Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. MIERCOVES 9 DE AGOSTO DE igO 5. PAG. 7 EL HAVRE. LOS BOTES AUTOMÓVILES QUE TOMARON PARTE EN LAS REGATAS DE LA GRAN SEMANA MARÍTIMA, ATRACADOS Al. MUELLE Hcf. Hutln Trampas C 1 JNA REINA EN- Los periódicos ita FERMERA líanos refieren un suceso que demuestra las caritativas dotes que adornan á la reina Elena. Una niña de quince meses, hija de unos pobres traperos, tuvo la desgracia de caerse al río en ocasión que pasaba por aquel sitio el doctor Quirico, médico de Cámara. Después de algunos esfuerzos, fue extraída ia pobre criatura en un estado verdaderamente lamentable, y el médico, al prestarla los primeros auxilios, envió un recado á Palacio para que le trajesen su botiquín; pero con gran sorpresa suya vio que á los pocos momentos la Reina éri persona conducía las medicinas y ua canastillo lleno de ropa blanca para IÍI pobre niñita. La reina Elena ayudó al doctor y á la madre de la criatura á volver á ésta á la vida, teniéndola en sus brazos y calentándola con su propio aliento para que entrase en reacción. No hay para qué decir que este rasgo de ternura ha sido justamente alabado por los italianos, que adoran á su reina. triste ver desgajarse el árbol robusto y caer marchita la flor lozana; pero es más triste contemplar la planta que aún no dio fruto inclinarse sobre la tierra fecunda, donde sobran gérmenes de vida. ¿Por qué mueren los niños? ¿Por qué queman sus alas, al abrirlas al sol, esas lindas mariposas déla vida, que dejan en sus ¡HA MUERTO UN NIÑO! l- S ay en la existencia momentos en los cuales nos sentimos presas de una tristeza infinita, como si el espíritu gimiera impotente para luchar con el destino. Ante un dolor sin consuelo, ante un enfermo incurable, ante un sentenciado á muerte, notaréis el mismo sentimiento de protesta, el mismo deseo de inmortalidad, el anhelo del espíritu que tiende á lo perfecto, al bien, á la belleza, á borrar de la tierra el dolor y la muerte. Nunca siento acentuarse tanto esta impresión como cuando muere un niño. Es BILBAO. GERVASIO LAPIZONDO DETENIDO COMO PRESUNTO AUTOR DE GRANDES ESTAFAS EN BUENOS AIRES, SANTANDER Y LOGROÑO hogares un dolor sin consuelo? Ellos se libran de la lucha de la vida, de la enfermedad incurable de la vejez; pero sentían ya en el pecho el ansia de vivir, encarnaban el amor inmenso de su familia. ¿Poiqué una existencia tan breve, fecunda sólo para el sufrimiento? Y los niños son los que pagan mayor tributo á la muerte; el número de cajitas blancas que vomita Madrid todos los días en los cementerios de sus afueras es verdaderamente aterrador, y en vano los higienistas llaman la atención hacia esto. Hoy el dolor penetra en la morada de los soberanos; la muerte de un niño enluta el alma de los que le amaron. Doña María Cristina es de las mujeres que han sufrido más en la tierra. Reina, hija, esposa y madi- e, su vida es Una continuada serie de dolores, soportados con ánimo verdaderamente grande. La primera vez que entré en Palacio miraba con curiosidad el aparato de lujo y de etiqueta, y la presencia de la Reina me produjo un efecto que borró todas las demás impresiones; lo expresé en pocas palabras cuando me preguntaron acerca de ella: Es una mujer que ha sufrido mucho. Porque la Reina, como los grandes poetas del dolor, esparce en torno suyo el aroma del sufrimiento, y no hay alma de mujer que deje de espetar á los tristes. Contemplad los tipos de dolor supremo; la leyenda les ha encarnado siempre en una mujer. Tal vez se diga que tenemos una sensibilidad morbosa, signo de nuestro organismo más débil, pero el dolor es un sentimiento de orden más elevado que el placer.