Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC J H E V r S JO DE AGOSTO DE IQO 5, PAG Como somo maestros en ja matma es m sible que alg nos de lo- funcionarios q ¿acompañen aJ presidente. Loubet, traigan el encargo de estudiar el funcionamiento de tur tra clasica lo er a. Ya que no nos europei mos, bueno es que las demás naciones traten de españolizarse un oocc. A Q U 1 N A S Si continúa desarrollan PARA TODO dose como hasta aquí el furor de descubrir maquinas paia todos les menesteres, el trabajo manual va a quedar reducido bien pronto a una especie de ejercicio gimnástico Después de las maquinas de escribir, se ha descubierto, en los. Estados Unidos desde luego, una maquina que sirve para introducir Hs cartas en los sobres, cerrándolas y lacrando! is después. El inventor ha calculado que, medíame este sistema, un solo empleado puede enviar o ooo circulares en una hora Esto era ya bastante, pero el mismo inventor ha querido ir mas lejos, y ha imaginado una nueva maquina que s rva para la expedición de periódicos y de folletos. La maquina los dobla, los envuelve dentro de una faja, pega esta, escribe las direcciones y distribuye los paquetes en distintas sacas para transportarlos al correo. ¿Sera esto verdad? ¿sera un dulce canaid de los yanquis? Aguardemos ahora, a que se descubran sobres que sepan ir solitos al domicilio del destinatario L LA MENDICIDAD -Esta eso de las limosnas que te digo que dan ganas de goher uno al andamio a cobiar las tres del ala, porque ya no hay sentimientos humanos en esta patria, ni sirve hacerse el tullido pa que les llegues al alma, ni decir que tienes ocho chavales en la laztancia- ¿Y me lo dices a mi, T mi que ha habido semana que me he sacao siete duros limpitos de polvo y paja, a mi que cuando era ciego no había quien me ganara a vista, porque yo he visto lo que las lentes no alen izan CARlAGhNA LAS i LR AS PAdELLON LONSTRiiJDO POR i- L AYUNTAMIENTO E L TELEFONO DEL TABERNERO Estamos en Paris No creemos jue en Madrid existan tabernas con telefono Cuentan que en la capital de Francia había hasta hace poco una que ¡o tenia Mr Armand es un taoernero complaciente Ademas de ponei a la disposición de su clientela periódicos diarios, revistas ilustradas, juegos de domino, batajas limpias, laderos de ajedtez, en una palabra, cuanto pueda deseai para pasar el rato quien nada tiene que hacer, había instalado en su cueva un aparato telefónico. El imptudente industnal, siempre afable, ooma el telefono a la disposición de cuantas personas querían utilizarlo, fueran o no clientes de la casa Días pasados dio permiso a un desconocido para que bajase a la cueva y comunicara con un amigo. Paso un rato, un parroquiano foimulo la misma petición, y Artiand, con su eterna sonrisa en los labios y señalándole el cami no, le dijo que, como siempre podía servirsdel ¿patato Cual no seria la sorpresa del pairoquiano cuando al llegar abajo vio que en la cueva no había ni rastros de telefono. Se habían llevado hasta los hilos Con semejante antecedente, no es de creer que los taberneros madrileños estén dispuestos a seguir el ejemplo de su colega de París. Í TRA DE La lotería por las le LOTERÍA Hay en España eneESTADO? migos de la lotería es un juego, el juego está prohibí do- s, y el Estado debe dar el eiemplo i enunciando a un recurso inmoral que solo utilizan Portugal y Hamburgo Eso dicen muchos, y luego compian un decimito ¿Que dirán esos seres tan morales cuando sepan que Francia esta a punto de seguir nuestro ejemplo? Para alimentarla Caja di, íetiros pata obteros se le ha ocurrido a M r Cebet, diputado francés, presentai una proposición de ley cteando una Lotería Nacional CARTAGENA. LAS FERIAS. PABELLÓN DEL EJERCITO Y LA ARMADA J Coll ido