Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANOTC 2O S p O E PALABRAS, CLASI ficados en secciones. De una á diez palabras, 1 peseta. Por cada palabra más, 10 céntimos. Las abreviaturas y cada cinco cifras se cuentan como una palabra. Al importe de cada inserción deberá añadirse diez céntimos de peseta por el impuesto del Timbre. Los originales se remitirán á la Administración de A B O acompañados de su importe en metálico, sellos de eorreos, libranzas de la Prensa ú otro giro análogo, el dia antes de la fecha en que deban ser publicados. CAPITALISTAS ILLÓN PESETAS! COlocaría buenas hipotecas al 7. J. Andrés. Nules. M R fecta digestión. Caja, 7,50 y i Fonógrafos; cilindros imprepesetas farmacias y Arenal, 2. sionados fuertísimos, 25 pesetas docena. Carrera San Jerónimo, 10. POSTABAS t MODELOS U nuevos sema 4 nalesA AUr w Preeios al por (verdad) mayor y menor, sin competencia. Gran Exposición. Entrada libre. -Mensajerías. -El mej or servicio. Jacamístrezo, 4. ESPECTÁCULOS LAS APQLO. -AEl pobreOCHO Y media: Vattraena. -A las nueve y media: El EPASO ASIGNATURAS Bachillerato. Colegio de Nuestra Señora del Pilar. Postigo San Martin, 11. Clases á domicilio. HOTE 1 L 1 ES OTEL MIÉ A MAE. MAperro chico. -A las diez y melaga. Comodisimo para dia: El alma del pueblo. -A temporada baños; independenlas once y tres cuartos: La cia, confort, jardín. favorita del rey. H RAISABOKES ABANICOS OS CONFITES SUN producen una deposición natural diarla sin dolor ni irritación. Pomo, una peseta. Guayoso. Arenal, 2 y farmacias. Por mayor: Pérez Martín Velasco. D GEABADOB. BABBAGAN, goma. Bótalos P Sellos de esmaltados. Chapas para guardas. Carrera San Jerónimo, 31, entresuelo. OM. BBESOS SEXOSA realizamos mitad precio. AEA MATEIMONIO, BE- Torres, 4, prineipal (hoy Val seajoven rieo correspon- cto iglesias) dencia con señorita ó viuda. Discreción asegurada. Escribir Español, 277. Lista Correos. Trento, Austria. S AI PAI DE PALMA, quo nacen mucho aire, 60 NA DOSIS DE EST. ÓMAcéntimos, Cosa Thmnas, Sevigo Artificial, tomada anlla, 3. tes de eomor, produce una per- P U G EAMÓFONO COMPLE- G to, cuatro discos, 60 pesetas agujas, 5 pesetas millar. ENTILADOEES ELECtricos y antomáticosno dBben comprarse sin visitar la trrENALQAS Y OTSPS adornos para verbenas y casa Ureña, Barquillo, U, y Prim, 1 (antes Saúco) bailes. Casa Thomas, Sevilla, 3. PAISA V CHOCOLATES BEL Por marcha forzosa, de todos los muebles de casa; hay salón Luis XV, comedor, alcoba, aparatos de luz, alfombras, etc. -SSBBASO, 27, BAJO SAGRADO f p CORAZÓN L MAS PURO Y EXQUISITO DE LOS CHOCOLATES VÉNDESE AL PRECIO BE SE COMPRAN DE LUJO JEchegai- ay, 19 MUEBLES Se alquilan, compran, venden y cambian. Hortaleza, 39,1. 1,50, 2 y 3 P E S E T A S P A Q U E T E fS i (fs acreditados Establecimientos de los Sres. Sabino Galán, Recoletos, 8 y Villals? M; francisco de Cos, Salesas, 2, y Almirante, 6; Sres. Hijos de Santiso, Plaza de Antón Martín, 48 PRUÉBESE, ES SU MEJOR RECOMENDACIÓN CORAZONES HERIDOS Y ella, la infeliz, se acusaba de su desgracia común, se humillaba como si no hubiera poseído todos los méritos, todas las virtudes y todos ¡os encantos. En su declaración del día anterior, Juana no debía haber visto más que una gran compasión ó una ironía sin nombre. Ricardo ya no tenía más que un deseo y un solo pensamiento: ir á buscarla y decirla todo lo que ocultaba en el fondo de su corazón. La pobre mujer no sabía cuánto la quería, no quería creer en su amor; pero no tendría más remedio que dejarse persuadir y comprender que en! o sucesivo ella lo sería todo para éi, que ¡a amaba, no sólo con pasión, sino con locura, y que no podría ser dichoso más que con ella. En aquel momento, Ricardo no pensaba más que en juana y esperaba con impaciencia la hora de salir el tren para volar á su lado. ¿Pero dónde estaría, dónde podía haber ido? Ricardo no vaciló mucho tiempo. La pobre joven no te lía en el mundo más que un corazón que compartiese su dolor y que la ayudase á consolarse, y una sola puerta que se abriese á su paso, que era la de su madrastra. Lo tínico que le morriñcjba era que le creyese tan miserable que fuera capaz de aceptar su sacrificio. Algunas horas más tarde, Ricardo seguía la misma ruti que juana acababa de recorrer. ¡Qué lejano! e carecía ya el tiempo en que cada uno de los viajes que hacía á Yernay le parecía un suplicio! En cambio, jqué impaciencia experimentaba ahora por llegar pronto, para poderla ver y tranquilizarla! Acababan de dar las nueve cuando Ricardo vio á la luz de la luna el sombrío caserío de Vernay. Al llegar á la casa, todo dormía en la vieja y apacible morada; juana era la única que velaba, sentada en un sillón al lado de la ventana abierta. Cuando la joven oyó que un coche se paraba á la puerta, su corazón latió con tal violencia, que estuvo próximo á estallar. Se levantó de súbito y reconoció á la luz de la luna á Ricardo que se dirigía hacia su casa. ...con una alegría infinita, la- efirió cuánto ¡a amaba... Loca de felicidad al verle, olvidándolo todp, se lanzó á su ninmiüHEffrirammTnniir! imimiHRftiiiriraiiIlni Ruonti i v m