Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 4 DE AGOSTO DE i 9 o5. PAG. 5 En España tuvimos las Academias li- cas, considerándose como una necesidad terarias, que tan famosas fueron en el siglo imprescindible de la vida moderna. de oro de nuestra literatura. Compitiendo Además del antiguo Casino, tiene hov con ellas y aun superándolas, en el si- Madrid el aristocrático Nuevo Club, la C u Majestad el Rey D Alfonso XI i 1 glo xvm, fueron punto de reunión de per- elegante y distinguida Peña, el serio y ha sido proclamado socio del aristo- sonas distinguidas por su nacimiento, por burgués Círculo de la Unión Mercantil, erático Círculo de la Unión de París, al su saber y por su posición social, los el artístico y juvenil Círculo de Beila- i que perteneció su augusto y malogrado claustros de los conventos y las celdas de Artes, el del Ejército y la Armada, inspadre y al que pertenece Eduardo V i l los venerables priores de Jas órdenes re- talado en el antiguo palacio de la condeligiosas que tanto abundaban en aquellos sa del Montijo, el Círculo de Obreros, de Ingiaterra. El Club Ingles, el Círculo Francés y tiempos. el Industrial, el Fomento de las Artes y e? Casino Español han adquirido un noEl hombre no se ha podido pasar sin otros muchos, entre los que hay que con able desarrollo en la vida moderna, y distracciones fuera de su casa, sin un punto tar los regionales y hasta las asociaciones más que puntos de reunión son una pro- de reunión para hablar con los amigos y católicas que han sucedido á Jas antiguas longacon del hogar para el hombre, que para saber y comentar cuanto se relacio- y ricas cofradías. c- ncuentra en ellos medios de satisfacer, na con la vida pública. Los casinos primitivos se contentaban arrecio a su posición social, cuanto Cuando decayeron las Academias lite- con una modesta meoa de billar, una saja CÍRCULOS Y CASINOS I ANCÍA. ESTRENO D t LA TRAGEDIA DE PELADAN SEM 1 RAM 1 S EN EL TEATRO ANTIGUO DE LA NATURALEZA DE CHAMP 1 GNY- LA- BATAJLL í ot Hulin Li impus le c -indispensable para hacer cómoda y agradable su vida. El origen de estas sociedades es inglés y cuenta más dedos siglos. Thomas OceIcne habla ya de la corte de la buena compañía, donde los señores se reunían para pasar el rato en tiempo de Enrique IV, y Awrey en 1659 describía las reuniones de amigos en las tabernas. En Friday Street Club se reunían ¡Shakespeare, Blaurmont, Fletcher, Solidan y otros. Este es el origen de esas sociedades aristocráticas que tienen en Londies suntuosos palacios decorados con lujo, y donde se reúnen cuantas comodidades han ido proporcionando los adelantos y el progreso. Francia adoptó ¡a costumbre, y hoy son vetdaderas instituciones en su capita! el Círculo Agrícola, el ds la Unión, el Jodcsy Club y otros. rarias y desaparecieron los conventos, las tertulias se formaron en todos los pueblos de alguna importancia en las trastiendas de los boticarios y en las confiterías y cererías. A la botica solía acudir el elemento liberal, y á tas cererías el reaccionario ó carlista, y en los dos se cementaba principalmente las noticias de la guerra civil que desolaba á España. La primera sociedad de la índole de los Clubs de Londres y de los Círculos de París, fue el Casino del Príncipe, fundado en i836, y que aún ex sre, ¡levando el nombre más adecuado de Casino de Madrid. Dado el ejemplo en la Corte, fue bien pronto seguido en provincias; se fundaron casinos en todas las poblaciones de alguna importancia, y hoy existen en todos los pueblos chicos y grandes, y los hay para todas las clases sociales y para todos los pairados y agrupaciones políti- de lectura donde había periódicos, y una sala de conversación con unas cuantas mesas de tresillo. Hoy los grandes casinos tienen bibliotecas bien surtidas, cocinas bien montadas, baños, coches, palcos en los teatros, y cuanto se puede necesitar en ¡a vida elegante. El inolvidable é ilustre Leopoldo Alas describió admirablemente en La Tiepenta la vida del casino en provincias, y Córdoba, Granada, Cádiz, Murcia, y sobre todo Barcelona, los fundaron y los tienen todavía muy lujosos. El casino ha tenido un enemigo muy poderoso, la mujer, que le ha mirado siempre con invencible antipatía; pero viendo que no podía destruirle, ha decidido hacerle competencia, estableciendo círculos especiales para el bello sexo. La innovación no ha llegado á España, pero vendrá con el tiempo. JÍASABAL