Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 3o r E JULIO DE i 9 o5. PAG. con sus estudios, y venció cuando su predecesor no había podido salir de su obscuro trabajo de laboratorio, ni su talento refulgir como merecía. Marccni halló fuera de su tierra natal poderosas auxiliares. Inglaterra le tendió fu mano y le entregó su oro, y el ya célebre inventor soñó con un monopolio que impidiera á otros utilizar la telegrafía sin hilos. Muchos salieron; en Francia, en Alemania, en los Estados Unidos, en España, se hicieron experimentos con aparatos propios; dieron buen resultado, pero era preciso usar los aparatos Marconi para que las estaciones y los barcos provistos por el sistema del inventor italiano no rehusasen recibir as comunicaciones. Aún no se ha resuelto el asunto. No se ventilan cuestiones de amor propio, ni siquiera se discuten primacías en el descubrimiento. Más prácticos en estos tiempos los inventores, los hombres de genio, resuelven el problema; casi al mismo tiempo hacen números y forman una compañía para explotarle. Y como en cuestiones económicas, siquiera se relacionen con la ciencia, es muy difícil aunar voluntades, no sería extraño que se repitiera la confusión de lenguas bíblicas en fuerza de buscar ingeniosos medios para no llegar á entendernos por el telégrafo sin hilos de Branly, de Marconi, de Alry- Arco y de Cervera. SALAMANCA. LAS PRESIDENTAS DE LA FIESTA DE LOS HIJOS DEL TRABAJO P Jt. Infantes de España T- ís grande el número de infantes hijos de los reyes de España que han fallecido en temprana edad. Limitándonos á la dinastía de los Borbonés, recordamos los siguientes: El hijo segundo de la reina doña María Lu sa Gabriela de Saboya y de Felipe V, al que se puso el nombre de Felipe, no vivió más que seis días. El cuarto, al que pusieron e! mismo nombre de Felipe, murió á los siete años de edad. El segundo hijo- de doña Isabel de Farñesio y de Felipe V fue un infante al que se puso el nombre de Francisco; sólo vivió treinta y seis días. Esta fecundísima reina no perdió en tierna edad más hijo que éste, pues los demás, Carlos 111, María Victoria, don Felipe, que fue duque de Parma, María María Teresa, D. Luis el cárdena Antonia, que casó con Amadeo, duque de Saboya, se le lograron. Don Luis y doña Luisa de Orleans, y Fernando VI y doña Bárbara de Braganza, no tuvieron hijos. La hija primera de Carlos 111 y de doña María Amalia de Sajonia, fue una niña que nació cuando sus padres. reinaban en Ñapóles. Se la puso el nombre diMana Isabel y murió á los dos años de edad. La segunda, María Josefa Antonia, subió al cielo á los tres meses de nacer. LT tercera, que también se llamó María Isabel, sólo estuvo tres años en este mundo. E! primer hijo varón que tuvieron, don Felipe Pascual, nacido éñ el Real Sitio de Bercy e! día i3 de Junio de 1747, vivió, pero desprovisto de razón. Siguió á éste ei que fue Carlos IV, y á éste uní niña, la infanta doña Marki Teresa, que no cumplió un año. Se lograron Fernando, que fue rey df. Nápo es y esposo de la famosa archi duquesa María Carolina, y el infante don Gabriel Antonio. La infanta doña María Ana fue á reunirse con sus otras cuatro hermanas en ei cielo antes dé cümpíir Jos dos años. Fernando V i l no tuvo sucesión de su tres primeras esposas, María Antonia de Ñapóles, Isabel dé Bragariza y Josefa Amalia, y de a cuarta, doña María Cristina, sólo dos hijas, Isabel 1 y la infant doña Luisa Fernanda, duquesa deMonlpensier. El primer hijo de doña Isabel 11 fue un varón que nació muerto, y perdió otras tres hijas cusndo se hallaban en e período de la infancia. UN CHAMBELÁN CRÓNICA ILUSTRADA I OS CABALLOS Recientemente han DEL REY llegado á las Reale Caballerizas el caballo Saint- Cyr, regalado á S. M por el Presidente de ¡a República francesa, y el JV indsor y V irginia Water, adquiridos por S. M en Inglaterra. El primero es de raza anglo- árabe, alazar, algo tostado, lucero, calzado de la derecha y pie izquierdo. Tiene siete años y 1,61 metros de alzada. E ¡Windsor e. SALAMANCA. CARROZA ALEGÓRICA QUE FIGURÓ EN LA FIESTA DE LOS HIJOS DEL TRABAJO Fot. García