Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 11 DE AGOSTO DE 1905. PAG. 4 el jardín, cerca de la casa. Parece que flota en el aire ese aJgo desconocido, terrible y misterioso que tenemos espanto de precisar. En estas horas tristes, un ruido, una sombra, la caída de un mueble, una palabra que se escapa indiscreta, un grito lejano, el zumbido de un insecto, hacen saltar nuestros nervios con una vibración angustiosa. Creemos ver durante estos instantes, en todas estas cosas, augurios y coincidencias fatídicas y extrañas. Hace un momento, aquí en este jardin, acaba de aparecer el cura de Polanco; es un viejo castellano enamorado de los juegos de pólvora. La conversación cae sobre las fiestas de la ciudad lejana y sobre los fuegos que allí se han de disparar. El clérigo afirma que en ninguna parte de España se queman castillos como en Palencia, y cita el ingenioso artificio de una paloma perseguida por una culebra. Inmediatamente que esta última palabra ha salido de los labios del clérigo, uno de los deudos del novelista, andaluz castizo, se ha removido nervioso en su asiento. He observado que sentía ansias de decir algo y que, sin embargo, acaso por discreción, quizá por bien parecer, no lo decía. Mas el buen clérigo ha continuado ponderando el citado portento ígneo; de nuevo ha salido de su boca la anterior frase, y entonces, ya más nervioso el deudo del novelista, ya en el colmo de su inquietud, no ha podido contenerse y ha pronunciado unas palabras mágicas d e conjuro... Pereda se halla gravemente enfermo. Esta misma mañana ha vuelto á ser derribado por el ataque que padeció el invierno pasado en Andalucía. Sus nervios han estado en continua y dolorosa conmoción durante toda su vida; no hay en nuestra historia literaria un ejemplo semejante á éste. Doña Bárbara, la madre del novelista tuvo veintidós hijos; era na mujer fuerte y extraña. A) final de su vida, un intenso amor místico se apoderó de ella; llevada de él, se metió en un convento é hizo- -como Carlos V- -que celebraran, ante ella; viva y atribulada, sus funerales. Uno de sus hijos, Juan Agapito, fornido, hercúleo, se marchaba, solitario, hosco, por las montañas, á cazar osos; ya á las puertas de la muerte, anonadado por la hemiplegia, cogía á sus sobrinos con sus manos férreas y los levantaba en vilo. Otro de sus vastagos, Juan Manuel, gastó un caudal inmenso en edificar un caserón de piedra sobre un río; la corriente se colaba por una bóveda anchurosa bajo el edificio; en él, abierta en el pavimento, había una trampa por la que Juan Manuel quería que los suyos bajaran á bañarse; y mientras su familia huía aterrorizada, él descendía á lo profundo y se sumergía en las aguas negras, torvas y misteriosas. El menor de todos los hermanos fue José María; no cazó osos ni embovedó ríos; escribió novelas; pero una inquietud, un desasosiego, una febrilidad angustiosa le atormentaron durante treinta años. José María- -me dice un deudo cercano suyo- -se ponía enfermo desde que comenzaba á trazar un libro hasta que lo terminaba; escribía rápidamente; no podía vivir; no veía nada; no sentía nada aparte de su libro. Luego, cuando se publicaba, durante quince días no tenía un minuto tranquilo; le mataba la angustia de saber lo que iban á decir de su obra los críticos. Esta agitación, esta nerviosidad dolorosa en que ha vivido largos años, es la que ahora anonada a cabo su cerebro. Después del ataque de esta mañana. Pereda ha quedado sin habla. Yo no quería verlo. No, no- -he repetido- no quiero producirle ni la menor molestia Le hemos dicho que está usted aquí- -me han contestado- -y ha comenzado á ponerse nervioso é inquieto, desea que usted pase Y hemos avanzado hacia la casa. Los muros, de un gris azulado, aparecían entre el ramaje y concertaban suavemente con el verde de olmos, plátanos y castaños. Pereda se hallaba sentado ante la puerta, en una sillita baja; su cabeza cae sobre el pecho; tiene entre sus piernas un bastón; la visera de la gorra oculta sus ojos, mas la perilla, blanca, aguda, noble, hidalgueña, destaca sobre el pecho. Una dama, sencilla y discreta, vestida de negro, se ha levantado al acercarnos; es la esposa del novelista. Hay en ella esa dulzura y majestad de las señoras que viven silenciosas en los viejos caserones de pueblo. Yo he avanzado unos pasos: la mano de Pereda se ha movido nerviosa en mi mano. Y los labios del novelista, con articulaciones sordas, trataban de decir algo que no se entendía. Ha reinado un momento de silencio. -Dice- -ha exclamado al cabo uno de los circunstantes- -que siente que haya venido usted para encontrarle en este estado. -Yo soy- -he contestado dirigiéndome al maestro- -el que realmente siente el ver á usted as! -Estamos esperando al médico- -dice la noble dama. Los labios del novelista tornan á removerse sordamente. Hay otro instante de ansiedad y silencio. -Dice- -exclama luego la esposa del novelista interpretando sus gestos y sonriendo penosamente- -dice que es al enterrador á quien esperamos. Todo pasa; lo que amábamos en nuestros días de entusiasmo desaparece. Liega un momento en nuestra vida en que somos ya extranjeros entre la gente