Tabacos el sábado se quemó, y así como el pueblo vio que entre cajones y sacos más de un millón de pitillos en humo se convirtieron (que es para lo que vinieron al mundo los cigarrillos) de puros hubo un millar que no pudieron arder. ¡Bien van á darle que hacer al que Jos llegue á chupar! ¿No ha dispuesto nuestro alcaide (y es justo que se le elogie) que mientras Loubet se encuentra con nosotros en la corte, con sendos tapices cubran los cuadros llenos de horrores de la guerra que hace un siglo tuvieron los españoles con los franceses? Pues, bueno; se ha enterado Lúeas Gómez, y no teniendo tapices ¿saben ustedes, señores, con qué va á tapar la copia que tiene del cuadro enorme del hambre? Pues con discursos del conde de Romanones. X oot- ball acuático. S. M el Rey visitó hoy á las diez de la mañana el local del Sporting- Club. Cuando llegó el Monarca estaban bañándose varios socios, que organizaron una animadísima partida de foot- baü acuática. I a firma. Terminadas las visitas el Rey se trasladó al Giralda, donde firmó varios decretos de Guerra, de Gobernación y de Agricultura, de es caso interés general. Sólo entre los de Agricultura hay uno importante, y es el que autoriza al ministro del ramo para realizar por administración las obras de carreteras y caminos vecinales, á las que debe ser aplicado el crédito de seis millones de pesetas concedido para remediar la crisis obre ra en Andalucía. 7 Imuerzo en el Sporting. A las doce y media volvió S. M al Sporíing- Club, donde se verificó un magnífico. almuerzo, del cual disfrutaron más de cien comensales. Asistieron al banquete el ministro de jornada y las autoridades civiles y militares. DURANGO, 14, 5 T Junto á Fornos encontré al picador Aleluyas anoche y le pregunté: ¿Cómo arreglaría usté lo del largo de las puyas? Y dijo sin vacilar, después de soltar dos temos: -Todo eso es gana de hablar; lo que se debe arreglar es el largo de los cuernos. Doña Isidora Moral, distinguida literata, tiene una prima carnal llamada Prudencia Mata; y como la tal Prudencia, labradora en Valdeortigas, la encargase con urgencia que la comprase unas ligas, fue ayer á la tienda de Arias y as! le dijo Isidora: -Déme dos ligas agrarias: son para una labradora. JUAN PÉREZ ZÚÑIGA 3 egreso en automóvil. Acaba de pasar en su automóvil de 35 caballos S. M el Rey, á quien acompaña su ayudante el coronel Ripollés. Siguen hacia San Sebastián. El pueblo le ha aclamado á su paso entusiásticamente. -Xlrquiza, DfcVA, l j 5 T. ¿T amino de San Sebastián. En este momento pasa S. M el Rey en automóvil, de regreso de Biibao á San Sebastián. Hay mucha animación para las fiestas de ¡os días 16 y íy. Para las corridas de toros está contratado Joaquín Calero, Caleriío. -Sdenz. SAN SEBASTIÁN, 1 5 3 RÓNICA DEL DÍA 14 La nota más inTRANSM 1 T 1 DA POR teresante del T E L É F O N O- s s día fue la Salve s cantada en el templo de Santa María; acto solemne, al cual asistió el Rey vestido de unifor- SAN C SEBASTIAN T 5 egreso del Rey. Los automóviles en que venían de Bilbao el Rey y su comitiva para asistir á la Salve, guardaban el siguiente orden: primero, el de S. M el Rey; inmediatamente después, el del señor marqués de Urquijo, y en último término, el que ocupaban el general Pacheco y los ayudantes. AI ocurrir el accidente de que ya he dado cuenta, el marqués de Urquijo abandonó su automóvil y subió en el vehículo en que iba el general Pacheco. El chauffeur que guiaba el automóvil del marqués de Urquijo fue reconocido inmediatamente y se le apreció mw herida de bastante extensión en el cuero cabelludo; despicas de haberle practicado los médicos la orimera cura, quedó en estado satisfactorio. j ¡1 ministro de Estado. Hoy ó mañana es esperado en esta el se ñor ministro de Estado, que, como anteayer