Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A R C. SÁBADO 5 DE AGOSTO DE ioo5. PAG. V colgada una magnífica colección de tapi- rada. Hay manos simpáticas y antipátices de Rubens. cas, atrayentes ó repulsivas; manos pesaHermano por su estilo, por el orden das, ligeras, alegres, pensantes, dominaele su fachada, por ser también anexo pa- doras, inquietas, imperiosas, flexibles, latino, y por haberlo fundado una reina, rígidas y magnéticas. es el convento de la Encarnación, otra La influencia de las manos es tanta, página de tiempo de los Austrias. Debió- que los artistas les han consagrado siemse su erección á la esposa de Felipe 111, pre especial interés, fijando con exactidoña Margarita, inaugurándose con so- tud en sus representaciones la evolución lemne traslación del Santísimo en Julio femenina, pues es preciso notar que la de I 6 J 6 con asistencia del Monarca. La mano varía á medida que cambian las costraza es de Gómez de Mora, uno de los tumbres y las tendencias. La mano de apasionados del gusto dórico, reformando una mujer de nuestros días no se parece luego su interior Ventura Rodríguez. La á la de una mujer antigua, del mismo fachada principal es la primitiva del Mo- modo que nuestro espíritu es distinto del nasterio. Tiene frescos de Velázquez suyo. (D. Luis) y de Bayeu, y el retablo mayor, Si contemplamos las estatuas egipcias, riquísimo, ostenta un cuadro de Cardu- veremos la mano plana y alargada, con cho, y le orillan dos buenas estatuas en las falanjes grandes y el pulgar demasiabronce, que se atribuyen á Gregorio Her- do corto. Los dedos se yuxtaponen panández. Este altar, con su cupulita de ralelamente y expresan la menor nerlapislázuli, su bajo- relieve del sagrario viosidad posible; son de una rigidez exen bronce, y su talla, es de los mejores de traña. Madrid. El altar del lado del Evangelio Esta misma tendencia se nota en las tiene hermosos ángeles de Juan Pascual primeras esculturas griegas: las manos de Mena, y el déla Epístola, de Felipe son todavía planas y rectangulares. Hasta de Castro. Y sugestionado por la época, ciertas manos de las grandes diosas de me despido por hoy de mis lectores, di- Fidias aparecen aún relativamente inmóciendoles: guárdeos Dios. viles, como de seres que no tuviesen pa: siones ni deseos, sumidas siempre en la ALFON o PÉREZ NIEVA inmutable serenidad de lo infinito... Es mucho más tarde cuando aparece en la estatuaria el tipo de la mano moderna, VÍANOS viva y palpitante. Con la propagación del Cristianismo, el 1 as manos femeninas tienen una atrac- arte vuelve á los procedimientos y reglas ción tan poderosa como el rostro, y de las concepciones primitivas. En la pinson tan expresivas como el gesto ó la mi- tura y la escultura aparecen las manos cristianas, de las que puede hallarse ei tipo en las vírgenes y santos pintadas por Ci mabue, y en toda la escultura y pintura de su época. Las manos son adorantes, de líneas rectas y dedos cuadrados, inmovilizados en la posición conveniente para la plegaria. Con el Renacimiento, este tipo se transforma; el artista se esfuerza porque las manos expresen ideas, y les da vida y sentimiento. Todo el encanto de la Joconde no reside sólo en su rostro y su sonrisa incierta, sino también en aquellas admirables manos, que expresan igualmente sueños y pensamientos. Rafael ha pintado una mano de princesa; es redonda, carnosa, rica en sangre, con los dedos afilados y juguetones, como hecha para acariciar la púrpura y el terciopeo, escondida graciosamente entre una espiral de encajes y blondas. Los venecianos dan también gracia, soltura y personalidad á la mano, mientras la escuela francesa sigue durante mucho tiempo conservándoles la fría serenidad y reposo de las edades pasadas. En España se conserva también mucho tiempo la mano religiosa, de líneas muy puras, largas, delgadas y duras. Estas manos expresan la sinceridad rígida é impasible, el imperio de sí misma. La mujer que tiene esas manos debe haberse desprendido de las vanidades terrenas. Encontramos también en los retratos de Velázquez manos niveas y plácidas que indican reposo y distinción. Pero en este género ha sobresalido Van Dyck; es el que mejor ha visto las DE MUJER MILÁN. ESTADO DE LAS OBRAS PARA LA EXPOSICIÓN UNIVERSAL QUE HA DB CELEBRARSE EN I (JO 6 Fal -Hutln