Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA EM 1 NENTE DIVA GERALDME FARRA -EN LA BOHEvlE sus ojos negros, cuando el público, electrizado de entusiasmo, la aplaudía frenéticamente al oiría las divinas estrofas que armonizara Mozart: Rapelle- loi, quand, sous la froide Ierre, mon cceur brisé pour loujours dormirá... I Ecouie dans la nuil une voix aui gemit: -Hapette- ioi... Así se pierde un amor y así se pierde JR trono. Ya había caído en el olvido la historia trágica de esta pasión; pero las fiestas d e las b o d a s principescas del amante desleal han tenido la virtud de hacer que retoñara el sentimentalismo de las gentes, y el recuerdo de la desdeñada diva ha sido desenterrado con intención piadosa. Por todas partes aparece la imagen de Ger. aldine Farrar reproducida en cuadros, en fotografías, en postales... Los escaparates están llenos de retratos de la nueva Melba, como la llaman sus admiradores. Es la actualidad que apasiona al público más que las negociaciones de Radolín con Rouvier, más que el fracasado viaje de Jaurés... Y veis á Gstaldine Farrar znMignon, en La Bohemia, en Carmen, en Lobengrin, en todo su brillante y extenso repertorio. Es una especie de ptofesta muda, pero elo- cuente, que, como si obedeciera á un tácito acuerdo, coloca la imagen de la mujer seducida al paso del pérfido amante para que le persiga sin cesar, para que la encuentre allí donde dirija la vista, para que no pueda olvidarla jamás Y no la olvidará... Pasarán fugaces las alegrías de la nueva pasión, porque la vieja y gruñona razón de Estado no ha sido nunca buena casamentera, y el hastío que acecha á las almas tornadizas se apoderará del Príncipe en plazo quizá no lejano. Entonces, arrepentido, convertirá sus días al pasado, llegará á sus oídos la melodiosa armonía de Mozart, y como fu i. i nw ¡in i trun ITIBIII imiiirr ii