Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIÓN PAGO A N T I C I P A D O POR CADA MKS PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabras. Noticias. Informaciones, Aciminlstracsón: 55, Serrano, 55, Madrid España, pts. 5o. Portugal, pts. a Unión Postal, 2,5o francos. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid N. 190. M A D R I D 19 D E J U L I O D E 1905 NÚMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA A MADRID P O R T O D O Siempre no ha de ser á ROMA, esta vez le toca á, MADRID; asi lo están efectuando LOS CONDES DE CIMARROSA. Comprando en casa de I f l a l d o n a í l o juegos de alcoba LUIS XV. Dormitorios, completos, 14 p i e z a s 5 0 p t a s Comedores, 10 pieasas, 8 6 p í a s presupuestos para amueblar hoteles y casas de campo; grandes facilidades en el pago, mobiliarios económicos J a c o n i e t r e a t o 3 6 y S 8 M a d r i d Para la ropa de NIÑOS varaos á C a s a I n f a n t e hoy de MODA EN MADRID, tiene trajes preciosos con los últimos modelos, desde 2 á 40 p e s e t a s I r e c i a d o s S 6 p o r t a d a v e r d e Ahora vamos al C a f é C J o í o n l a l casa especial en HELADOS AMERICANOS. Después visitaremos la C í r a n f á t e r i e a de licores de D. MARIANO GÓMEZ, acreditada casa por sus JARABES para refrescos de todas clases, C o g n a c A K C ANÍS DEL CONEJO y otras muchas MARCAS tan apreciadas en el comercio de toda España, c a l l e d e l I S v a r i s t o 8 M a d r i d Hechas las compras, quedaron convencidos de que se encuentra T D EN MADRíD, y no hay que ir á RoMA. -SEGUNDO FÉLIX. OO i S i T O O O 811 V I O I S p o r a l l i a j a s i r papeletaiSi d e l Motile X. A C A A QUE VlENOS COBRA FRIXCIPE, 6 n w n ii I V A se admiten muebles, pianos y objetos de arte, facilitando su valor. MONTE BENÉFICO, 13, MOMTEMA, I MALETAS desde 6 pts. MONTE BENÉFICO 13, MOKTEiflA, 12 O I N E K O al C O M E R C I O é industria; facilidad para el reintegro. A propietarios, con letras aceptadas, se les facilitan cantidades. Caños, 8,6 á 8. U. oiiMtes SU S í Toiníica y abre el I íi potito. 2 Laxante ¡y depurativo. 3 Pro (incoa deposición ¡natural diaria sin i dolor íii irritación 4 A b o r t a n cual I qtiier enfermedad. POMO, UNA PTA. FaPfl 33. y Arenal, 2 PARA COMPRAR JOYAS Y PLATA CON GRAN ECONOMÍA Se desea alquilar por ¡os meses de Julio, Agosto y Septiembre. ARENAL, 16 Medallas. P e n d e n f i f s Pulseras y sortijas de petición, etc. 1 i s talleres premiados en Exposición de Bellas Artes. Gasa en San Sebastián: AVENIDA 38 JOYERÍA FERNANDEZ P K I i C S R O S 18 n e n í i s t a s oficial 20 años práctica, seofrece; dentaduras, 4 pts. diente. Enseña aspirantes sistema sin paladar; composturas en el acto. Hortslftza. fi. V fin frAntA Oravina Fu- erza, docCi dieciséis ó más caballos. Diríjanse las ofertas á la cédula núm. 5 4 8 5 7 Lista de Correos, Madrid. íy 6 BIBLIOTECA DE A B C 0 CORAZONES HERÍ DOS 173 para contener una mesa con todos los utensilios propios del trabajo femenino y un estante para colocar los libros que más la agradasen. Al terminar su tarea diaria hubiera podido descansar deliciosamente junto á ella, embelesado p o r la sonrisa d e aquel rostro hechicero que hubiera bastado para distraerle y apartarle de la imaginación los enfadosos asuntos del día. P e n saba, después, en la vida tan dulce y tan dichosa que hubiera podido pasar, sii tener en cuenta que de aquellas nostalgias familiares no participaba en lo más mínimo su antigua prometida. Cuando volvió á la idea de la realidad, cuando pensó en la tristeza de su hogar, experimentó una sensación parecida á la del que entra de p r o n t o en un lugar frío y obscuro después de haber caminado durante varias horas en pleno sol. Con el fin de apartar de su mente la obsesión que le t o r t u r a ba, levantó la cabeza deseoso de encontrar entre los transeúntes algún rostro conocido, alguien que le pudiera sacar de aquel estado angustioso y cambiase el curso de sus ideas. No encontrando á nadie, se puso á mirar los puestos de los vendedores del muelle, tratando, aunque en vano, de distraerse con la vista de los juguetes, de los grabados antiguos y de los libros que, simétricamente alineados, se presentaban ante su vista. Cuando llegó á la calle de Lille, notó en su corazón aquella expresión y aquella tristeza q u e siempre experimentaba al acercarse á su casa. Entonces apretó el paso, deseoso d e aislarse y de buscar alguna distracción y algún alivio en el trabajo de su bufete, Al entrar en d vestíbulo, o y ó como ruido de voces en el salón. Decidido á no atender á los importunos, pasó muy despacio y sin hacer rljido delante de la puerta, cuando de p r o n t o llegó hasta él una carcajada fresca y argentina que le hizo estremecer. Susana estaba allí, y ella era la que reía de aquel m o d o Dada la situación en que se encontraba, aquella risa le hizo d a ñ o Sin embargo, atraído p o r un deseo irresistible de verla, entró. M r Termelle, Susana y un joven desconocido para él, eran los que hacían la visita á Juana. Ricardo sintió como una especie de desvanecimiento al con- muerte, y además, se lo decía á él, á Rene, con toda sencillez, con el mayor candor, sin tener en cuenta que él también era j o ven y capaz de amar y de ser amado. P o r l o visto le encontraba muy insignificante, y siguiendo así la coordinación de sus ideas llegó á sentir odio contra Juana y celos de Ricardo. La amistad entre un hombre y una mujer, jóvenes ambos, le parecía a. hora menos sencilla y menos natural de lo que había creído en un principioEmpezaba á comprender que dicho sentimiento degenera p r o n t o en otro más tierno, salvo el caso en que concurran circunstancias especiales. Juana, en cambio, absorta en una idea fija, no había visto ni había podido- ver en Rene más que á un amigo sincero y desinteresado; pero el joven, cuyo corazón estaba libre, se dio cuenta, aunque algo tarde, del riesgo que había estado á punto de correr. Ensimismado en sus pensamientos, con la cabeza baja y sin reparar en nadie ni en nada de lo que pasaba á su alrededor, llegó hasta las Tullerías, cuando de p r o n t o notó que un brazo se apoyaba en el suyo. E r a el de Ricardo, que al verle exclamó sorprendido: -Hace más de cinco minutos que corro en tu busca. ¡A h! ¿Pero eres tú? -Sí, hombre, ¿en qué vas pensando? Rene se ruborizó imperceptiblemente, y respondió: -E n nada absolutamente. Ahora salgo de tu casa. ¿N o sabías que informaba hoy? -S e me había olvidado. ¿Has visto á Juana? -S í y la he dado algunas noticias de Ceucia. ¿O c u r r e algo d e particular? -Sí, que M l l e Termelle se casa. Ahí Ricardo, que se había puesto muy pálido, apartó su b r a z o del de Rene. -S e casa con el conde de Beaumartin- -continuó Rene, -y y o he sabido dicha boda con verdadera alegría. ¿Sí, eh?