Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 8 DE JULIO DE i9o5. PAG. 5 parecía h bía de unirlos rrñs estrechamente, fundiendo sus destinos en el porvenir Pero los principescos amores sueÓ o r una de esas coincidencias que forTRONO Be, h ¿dejuhc. man tan raros contrastes en la vida, ¡Hela ahí! Con sus ojos obscuros, sus len tener una enemiga enconada y terriD. Raimundo Fernández Viílaverde fue negrísimos cabellos y su carita de muñe- ble: la razón de Estado, una vieja estienterrado el día de la Virgen del Car- ca desafiando todas las comparaciones, rada y gruñona que asomó un día su semmen, que desde que se caso, hasta hace un poqu to rrist: es verdad, pero decid- blante apergaminado en el dorado nido, muy poco, fue de fiesta solemnísima en me vosotras, lectoras, cómo estaríais si y desde aquel instante la felicidad huyó para siempre del perfumado rincón donde su honrado é ilustre hogar. os hubieran arrebatado el novio. Porque este es el caso, e! doloroso se ocultara. La madre de su distinguida y virtuosa Geraldine, que ya se había acostumesposa se llamaba Carmen. Doña María caso de la divina Geraldine Parrar, Ja del Carmen de Aguirre- Salarte, hija de cantatriz famosa, la extraordinaria artista. brado á soñar con un trono, vióse de pronun procurador á Cortes por Vizcaya, La han quinado el novio; brutalmente la to amenazada, perseguida... Su amante luchó furiosa, deque fue ministro nodadamente, d e óe HacenCía en fendiendo su derei 836. cho al amor, á la Esta dama, de dicha, á la feliciextraordinario médad, pero la vieja rito y de gran taI razón de Estado, lento, fue la segunque p r i m e r o emda esposa del insigpleó infructuosane D M a r i a n o mente la promesa Roca de Togores, y la dádiva y más marqués de Molins, taíde la amenaza y y este ilustre prola persecución, buscer tenía la costumco taimada el raebre de celebrar con d o de separar al gran solemnidad la principe de la diva, fiesta del h o g a r expulsando á ésta siendo memorables de los dominios imlas Nochebuenas de periales... la señorial mansión Y ahí tenéis á de la calle del Geraldine Farrar, Gimo, donde vivió pobrecita, errante, tanto tiempo. enamorada, sin paEl día del santo tria y sin hogar, sin de la marquesa era a egría y sin amor, otra de las grandes condenada á vagar fiestas de esta iluspor el mundo, lantie familia, en la zando al viento los que el Sr. Vjllaversonoros trinos de su de fue acogido con garganta privilegiael cariño de hijo. da, levantando temEl marqués de pestades de aplauMolins murió el año sos, pisoteando verj 889, cuando ya hadaderas alfombras bía casado á su hija, de flores y encela marquesa de Porrándose en su cazo Rubio, con el merino después de notable hacendista, la ovación para lloy el nuevo matrirar amargamente la monio tomó parte muerte de sus sueen la alegría que ños de color de roanimaba el respetasa, de sus doradas ble hogar el día de ambiciones, de sus la Virgen del Carjuveniles anhelos... men. T I R A D O R E S E S C O G I D O S POR EL T I R O N A C I O N A L DE E S P A Ñ A Mientras vagaha La marquesa de PARA TOMAR P A R T E EN EL C O N C U R S O INTERNACIONAL DE BRUSELAS desterrada la amoM o l i n s sobrevivió muchos años á su insigne esposo, el pro- separaron de él, la arrojaron de la nación rosa infeliz, conservaba la esperanza de ver cer de las Jetras; para ella y su hija fue donde sus mayores triunfos conquistara, llegar un día a su lado al príncipe, deslifiesta solemne Ja del Carmen, y Carmen en plena gloria, en todo el apogeo de su gado, en un arranque de valor, de la se llama en recuerdo de su abuela una doble celebridad de artista admirable y gruñona y cruel razón de Estado... Esta secreta ilusión, esta confianza en los jude las hijas de los marqueses de Pozo de mujer hermosa. ¡Y que novio el que! a han quitado! ramentos tantas veces escuchados, dábanRubio. Al dejar anteayer en el cementerio de Un galán apuesto y valiente, un novio de la fuerzas para arrastrar la penosa cruz San Lorenzo el cadáver del eminente cuento azul, como únicamente existen de su amor asesinado... Y cuando se las hombre público que acaba de fallecer, ya en! as baladas germanas que flotan so- prometía más felices, el pérfido amante, recordaban muchos esta coincidencia, al bre la niebla del Rhín. Figuráosle buen olvidando sus promesas, abandona en el mismo tiempo que leían en los sepulcros mozo, atrevido y gallardo, heredero de destierro á la desventurada Geraldine cercanos al recién abierto los nombres de un trono, alocado y juvenil, sediento de para caer á los pies de una ignorada prinSelgas, de Romea, de Tassara, de Gar- placeres... Geraldine le amó con locura. cesa. ¡Oh! ¡Cómo lloró entonces su descía Gutiérrez, de Castro y Serrano y El augusto enamorado y la gentil diva gracia Geraldíne Firrar, mientras veía la otros que formaron Jas inolvidables ter- entonaron el amante dúo durante dos años, tisa siniestra de la vieja razón de Estado tulias de. los marqueses de Molins. dos años que se deslizaron rápidos, y, ver- que la enseñaba las desdentadas encías... bo de aquel amor, algo nació de ellos qus Y nuevos torrentes de llanto acudían á UN MADRILEÑO DE ALEMANIA. C RÓNICAS SE PIERDE UN COMO