Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ü ¿AÑO TRES. NUJMERO 299. CRÓINICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. r 3 MADRID, 28 DE JULIO DE 1905. NUMERO SUELTO, 5 CENTS. nero de crueldades, sino que, fija la vista en objetos más altos que los que presenta la vida común, debe ir hacia ellos, por encima de esos afectos menudos, los cuales para el sujeto consagrado al hogar toman considerables y legítimas proporciones. Pero una de las causas y de las señales de nuestra inferioridad para la vida pública se encierra ahí. El Poder es para nuestros personajes el medio de satisfacer las necesidades y las vanidades propias y de la familia, de devolver á los cortesanos de ésta sus obsequios, de disfrutar durante unos días de los goces inferiores que todo ello proporciona, mostrando la carencia de austeridad y de patriotismo. ¡Tendría que ver que, por razones semejantes, viniera á romperse la aún fresca soldadura del partido liberal! para asegurar una perogrullada, y es que ni los movimientos de la cabeza cortada, ni los del cuerpo mutilado, son verdadera, robusta y sana actividad fisiológica. Eso parecerá vida, pero no lo es. ENE Crónica política A SOLDADURA EN PELIGRO El tren que conducía á Madrid al ministro de la Gobernación, Sr. García (Priero, hubo de cruzarse con el que transportaba á San Sebastián al Sr. Rodríguez de la Borbolla y á una comisión de liberales sevillanos. Según todos los indicios, el primero de los citados señores había ido á la corte veraniega á poner en autos á su jefe y padre político, Sr. Montero Ríos, del enojo mostrado por el Sr. M o ret respecto de la forma y manera con que se apreciaba su abnegada actitud y excelentes deseos, practicando contra sus amigos y secuaces una persecución tal, cpmo no la habían llevado á cabo los más adversos Gobiernos conservadores. Estas quejas, aún más vivas y calientes, han siMANUEL TROYANO do llevadas por los liberales sevillanos á San Sebastián. El hecho en sí, aunque parece local y secundario, tiene bastante enjundia para p l hecho de haberse celebrado ayer en que la opinión pública fije en él su atenesta corte un importantísimo Conseción. No es nuevo; se reproduce con to- sejo de ministros sin asistencia del presidas las situaciones y todos los Ministe- dente, no es tan vulgar y cotidiano que rios y es una manifestación morbosa, re- no merezca un comentario ligero. veladora de un mal humor existente en Claro está que el caso no es nuevo. los organismos políticos. Procede de una ¿Qué hay nuevo bajo el sol, ni en el sol costumbre antihigiénica de los hombres mismo, á no ser esa mancha que tanto importantes, y más aún, de los jefes de acongoja ahora á los astrónomos y de la cual, si tuviéramos seso, deberíamos prepartido. Tienen estos señores en torno suyo ocuparnos harto más que de las excisiopersonas en quienes el parasitismo es una nes del partido liberal democrático? forma de vida y desarrollo. Dichas perNo hace muchos días comentaba toda sonas abdican delante del primate, á cuyo la Prensa el caso de Languille, el ajustitronco se enlazan, toda inteligencia y ciado, cuya cabeza separada del tronco toda voluntad. Son siempre del parecer oyó, entendió y respondió por dos veces de aquéS; nunca asoma á sus labios pala- á las preguntas de un doctor, inhumano bra que suponga contradicción, ni crítica según algunos; verdadero amigo de la husiquiera; beben los vientos por adivinar manidad, en mi opinión. los deseos del patrono y anticiparse á El doctor debe ahora, es decir, cuando ellos; colman de obsequios á la familia sea preciso, guillotinar á algún otro próde aquél y á sus paniaguados, y si á mal jimo y realizar el experimento al revés: no viene, desempeñan gustosos el papel averiguando lo que pasa en el cuerpo de criados obedientes hasta el servilismo. cuando se queda sin cabeza. jY á nuestros prohombres políticos les Sólo conociendo con exactitud los fegusta iodo eso! nómenos que pueden producirse en una Hay posiciones y carreras improvisa- cabeza sin cuerpo y en un cuerpo sin cadas, inexplicables, si no es por semejan- beza, podríamos formar un concepto aprotes motivos; hay conflictos locales, pro- ximado de lo que pasó ayer en el intevinciales, regionales y hasta de plena co- rior del Consejo de ministros sin presilectividad, que no tienen otro origen. dente y en el interior del presidente sin Y de tamaña debilidad no escapa nadie, Consejo. absolutamente nadie, ni aun aquel que se Parece ser que la cabeza separada del tiene y es tenido por espíritu superior. tronco gubernamental, se las maneja harAsí, á quien menos lo piensa le sale to bien allá en la capital de Guipúzcoa y de entre ios pies aun ratón pelado y contesta á más de dos preguntas cuando así se perturba un partido entero, por quiere, y cuando no quiere... se hace el servir las pasiones de un familiar. Todo muerto. ello pone de relieve la escogida naturaleEn cuanto al cuerpo, Jo que se ha noza de estadistas que llevan dentro nues- tado en él han sido ciertos nerviosos estremecimientos ó repelones, que tanto puetros conspicuos. Cuando el adagio dice que la política den ser de automática contractilidad como no tiene entrañas, no quiere significar de emotividad refleja, que dicen los fisióque el hombre público perpetre todo gé- logos. Pero estos datos son suficientes Escapatorias regias T i c e D Fernando Fernández de Córdova en sus interesantes Memorias, refiriéndose á un período de la juventud de la reina Doña Isabel 11. Encontrábase la Reina entonces en esa edad de la vida en que todas las preocupaciones ceden ante los atractivos que la dicha, la riqueza y el poder ofrecen. Tenía diecisiete años. Eran pocos los que se atrrevían á contrariar sus deseos, vivos como de niña, y alegres y animados, y esto nos proporcionaba á nosotros, encargados de velar por ella, no pocas desazones. Un día salió á caballo con una dama y un caballerizo, á visitar á la noble condesa del Montijo, en su quinta de Carabanchel. Hízosela tarde paseando por la alameda del cercado y emprendió la vuelta de noche; fue tiroteada por varios agentes del resguardo, que no conocieron á la Real comitiva en la obscuridad, pudiendo escapar S. M de tan grave peligro merced á la ligereza de los caballos; la Reina celebró mucho la aventura y la contaba luego á todo el mundo con la mayor alegría y sencillez. Otra noche se empeñó en ir con las damas de servicio en Palacio á comer de incógnito á casa de Lhardy, y al realizar este capricho estuvo á punto de ser reconocida, porque se trabó una pendencia en un gabinete inmediato, en que tuyo que intervenir la policía. Las horas de comer, de recibir á los ministros, de despacho, de audiencias, etcétera, no las regularizaba bien S. M ó ¡as variaba cada día, y así hartas veces salía yo de Palacio á las siete ó las ocho de la noche, habiendo entrado para tomar la orden y el santo á mediodía. (Fernández deCórdova. Mis Memorias Intimas, tomo! capítulo V. CONSEJO ACÉFALO -GACETILLA RIMADA. JÍ COPLAS DEL VIERNES Hoy, el mayor apetiio de todo bicho viviente es conseguir un distrito y empujar un expediente Fue á Paníicosa Linares y como es largo el camino. Jos que esperándole estaban dicen que llegó rendido. Noticias que, con la ropa calada por el sudor, leo acerca del calor que se siente hoy en Europa: España: cuarenta grados; aunque están los hombres fritos