Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES DE AGOSTO DE i 9 o5. PAG. 6 MADRID. EL NUEVO TEATRO. UN fcNSAYO 1 ni lí Central para un ejerc to algo mayor que el nuestro. ¡Solo Inglaterra! ¡La nación cuyos elementos armados de tieíra no pueden servir de modelo en parte alguna! Esas breves cifras y las sencillas consideraciones que de ellas se desprenden, evidencian cómo hacemos en este país el presupuesto y cómo está nuestra organización militar. Pero todo esto se verá más claro cuando en otro trabajo hagamos un estudio técnico comparativo de la organización de la Administración Central del Ejército en Alemania, en Austria, en Francia y en España. FERNANDO A L C A Z A R R E Ñ O UNIVERSIDADES POPULARES g u a n d o estos Centros de enseñanza se establecieron, hace pocos años, en Francia y en Inglaterra, gozaron de vida próspera y floreciente. A su esplendor contribuyeron hombres eminentes, y el público se apresuró á llenar los locales en que se daban las conferencias. Luego vino la decadencia; la gente se hizo rehacía, y los conferenciantes fueron poco á poco mostrando menos deseos de apaciguar su ardor científico en las sagradas fuentes de Minerva. En Inglaterra, que es la madre patria de ¡a educación popular, estos Centros nacieron de la iniciativa de un filántropo, M G. Deherme. En esa nación es la clase acomodada la que se anticipa a la satisfacción de las necesidades del pueblo en todos los órdenes. El país en que tal acontece, tiene asegurada vida próspera y dilatada. En Francia ocurre todo lo contrario: del pueblo parte el primer llamamiento para dirigirse al pueblo mismo; después las clases acomodadas ponen á su disposición capital intelectual y apoyo financiero, cuando la idea dio ya el primer paso. Del seno de las Universidades inglesas surgió en Inglaterra la enseñanza superior para el pueblo. Una Real orden del Ministerio de Instrucción pública trató de establecer entre nosotros esa misma extensión universitaria inglesa, y aun cuando algunas Universidades españolas hayan dado muestras de vida, hasta ahora poco o nada significa lo que se ha hecho: que no todos los decretos de la Gaceta son realizables, por buena que sea la voluntad de las colectividades a quienes van dirigidos. Otra cosa acontece cuando lo que se decreta existe ya en germen en la sociedad que ha de practicarlo, y lo que precisa sólo es encauzarlo y ordenarlo. La semilla quiere tierra adecuada para que la planta germine y crezca y el fruto llegue á cabal sazón. a institución de las Universidades populares en Francia es de origen exclusivamente obrero, y esta circunstancia, que es por demás atendible, debe tenerse muy en cuenta para explicar la fecundidad de aquellos Centros los primeros años, en que atravesaron existencia pro pera. La cooperación de ideas inicio s- us trabajos en los comien os del año 98. Los nombres mas decantados de la enseñanza universitaria ofrecieron y otorgaron su colaboración a la obra popular. Hubo mucho entusiasmo por ambos lados, lo mismo de parte de los obreros que de los intelectuales. La idea capital de todos fue la aproximación de ambas categorías sociales por las simpatías que engendra. Estudiantes y obreros se buscaron para agruparse. En 1900, París contaba hasta veinte Universidades populares, y el éxito fue tan creciente y grande, que pronto se vio contaminado de esnobismo puro: Ante el modesto dintel de la Cooperación, escribe M Delpon de Vissec, viéronse carruajes lujosos ocupados por sujetos de frac y corbata blanca, que hablaban a los obreros á la salida de suntuosos banquetes. Mas como dolorosamente acontece con las novedades todas, ésta se evaporó muy luego de los cerebros parisienses con igual rapidez que en ellos había ido depositándose, y la bancarrota de fas Universidades populares fue un hecho consumado, por mas que muchos quisieron negarlo. Esa crisis no solamente reconoce por causa indudable la insuficiencia de los recursos que los Centros contaban, sino también, y en mayor escala, el haberse meclado en la política militante, defendiendo determinadas ideas y hasta sosteniendo candidaturas legislativas. nrnm i iiuuiiittmiu taimwi 1 m 11 TinnsimrTivnlD 1 iTimn n mu líiiirini- tn! rniTTnimBiniir w II