Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COMPRO Peligros. 5, pl. ílk tóra de nuestro folletín En todos los números publicaremos vales con numeración correlativa. Aquellos de nuestros lectores que presenten en nuestras oficinas la colección completa de vales correspondientes á los números de ABC hasta terminar la publicación de la novela Corazones heridos recibirán gratis unas elegantes tapas impresas en relieve para encuadernar dicha novela. DINERO alCOMERCIO é industria; facilidad para el reintegro. A propietarios, con letras aceptadas, se les facilitan cantidades. Caños, 8,6 á 8. INIMITABLE AGUA BE AZAHAR U A B O A LA O- IEALDA Precios: Primera calidad, 2,50 pesetas botella; Segunda calidad, 1,50 pesetas botella. 3 e venta en l a s principales farmacias perfumerías y droguerías d e toda España. ÚNICOS DEPOSITARIOS E S BUENOS AIEES PUBLICA ESTA SEMANA SE COMPRAN DE LUJO E c h e g a r a y 19 pompro ropas, máqs. Singer. y U objetos. L, egsiuitos, 4 0 PLANAS- N COLOR Estudio del natural I POETADA, poi- Regidor i DOBLE PLANA CENTRAL por Huertas TAPAS para encuadernar la novela CORAZONES HERIDOS, publicada por S a n Vicente, 2 5 bajo. Maravilloso medicamento Precisa conocerlo en España. Curación segara del cáncer, tumores, úlceras, herpes, heridas aun en casos de gangrena. Sin operación. De diez á una, diariamente. Clínica del cáncer Sres. GARCÍA HERMANOS Y CARBALLÓ Almacén E L IMPARCIAI, Victoria, 1.001 ORIGINALES ILITERARIOS Retratos famosos (NUEVA SECCIÓN) GEVARTIUS. porVanDyck AXCAIiA, 6 Y 8, ESITRESUEI, ABC. VALE NÚM. 58 Plaza del Ángel, 6 CONSTRUIDO EXPRESAMENTE Teíéf. 1.976 DE LOS PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES Virtudes y talentos ¡por Selles y M. Bringa La voz de los crucifijos por Torróme y Begidor Patio andaluz por A. Beyes y Huertas Misterio y dolor por Manuel Bueno RR. PP. A vista de pájaro por X Y Z y Xaudaró INFORMACIONES ÚNICO DEPÓSITO EN MABRI Carrera, de San Jerónimo, 6 ÚNICOS DEPOSITARIOS EN BUENOS AIRES Lección de natación I Exposición de encan e s en París. Lds re gatas de Henley. Ducha imprevista, his torieta por Rojas Actualidades, etc. Sres. García Hermanos y CarbaJIo, Almacén EL IMPARCIAL, Victoria, 1.001 I céntimos 3 0 éümi CORAZONES HERIDOS 2O3 -Por lo visto, debo tener la misma cara de una muerta. más cada vez! Sólo la ¡dea de dejarle y de no verle mas me hace estremecer. ¡Y, sin embargo, no puede ser feliz más que á ese precio! Ocultó su rostro entre las manos, y después, levantándose bruscamente, exclamó: -Vamos, no debo dejarme arrastrar por estos pensamientos que son injuriosos para Ricardo y que me producen un daño horrible. Y con una actividad febril mandó avisar un coche y se dispuso á salir como si esperase dejar allí, detrás de ella, todas las tristezas que la asaltaban. Ricardo, en su mesa, delante de sus papeles y de sus pleitos, no leía, pensaba tan sólo. Pensaba en J uaná, en su salud y n las dificultades con que iba á tropezar para cuidarla y para curarla. Desde el momento en que la joven se le había revelado bajo un aspecto que no sospechaba siquiera, es decir, desde la noche en que había sorprendido su secreto, nunca, á pesar de las apariencias, se le había ocultado nada que se refiriese á ella. Siempre había ocupado desde entonces su atención de una manera preferente. Muy á menudo había maldecido el vínculo que los tenía, unidos, y a! hacerlo sufría horriblemente, pero sufría más por ella que por él. Poco á poco había sido conquistado por los raros méritos da Juana, y sobre todo, por el encanto de cruel dolor valientemente soportado; pero quizá padecía más por ella que por él mismo. Su amor hacia Susana, amor adolescente, sentimental por completo y algo novelesco, se había atenuado bastante, y un afecto de otra índole muy diversa comenzaba á germinar en él. Muy fácilmente aquellas prevenciones contra la persona que provocaba aquel afecto eran tanto más fuertes á medida qu hacía por no querer comprender la causa que las producía. Aquellos celos contra Rene, nacidos de repente, y la amenaza del joven doctor, habían empezado á abrirle los ojos. ¡Qué cosas más extrañas tiene el corazón humano! -pensó. ¡Quién me hubiera dicho hace dos meses que hoy iba á estar torturado ante la idea de perderla y celoso de mi mejoi amigo, Rene? El la ama, puesto que meló ha confesado á mí mr: IBU: llinilliramniiminnin iiroiminiiitiriiimi uniumTM