Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C- MARTES 25 DE JULIO HE o o la semap La Bolsa ha acogido bien el nombramiento del Sr. Echegaray: en Madrid el Interior ha ganado 25 céntimos, quedando el sábado á 78,40; en París, el Exterior queda á 51,20, ganando 80 céntimos. Este saiudo cariñoso de los mercados, tratándose de un ministro alejado hace ire. nta y un años de la política, tiene su significación; la opinión anheia tener a! frente del ministerio de Hacienda gente nueva, qus traiga idas nuevas: D. José Echegaray es, a pesar de su edad, un hombre nuevo, porque ha estado apartado muchos años de 1 is luchas políticas y porque tiene una lozanía y una juventud de entendimiento que pueden envidiarle muchos jóvenes. El actual ministro de Hacienda ha sido librecambista, partidario de la supresión paulatina de los aranceles; en 1874 dio a! Banco de España e! reg amento que hoy le rige. Los tiempos han variado, las necesidades del Tesoro no son las que entonces eran; no existía en aquella época ¡a gratísima cuestión del cambio internacional. ¡Como que la peseta valía más que el franco! Por no comprender que han cambiado Jas circunstancias, se han equivocado los que el lunes de la semana pasada han llevado las acciones del Banco á 4.35, produciendo un alza de 18 enteros. No puede pensar ei Sr. Echegaray lo que pensaba en ¡874; las acciones de! Banco hart vuelto á bajar; imperando, como siempre, la lógica, quedan 3 4 1 3 el sábado, y, en resumen, en vez de subir con la crisis parcial en Hacienda, han p i dicto cuatro enteros en la semana. e lo La feria de Valencia POR TELEFONO A SEGUNDA CORRIDA Valencia, 24, 9 Se ha celebrado la segunda corrida de feria con toros de Miura, lidiados por Fuentes, Algabeño y Valenciano, Primero: Torrijos, negro, entrepelao, de buena lámina. Acudió sin codicia á los picadores. Después de cuatro pares de banderillas le paso Fuentes 27 veces con ambas manos y le dio una estocada entera algo ida. Palmas. Segundo: Maiajacas, del mismo pelo que el anterior, cornidelantero. El público se entero de que el toro tenía una herida en el corvejón izquierdo y empezó á silbar; la autoridad ordenó que salieran los mansos, pero no pudieron llevarse á la res porque ésta se echó en la arena y el puntillero Alones la remató al segundo golpe. Valenciano se llamaba el sustituto, que salió con la cara por el suelo, y así continuó el primer tercio; en banderillas se emplazó, lo cual hizo que pasaran muchas fatigas los banderilleros. Algabeño le dio nueve pases y una estocada baja. Tercero: Jftoñtto, cárdeno, corniapretado. Tomó diez varas con empuje. Valenciano estuvo valiente, aunque el toro le achuchaba. Pasó movido y acabó con una gran estocada que en poco le hace caer al encontronazo. Ovación. Cuarto: Dudoso, salió abanto y acabó cumpliendo como bueno. Fuentes puso un par cambiando superiorísimo, que le valió muchas palmas. Antonio brindó la muerte de Dudoso á Blasco Ibañez c hizo llevar al toro adonde estaba ei popular novelista. Fuentes dio una serie de pases interminable, que impaciento al público. Hizo llevar al toro al 3. La faena siguió deslucidísima. Una vez cuadrado el bicho, Fuentes le dio una buena estocada, que premió Blasco Ibáñez con un regalo. Quinto: Galmonito, negro, entrepelado, corniapretado. Le picaron horriblemente, y se armó un escándalo tremendo. Pareado regularmente, pasó ¿manos de Algabeño. La iaena del matador fue larga; el toro se refugiaba en las tablas, apurado de facultades. Le dio un pinchazo en el pescuezo y le descabelló al tercer intento. Sexto: Penndolo, colorado, chorreado, abierto de pitones. Ayudado por el peonaje á la derecha, entró a los picadores, y llegó apurado de facultades al segundo tercio. Valenciano estuvo regular toreando; dio un pinchazo en hueso, bueno, y una estocada mala. La entrada fue muy floja; ei poco público que Había salió aburrido. Muchas mujeres guapas y bien ataviadas fue lo único notable de la fiesta y que hicieron que el desfile por la Alameda fuese brillante. Mañana torearán ganado del Saltillo, Fuentes, Algabeño y Gallo. A la una de la mañana, cuando á P O R T E L E F O N O vuelapluma trazo A LAS 3 D E LA estas líneas, se MADRUGADA halla en suapogeo el cotillón que se baila en el Casino en honor de los marinos. La terraza estuvo hasta las dos, hora en que acabo el concierto y comenzó el baile, hecha un hervidero de mujeres y compitiendo todas ellas en belleza y elegancia. La profusión de luces y variedad de colores de los vestidos constituían una nota de imposible descripción. Aquello parecía el arco iris roto en pedazos ÁNGEL MARÍA CASTELL sobre la inmensa terraza. El sexo bello, en su inmensa mayoría, ha asistido con traje de escote y sin sombrero; los marinos de gran gala y los paisanos de etiqueta. i I n domingo seguido por dos días festivos: El salón de fiestas se llena media hora más ayer, lunes, Santa Cristina; hoy, martes, tarde. El golpe de vista que ofrece