Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HAÑO TRES. NUMERO 188. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. dores del pleno en la ruleta y los revolucionarios que van quedando en España tienen mucho parecido! A ASAMBLEA REPUBLICANA Mas el Sr. Salmerón, que sabe mejor El resultado de la Asamblea repu- que nadie todo esto; que ha sostenido blicana estaba descontado desde mucho cien veces ser la obra de la democracia, antes de su reunión. Se presumía que, en de educación para la práctica del deresu casi totalidad, los representantes ven- cho; que la lucha por el Poder es el pedrían dispuestos á ratificar al Sr. Salme- cado original y la maldición de nuestros rón sus poderes; se calculaba que, no ha- partidos políticos, ha sentido siempre biendo personalidad de tan altos presti- suma debilidad tocante á la afición enfergios como el expresiiente del Poder miza hacia la revolución efectuada de ejecutivo de la República, tampoco ha- cualquier manera: padecimiento inseparabría quien disputara á este señor el pues- ble de los temperamentos violentísimos to, y se preveía que, por no haber otra de los partidos extremos. solución, no habría ni aun controversia. Esa debilidad ha dado origen á las fanLa carta de Nakens anunciando que no tasías y leyendas, inspiradoras del penasistiría á ¡a Asamblea disipó toda duda, samiento de la dictadura que el Sr. Salsi es que alguna pudiera haber. Nadie se merón rechaza; esa debilidad es la que colocaba al alcance de la garra del león, purga hoy el jefe de la Unión. ¡Y lo que y éste ejercería sin dificultad su dominio la habrá de purgar todavía! sobre los espíritus. MANUEL TROYANO Y así ha acontecido. El discurso de D. Nicolás ha sido coreado por muestras OTA DEL DÍA continuas de ardiente aprobación. El inMONTERO Y ECHEGARAY signe orador ha oficiado de pontifical, y, sin nombrar á Nakens, ha lanzado ia exTóbanos dolemos de que D. José comunión contra él. Deseo- -ha dicho- -Echegaray sea nombrado ministro de Haque haya quien acusz y censure, y si hay cienda. Estaba el hombre haciendo un alguien- -suadenie diavolo, debió añadir- -artículo para A B C Había prometido que no responde a su intento una vez for- mandarnos el trabajo uno de estos días. mado, ese no es digno de pertenecer al Nos duele, naturalmente, que D. José partido. Analhema sit. deje de hacer artículos para nuestro pePero el asunto no está concluido. AI ar- riódico y se disponga á hacerlos, en camma blanca de 3 a oratoria puede el anare- bio, para la próxima ley de presupuestos. matizado oponer el arma de fuego de la Además, sus artículos en estas columnas pluma. Y, si confianza en sí mismo y en tendrían muchos lectores; pero lo que su elocuencia tiene e. 1 Sr. Salmerón, con- va á hacer no los leerá nadie, ¡nadie! fianza en sí propio y en su dialéctica tie- porque lo que menos nos interesa á los ne el Lutero, que se ha negado á entrar españoles es, según tenemos ya convenien la Dieta de Worms, para no tener que do, aquello que debe interesarnos: los salir de ella, protestando como el otro. psesupuestos. jY el Sr. Saimei ón ha dicho en la Asam La Gacela es, después de Gedeón, el blea verdades como puños! El mal para periódico de España de menos circulaél está en que debió decirlas antes, mucho ción, con la diferencia de que á Gedeón le antes. leen sus abonados de la cruz á la fecha, En efecto, se hace una algarada cuando y en la Gaceta no leen los suyos ni la fese quiere hacerla; pero no se hace una cha ni la cruz. revolución, sino cuando la favorecen las El sacrificio que D. Eugenio ha imcircunstancias, los abusos y torpezas de puesto? D. José, invocando derechos y los gobernantes, la esperanza y la con- deberes de amistad, es un grave contrafianza en la gestión de los que mediante