Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 3i DE JULIO DE i 9 o5. PAG. 5 ¡I TEATRO. CAPITULO Vil. 1 os beneficios de la ley de Propiedad intelectual alcanzan, como no podía LOS ARCHIVOS MUSICAmenos de suceder, á los señores músicos, LES Periodistas ilustres, de inteligencia pri- los cuales, en el caso de no pactar previavilegiada y vasta cultura, se ocuparon no mente otra cosa con el autor del libreto, hace mucho tiempo del objeto de este disponen de su música y de la letra cancapítulo, y ¡o hicieron extensamente, de- table correspondiente Nadie, sin su pertalladamente, esgrimiendo con tal motivo miso, puede copiar, grabar, alquilar, ni contra la Junta directiva de la Sociedad vender una sola nota, como nadie puede de Autoies las aceradas péñolas. A pesar vender ni alquilar la casa que á su costa de lo cua! ninguno se atreverá á jurar haya levantado el vecino. Esta propiedad sobre ¡os Santos Evangelios que conocía es, por lo tanto, tan sagrada como las otras, á fondo el asunto. Ni á fondo ni por en- 1 mientras el concepto de la propiedad no varíe en el mundo. atrasados del mundo, según las últimas noticias. Pues bien, aunque lo; compositores hacían caso omiso de los beneficios que la ley les concede, y el primero que pasara por la calle podía reproducir, copiar, alquilar y vender libremente las obras musicales, los empresarios no se aprovechaban de la ganga. ¿Por qué? Porque Jos materiales cuestan caros. Los actos de zarzuela, vienen á salir a cien pesetas uno con otro, y dado el enorme consumo que se hace del género, sobre todo en provincias, no tenía cuenta emplear en papeles íh l -p 4 PÍ El publico está, pues, enterado de que hay en el mundo una cosa que se llama Archivo musical, pero no sabe con qué se come. Cree, ¡eso sí! que se trata de un abuso intolerable, de una mateiia de explotación inicua de los infelices empresarios y de los probrecitos cómicos, y lo cree por obra y gracia de los que intervinieron en la cuestión sin saber á punto fijo! o que decían. Pero iodo llega en este mundo Y ha llegado la hora de poner los puntos sobre las íes y demostrar que lo que parece abuso no es sino correctivo de abusos que no favorecían á nadie y perjudicaban á mucha genis. Vamos á ver si nos entendemos. Ate. tot 1 ¡nbc a VALENCIA. ASPECTO DE LA PLAZA LE TOROS DURANTE LA CELEBRACIÓN DEL CERTAMEN MUSICAL VERIFICADO EL DÍA 28 Bueno, pues esos papeles pautados que pueden ustedes ver sobre los atriles de las orquestas contienen el fruto de la inspiracón de un caballero particular... ó de su habilidad para aprovechar la de otros sin que el auditorio lo conozca Sin ellos no se puede tocar, y, por consiguiente, no hay representación de zarzuela posible. Son de precisión absoluta, y todos juntos componen lo que se llama un material de orquesta Una compañía, para funcionar, necesita llevar consigo, ó tener á su disposición, tantos materiales como zarzuelas h ya de poner en escena. Tsn claro está esto, que lo entenderían fácilmente! os niños de Rusia, que deben serlos más un respetable capital, que quedaba muerto al terminar la temporada y disolverse la compañía. Surgió, pues, forzosamente el intermediario; y varios apreciables sujetos se dedicaron á copiar las obras que, á su juicio, habían de tener salida, y á alquilar á las empresas un número determinado de materiales por una cantidad alzada. E! negocio resultaba saneadíto y limpio; al olor de la ganancia brotaron archiveros por todas partes, y, aparte de las empresas constantes que tenían su archivo propio, había varios en Madrid, Barcelona, Cádiz, Sevilla, Valencia y otras capitales de importancia.