Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 8 DE AGOSTO DE 9o5, PAG. 5 ECOS DEL MUNDO UGADORES D E S- Tienen fama de exJ AHOGADOS travagantes los ingleses y los norteamericanos, pero también los franceses se las traen y sino, prueba al canto. Hace tres noches, cuatro caballeros particulares, después de comprar un velador de hierro, cuatro sillas de mimbre y un paquete de velas, se pusieron á jugar tranquilamente al whist, lo mismo que si se encontrasen en el salón de un Casino, en uno de los sitios más céntricos de París, en la esquina de las calles de Feydeau y Montmartre. el dorado Febo lució por el Oriente, y quedó nPROCEDJMlENTO PARA. Un ladrón depositada la fianza para responder de las cos- r OBTENER DESTINOS entró el tas del juicio de faltas, que se celebrará dentro sábado último en el vestíbulo del Museo Sode muy pocos días. cial, de París, y huyó llevándose consigo, ó, mejor dicho, haciéndose llevar velozmente por E L LÁPIZ ¡Cualquiera escribe periódicos la bicicleta del abogado M r Benoít Levy. ROJO en Polonia! Y dicho señor, ni corto ni desconfiado, hizo Para formarse una idea de la manera cómo ¡nsertar en los periódicos de mayor circulación son informados los lectores polacos, basta con de la capital francesa, elsiguiente anuncio; enumerar las diversas censuras por las que de Mr. Benoít Levy está dispuesto á buscar ben pasar los artículos y las informaciones an- trabajo al ladrón que haya robado su bicicleta, tes de llegar al público. siempre que le devuelva ésta y que le demuesj. Las noticias relativas á la Corte, son tre que ha robado por necesidad. sometidas al ministerio de la Corte Impsrial, Si la exim: nte aducida por el letrado paride San Petersburgo. sién llega á sentar jurisprudencia, ya tienen los 2. Los telegramas de las Agencias políti- cesantes un procedimiento cómodo y barato cas son censurados en San Petersburgo. para buscar colocación. ¿M, PORTSMOUiH RESTADOS UN 1 DOSJ. EL HOTEL WENTWORTH, DONDE SE HOSPEDARAN LOS PLENIPOTENCIARIOS RKSCS Y JAPONESES l ot. UmkTvooíí miel Undenv. íf; QUE HAN DE TRATAR DS LA PAZ No llevaban mucho tiempo en aquel lugar cuando un agente sorprendió á los jugadores y ¡es invitó á seguirle al inmediato puesto de policía. Comparecieron ante el comisario, y después de comprobar éste que se trataba de cuatro provincianos, uno de ellos abogado, otro notario y los dos restantes procuradores, les aconsejó cortésmente que en lo sucesivo celebrasen sus tertulias en lugar cerrado, y los puso en libertad. ¡Que si quieres! -debieron decirse los desahogados jugadores, y se instalaron nuevamente en la calle de Drouot. Una hora más tarde volvían otra vez ante el comisario, que añadió á sus consejos una amonestación un poce seria. Sus promesas de no repetir ¡juego ablandaron el corazón del fosco funcionario y los alegres camaradas se vieron nuevamente en la calle. ¿Qué hacemos? -preguntó e! abogado. -Pues terminemos la partida- -contestó el notario, -y, efectivamente, así trataron de efectuarlo; pero donde la acabaron, á los tres cuartos de hora, fue en Jos calabozos de Ja Comisaría, de Jos cuales no salieron hasta qus 3. Los artículos políticos son revisados por un funcionario especial, establecido en Lodtz. 4- Las noticias referentes á la guerra son visadas por el censor militar de Varsovia. 5. Todo lo relativo á sucesos, información policiaca, noticias, artículos necrológicos etcétera, etc. debe llevar el Visto Bueno del jefe de policía. 6. Los artículos médicos y los anuncios de específicos deben ser aprobados por las autoridades médicas de Petrokow. y. Todo articulo que trate de cuestiones escolares y de educación, es censurado por el curador del distrito de Varsovia. 8. Las cuestiones religiosas y las judiciales se someten al departamento de asuntos religiosos de San Petersburgo y al procurador del Estado y al juez de instrucción de Lodtz, respectivamente. ¿Para qué seguir? La única sección que queda libre de la censura, es la relativa al estado atmosférico. ¿Habrá en Polonia quien siga leyendo periódicos? pRÓNICA. EN EL JUZGADO DE GUARDIA. DE MADRUGADA La casa del Juzgado. de guardia semeja á un tren de viajeros. El vestíbulo, con sus taburetes y bancos de pino y sus paredes pintarrajeadas, no tiene tantas comodidades como un coche de tercera. Las salas del escribano y de los auxiliares tienen el mediocre confort de ios coches de segunda. Tapicería modesta y deslucida, remedos de portieres de percal barato... Casi no se puede sostener el símil al comparar con un departamento de primera clase el salón del señor juez, donde el mobiliario y los cortinajes presumen de lujo. En cambio, existe casi identidad entre los cuartos de los detenidos y el furgón de cola. Pasado el característico trajín del día