produce día de Santiago; tres días seguidos sin Bolsa. vértigo. Es de temer una catástrofe, si las ca- Aprovechemos este paréntesis p. -a decir algo L C RÓNICAS D ET I DÍA TRAN MI DA riátides de piara que sostienen a techumbre con sus brazos levantados dejan la carga para aplaudir tal esplendidez. Entre la concurrencia veo damas cuyos nombres voy anotando en mí carnet, prestándome ayuda en mi tarea la bellísima señora de un compañero. Sstán, entre otras señoras y señoritas, las de Arcanio, Tejero, Domínguez, marquesa de la Laguna, Díaz, Romero de Tejada, Molina, condesa de ¡a Vega de Sella, Fuentes Bustillo, Benlliure, Duero, Rojo Arias, Villa, Vargas, marquesa de Burne, Ordóñez, condesa de Fuenteblanca, marquesa de Viana, Bermejillo, marquesa de Tovar, Trigueros, Soriano, Zumarri, Blasco, Salsamendi, Cárdenas, Figueroa, baronesa de la Torre, Lebenzel, Otermin, Laffitte, Martos, Gaitán de Ayala, Ochando, Serrano, Escoriaza, Zappino, baronesa de Satrústegui, Padilla, Verdugo, marquesa de Casa- Madrid, Alberico, Dorado, Bosch, Lara, Rodríguez Cowen, Sánchez Ocaña, marquesa de Roca Verde, Reparaz, Cadrán, Isasi, etc. El ministro de Marina ocupa un palco con los jefes de los barcos de guerra. Se retira á la una, y á boca de jarro le interpelo sobre la inesperada venida del ministro de la Gobernación. -Juro en Dios y en mi ánima que no hay nada extraordinario- -me contesta. -El presidente va á estar aquí más de lo que pensaba, y para poder despachar con más holgura algunos asuntos pendientes, pero ninguno de excepcional trascendencia, viene García Prieto. Vuelvo á interpelarle sobre la conferencia internacional y sobre si es San Sebastián y su magnífico palacio de la Diputación el sitio destinado para que los diplomáticos se reúnan, como hoy se ha dicho, y vuelve á jurarme e! ministro, en Dios y en su ánima, que nada sabe. A todo esto el cotillón empieza magnífico, rico en regalos y variadísimo en figuras. Lo dirigen las señoritas de La Presilla y Ortega. Cuando abandono el Casino cercan el edificio numerosísimos carruajes. En algunos de ellos van entrando damas que levantan un delicioso frou- frou y dejan una oleada de perfume. Llueve. Es una novedad, porque hace muchos días que no llovía. Esta fiesta ha sido la nota de hoy. La precedió el banquete dado por el Club Náutico á los marinos con! a asistencia d? 1 5o comensales, incluso el ministro de Marina, que ha pronunciado un discurso muy bonito y, sobre todo, muy español. En el banquete que los demócratas dieron al Sr. Montero Ríos en e! monte Ulía, lo saliente fue una frase de! -Eugen. o asegurando que los candidatos que dé e! partido liberal demócrata sería los únicos candidatos de! Gobierno. Esto, dicho en termino generales, puede que haga sonre. r en muchos distritos; pero como ei presidente lo dijo, lo rep. to. El Rey no quiso salir hoy de M. raraar por acompañar á su madre, y únicamente a última hora dio una vuelta en automóvil. Un dato para terminar, y que demuestra la animación que hay en San Sebastian. En los veinticuatro días de Julio, que ¡levamos, van recibidas en Correos 72.000 cartas, y aun contando con que el correo de los barcos de guerra da un contingente extraordinario, es lo cierto que en ninguno de escos años la correspondencia ha alcanzado cifra tan elevada. EN M ENTÍDERO TEATRAL, CANLA ZARZUELA. LA CIÓN DEL AMOR Bien quisiera, tanío por lo sano de la te tar tiva como por los fueros de la amistad, ocuparme con detenimiento de ¡a zarzuela que con el titulo de La canción del amor estrenó anoche, en el teatro de la calle de Joveiianos, el distinguido escritor Adelardo Fernandez Arias: pero el exceso de original me lo impide, coi. tia mi voluntad, y es forzoso ser breve. Adelardo Fernandez Arias cultiva con éxito ¡a crónica, el cuento a la francesa, y La canción del amor, estrenada anoche, no es otra cosa que un documento de ¡a vida, escénican- ente construido y galanamente escrito, que, aunque no tuviera otro valor, es muy estimable por e ¡deseo de llevar al teatro a! go mas que melodramas comprimidos y la htz del ai royo. Con ía canción dei arr r Hs hecho sus primeras armas e! Sr. Caibonel! que demostró conocer perfectamente los procedimientos orquestales y no carecer de buen gusro. Al final, y entre alburas protestas, salieron los autores, que b en poco tienen que agradecer á! os íríérp. eíe excepción honrosa de Ernesto Ruiz de Ara, a. F, EL DÍA DE SANTIAGO I a crínca histórica, escéptica y glacial, podrá dej r caer sus copos de nieve sobre ia que Cice ói iiamó maeftra de Ja vida, aph ando á sus paginas de oro la frialdad matemática cíe su análisis, pero ei pueblo, siempre creyente y entusiasta por todo lo maravilloso, perdurará, mientras Jata en él el sentimiento, en su adoración hacia esas discutidas grandezas de la Historia. Y b ¡en haya semejante cuito, incólume á través de las generaciones y de los siglos, porque su íuego sagrado significa ¡a. px. anenua en ej amor á la pa-