que nos rodea y nos ama. ¿Por qué esperar, por qué volver atrás, por qué retroceder, oh corazón mío? -exclamaba Shelley en JKdonais. -Tus esperanzas se han marchado antes que tú; ellas se han separado de todas las cosas de aquí abajo; á tí no te falta más sino partir. El cielo era gris, bajo, Heno de nubarrones densos. Yo pensaba en estas palabras del poeta, de regreso, mientras caminaba por las hondas callejas, bordeadas de zarzamoras. AZORÍN las iniciativas del Sr. Mellado, ministro de Instrucción Pública, se afana porque nuestro país quede como corresponde en una ocasión en que será visitado por tantos sabios extran- jeros. DE SPORTS Organizado por la comisión de festejos de Bilbao, se celebrará en dicho punto un concurso internacional de foot- ball en los días del 15 al 18 del próximo Septiembre. Para tomar parte en este concurso, las Sociedades de foot- ball tendrán que solicitar la inscripción, antes del día 20 del presente mes, por carta certificada y firmada por el presidente ó el secretario de la Sociedad solicitante, dirigida á D. Ramón Azas, calle de Estufa, número 1, Bilbao. En dicha carta debe ir incluida la lista de jugadores que formen el team y los nombres de los suplentes, con el vis o bueno del capitán. oncurso de tiro. La Sociedad parisiense de Tiro TJAvenir ha organizado para el domingo próximo un concurso de tiro en el stand de Auteuil. El concurso se verificará con fusil Lebel y á 200 metros, empezando á las diez de la mañana, para terminar aproximadamente á las dos de la tarde. Campeonato de natación. El domingo último se disputó en Vitrysur- Seine el campeonato de natación de Francia de 5oo metros. La fiesta, organizada por la Union des Sociétes frangaises de Sports athlétiques y por el Club Jliblétique de Vitry- sur- Seine, fue presidida por el ministro de Obras Públicas y presenciada por numerosa concurrencia. TOROS POR TELÉFONO p j n El Escorial. El Escorial, 10, 7 De Madrid han venido muchos forasteros á presenciar la corriuchos é importantes son los trabajos que da de novillos celebrada hoy. En la plaza hubo una buena entrada. se están efectuando para la observación Primer toro, de Labiada, como todos los de este notable fenómeno físico. El Sr. Iñiguez, jefe del Observatorio Astronómico de restantes, era retinto y bien puesto de cabeza. Madrid, que se halla incorporado á la Direc- Trascurrieron sin la menor novedad los dos ción general del Instituto Geográfico y Esta- primeros tercios. T egaterin, después de un dístico, trazó en tiempo oportuno el convenien- breve trasteo, soltó una estocada corta supete plan, y como no cuenta con personal bas- rior. Ovación. Segundo, Liberlao, negro. Fue condenado tante, pidió y obtuvo la colaboración de aquel á fuego en castigo de su cobardía. T (egaterín centro directivo. Actualmente están ya en Burgos el astróno- muletea poco para un metisaca. Más pases y mo Sr. Vela, encargado del espectrógrafo de repitió con una estocada contraria que mató á prismas de marco, y el Sr. Cos, también as- su enemigo. Palmas. Tercero, Jubtllano, colorao. Cumplió bien en trónomo, que maneja la cámara prismática. El Sr. Iñiguez dirige los trabajos y observará los el primer tercio. En el segundo, el Alavés nos contactos; los ingenieros geógrafos Sres. Ca- recordó los tiempos del Armilla. ¡Es mucho pilla y Villalta cuidarán de observar las radia- banderillero este Cecilio! ciones caloríficas del Sol; el ingeniero Sr. Gal- 7 egaterín, tras una faena algo movida, dejó bis fotografiará la corona interior, y el inge- una estocada de las de acá. Muchas palmas. Cuarto, Señorito, negro. El picador Moreniero Sr. Cubillo determinará las variaciones magnéticas; el auxiliar del Observatorio señor no, en una caída al descubierto, fue pisado en Jiménez está encargado de la cámara de campo la cabeza por el caballo. Banderilleó J egaterin con tres pares en lo extenso, y los auxiliares Sres. Reig y Ascarza alto, que fueron muy aplaudidos y premiados manejarán el espectrógrafo de Pellix. Los ingenieros geógrafos Sres. Esteban y con una sortija de brillantes, regalo de monAspiazu, observarán los contactos en los lími- sieur Laport, á quien brindó la muerte. Carbonero despachó á este toro de una esto- tes inferior y superior de la zona, respectivamente, y el del mismo cuerpo Sr. Cebrián, cada en las agujas. Ovación. -Corresponsal. hará observaciones magnéticas en Sigüenza. D a r t e facultativo. Siete auxiliares de Geografía prestan su con En la enfermería se nos comunicó el si curso como ayudantes de Jos ingenieros y as- guíente parte facultativo: trónomos. Durante la lidia del cuarto toro ha ingresaPor lo que en muy compendiado resumen do en esta enfermería el picador de toros Ciqueda expuesto, se ve que la dirección del Ins- priano Moreno, con una herida incisa en la tituto Geográfico y Estadístico (con la valiosa región occipital, de pronóstico reservado, con cooperación de las de Telégrafos, Aduanas y pequeña fractura en la capa externa del occJpi Caminos de Hierro deJ Norte) secundando tal. -Dr. Pedro Bosque. EL PRÓXIMO ECLIPSE DE SOL TlflffinillglilHsliiriircifniiMinniBiinrmiTlin nffliminiiTvnitllfiltlSfinfr niünr rani