tiempo para las letras y para el teatro. el acto de fuerza podrán sucederles, y, El Español se resentirá del golpe, que sobre todo, cuando el espíritu de un pue- no tendrá reparación ni aun haciendo á blo, allá en lo más hondo de su ser, anhe- Díaz de Mendoza subsecretario de Hala un cambio, que le abra nuevos hori- cienda, y las letras han de echar de mezontes, para recorrer y dominar los cua- nos la amena literatura de Echegaray, les, se siente con fuerzas y con bríos. aunque los Reales decretos de Hacienda Mas para los revolucionarios españoles aparezcan escritos en endecasílabos, estila revolución será siempre una aventura lo Gran Galeoto, ó en redondillas de las que en toda ocasión se debe tentar, como de Jíaroldo el Normando. un buen jugador está siempre dispuesto á A San Sebastián van juntos esta tarde apuntar la carta que puede traerle la for- el Presidente y el nuevo ministro, los tuna. Desde las Cabezas de San Juan to- dos hombres más frioleros de España y dos JOS ejemplos históricos son tentado- de sus ex Indias. res. Es verdad que los fracasos figuran en Si del calor con que se tomen las cosas número decuple que los triunfos. Pero ¿y depende muchas veces su éxito, no cabe si e ¡triunfo se diera esta vez? jLos juga- dudar del triunfo de ambos políticos, J 7 DE JULIO DE i 905. NUMERO SUELTO. 5 CÉNT S. e porque ambos son de los hombres que toman las cosas con calor ó no las toman. Se asegura que en previsión del fresco que pueda correr por el Guadarrama y por ia Brújula de Burgos, han mandado poner caloríferos en el coche- salón que ha de conducirles á la corte de verano. ¡Conque á ver! AEMECE Crónica política L fj EMESIS JO. SEÑOTÍ HACIENDA El sublime canciller Francisco Bacon de Verulamio, filósofo, político y poeta, dijo, en una página inmortal de su libro Sobre la sabiduría de los antiguos, quién era Némesis. No es- -dice- -la diosa de la venganza, sino la de ¡a compensación, retribución ó resarcimiento. Esta hija del Océano y de la Noche tiene por oficio contener en su carrera la prosperidad de los hombres excesivamente venturosos, interponiéndoles un veto, como los antiguos tribunos de la plebeAsí- -añade- -evita que se engrían y enorgullezcan los halagados por el éxito continuo, y balancea con disgustos y pesadumbre hasta las prosperidades de los hombres más justos y modestos, como si ningún mortal debiera ser admitido al banquete de los dioses para otra cosa que para servir de juguete y hazmerreír. Némesis, esta Némesis compensadora, ha ¡iamado con la flaca mano de D. Eugenio Montero Ríos á la puerta del blanco albergue donde el ilustre Echegaray creía tener resguardada y oculta su felicidad. El poeta estaba maquinando sus dramas, el matemático fruyendo, vicioso, las bellezas de sus fórmulas. El político dormía un larguísimo sueño de treinta y un años. ¿Qué desconcierto y confusión no habrá producido en su ánimo este brusco despertar? ¿Cómo, cuando mañana se encuentre en su poltrona del ministerio de Hacienda, por efecto de una de esas combinaciones inesperadas de la vida, que es el mayor y el más inverosímil dramaturgo, no ha de recordar D. José la melancólica, la filosófica, ¡a humana exclamación de Segismundo al verse por segunda vez en la torre: Yo sueño que estoy aquí, destas prisiones cargado, y sueño que en otro estado más venturoso me vi... La felicidad que el reposo produce es muy corta, muy cicatera, muy angosta, muy pobre en este desdichado país; la cantidad de amargura que nos aqueja es grande, continua, nos alcanza á todos, se mete hasta en los rincones blancos de los que parecían sosiegos definitivos. La Némesis española es mucho más activa é implacable que la pintada por los clásicos y explicada por Bacoael canciller. Dígalo el hecho de que le caiga bien á un dra-