Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Venta á Dona Barbara de Braganza, 5 MADKIU DE VALVERDE, 2 2 (toda ia casa) -MADRID I n g e n i e r o s le C a m i n o s M i n a s I n d u s t r i a l e s y A r q u i t e c t u r a Internos, medio internos y externos. Preparación por secciones para ingresar en cada Escuela, internado para 25 alumnos en condiciones excepcionales, con la garantía de la vigilancia permanente del mis. mo director. En la preparación de Caminos, única en la que se dan n o t a s ha obtenido esta Academia los tres únicos s o b r e s a l i e n t e s que ha habido. Los Sres. Pérez, Roda y Fritschi han sido los que han obtenido tan honrosa calificación, l i a c o r r e s p o n d e n c i a a l d i r e c t o r Se desea alquilar por ios meses de Agosto y Septiembre. Fuerza, doce, dieciséis ó Plaza de! Ángel, 8 CONSTRUIDO EXPRESAMENTE Teíéf. 1.976 más caballos. Diríjanse las ofertas á la l8 ¡v AA cédula núm. 54.857. Lista de Correos, CHOCOLATES DEL SE COiPBA S n ihloc DE LÜJ 0 á los lectores de nuestro folletín TAPAS para encuadernar la novela CORAZONES HERIDOS, publicada por ABC. Si U jUltJS E c h e g a r a y 19 INSTALACIONES DE LUZ SAGRADO EL MAS PURO Y EXQUISITO DE LOS CHOCOLATES VÉNDESE AL PRECIO D E A PLAZOS Electro Económica. Ancha, 37 MUEBLES Se alquilan, compran, venden y cambian. Hortaleza, 39, í. D I N E R O al COMERCIO é industria; facilidad para el reintegro. A propietarios, con letras aceptadas, se les facilitan nMpdes Caños. 8.6 á 8. 1,50, S y 3 P E S E T A S P A Q U E T E en, los acreditados Establecimientos de los Sres. Sabino Galán, Recoletos, 8 y Villalar, 11; Francisco de Cos, Salesas, 2, y Almirante, 6; Sres. Hijos de Santiso, Plaza de Antón Martín, 48 PRUÉBESE, ES SU MEJOR RECOMENDACIÓN VALE NÚM. 61 214 BIBLIOTECA DE A B C CORAZONES HERIDOS 2l5 Se colocó delante de su secretaire, sacó un pliego de papel y permaneció inmóvil ante aquella hoja blanca, como si sus manos se negasen á trazar aquellas líneas de la ruptura definitiva. Las lágrimas nublaban sus ojos y su espíritu no encontraba forma adecuada para expresar todo su pensamiento; era demasiado orgullosa para dejar adivinar su sacrificio y sus pesares; Las lágrimas nublaban sus ojos... no quería que Ricardo adivinase su amor y su desesperación, y al mismo tiempo se sentía incapaz de escribir una carta insulsa y superficial. Si Juana había sufrido cruelmente durante aquella noche te rrible, también á Ricardo le había parecido raortalmente larga. Atormentado por) inquietud y desolado por la manera con que Juana había acogido sus tentativas, había permanecido inquieto y torturado por! as más dolorosas preocupaciones. Sabía que estaba allí, á pocos pasos de é! sola, enferma, sin auxilio posible de nadie, y le esísbi vedado acudir á atenderla. A cada momento prestaba oí ¡o, y el ir. cnov rumor le hacía estremecer; varias veres se había atrevido á acercarse hasta la puerta; pero en el misr. O momento de ir á abrirla, acometíale ¡a idea de que su presencia no haría s; no aumentar el drño que trataba de ev: tar. En medio de sus angustias comprendía enronces cuánto adoraba á aquella mujer á quien había hecho tan desgraciada, tan desgraciada que se ha Iaba muy próxima á la muerte. ¡Cuánto daría ahora por poseer aquel coi azón que hsi a desdeñado otras veces y que se había cerrado á él para siempre! Las primeras horas de aquel día, con tanta impaciencia esperado por ambos, le encontraron en aquella disposición tan iriste de espíritu. Sólo le tranquilizó algo el deseo de volverla á ver. Ningún sacrifico, por grande que fuera, le parecía peioso. Salvarla y reparar sus faltas eran para él ios jdos únicos anheles de su vida. Dábanlas siete cuando Juana oyó llamar á Ja puetta de su cuarto. Sintió un estremecimiento en todo su cuerpo, y casi sin saber lo que decía, preguntó: ¿Quién está ahí? Ricardo, no atreviéndose á presentarse él mismo, había encar gado á una de las criadas que le facilitase noticias de su mujer. Comunicando á su voz el tono de su habitual energía, contestó: -Estoy perfectamente; dé usted las gracias al señorito por su atención. a! nniíiiinin- ismnramnnuí ¡itiiunniinislniBii