Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 2 DE AGOSTO DE i9o5. PAG. 7 ahora en un par de meses... no sienten el calor! ¡Oh maternal previsión de la Administración fluvial berlinesa! JOSÉ JUAN CADENAS UR 1O S 1 DADES MADRILEÑAS. EL REY Y JUAN DE HERRERA Seguramente que no hubo plática entre el monarca y el eximio arquitecto que no terminase como el J psario de la aurora, quedando en no volverse á ver jamás ios contendientes, propósito que no cumplían, pues nada imaginaba de obras el Rey que no lo trazase el creador insigne de la octava maravilla del mundo. Vivía Herrera entre las iglesias de San Nicolás y Santa María, teniendo allí lo que podemos llamar el estudio, bien concurrido de discípulos, uno de los cuales, D Luis de Arcos, después notabilísimo arquitecto, dice de su maestro: Era enjuto de cuerpo y de rostro, de alta y despejada frente, de mirar profundo, y en la movilidad constante de sus faciales músculos declaraba lo mesmo su carácter de hierro que la majestad de sus talentos... De costumbres sencillas, era gran madiugador é infatigable en el trabajo. Bueno é hidalgo, tornábase brusco y decisivo hasta la violencia cuando trataban de corregir ó variar sus ideas primitivas. A propósito de esto, decía: Que ningún arquitecto debe equivocarse, ni mucho minos correxir la primitiva idea, que es la única buena, pues lo demás es dejarse domeñar por la ignorancia ó mal gusto del que da los dineros para la obra... Sobre los errores ó equivocaciones era también intransigente, no perdonándoselas ni él mismo. No há mucho, y cuando trazó la cimentación de la torre parro quial de Ciempozuelos, trocó las resistincias; y como no saliese el costo de la obra conforme con los dineros del contrato, reconociendo su error díxonos a todos: Así ha de hacerse Ja fábrica, puesto que la ruina no viene para ella, sino para mi bolsa. Y, en efecto, costóle más de mil ducados de su peculio, pero no varió ni una línea en los planos... Cuando hicimos la Encarnación, cuyo convento fue obra difícil por lo falso de los firmes para el cimiento, el maestro se daba á los diablos por el inesperado contratiempo. Sin encontrar el remedio inmediato, dióselo con un disgusto el Corregimiento de Madrid, llevándolo por justicia por unas cuentas que parecieron excesivas. Recibió desto tal pesar el maestro, que después de zanjado el asunto dijo: La culpa tengo yo de tratar con pilotes de cal y canto... Cuando poco después los colocaba para completar la base del nuevo convento, decía que eran los Regidores que le llevaron por justicia... Por último, construyendo el Puente de Segovia, que costó más de 200.000 ducados, hízole Felipe 11 algunas observaciones aproposito délo mucho que importaba la obra, en la que ya iban inverti- dos 190.000 ducados. A esta observación contestó al punto Herrera: Hubiera dicho V. M de á cuanto quería el puznte, y lo hubiéramos pesado como u as... A pesar de estas violencias, el Rey quería mucho á su arquitecto; tanto, que además de recompensarle siempre con largueza, si bien á costa de polémicas, quiso darle algunas honrosas distinciones, que jamás quiso aceptar el insigne maestro, cuya casa existió- -según ya indvamos- -en un terreno de la calle que hoy 1 va su nombre: justo, si bien pobre recuerdo de Madrid al que de tan hermosas obras le doto durante su existencia laboriosa y honrada. M. SALETA LAC jf ODÓN- Presidida por el TOLOGlCO gobernador, que ostentaba la representación del Rey y del ministro de Instrucción Pública, se ha celebrado en el Teatro Principal la sesión inaugural del Congreso Odontológico, reunido en Palma de Mallorca. A la Asamblea han concurrido catedráticos de las universidades de Madrid y Barcelona, comisionados de las principales capitales y renombrados doctores extranjeros. Nuestra fotografía representa la primera sesión científica celebrada en la Lonja, presidida oor el Sr. Florestán CRÓNICA ILUSTRADA COKDGBA EL NUEVO PALACIO DE JUSTJCIA Foi.