Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 16 DE JULIO DE i9o5. PAG. REPAR 1O DE PREMIOS Á LAS ALUMNAS DEL ASILO DF NUESTRA fcÑORA DE LAS MERCFDES, EN LA TARDE DEL 1 4 DcL CORRIENTE terruño, á la localidad, al huerto aborigen, al lar nativo. En el acatamiento a Jas restantes Vírgenes entran el corazón y la mente. En el tributado á la Virgen del Carmen, sólo el corazón. Prueba de ese entusiasmo es lo que abunda entre la mujer el nombre de Carmen. Así, como casi toda España se apellida Pérez, la mitad de su población femenil se llama Carmen. Haced la prueba, sobre todo en Andalucía; gritad en la calle: ¡Carmen! y apenas habrá una transeúnte que no vuelva la cabeza. El pañuelo de crespón es forzosamente Carmen. Envuelta en su seda bordada de flores y pájaros no se concibe una Enriqueta ó una Julia, sino una Carmen, y en su defecto, una Lola. En Madrid, tierra de acarreo, las Cármenes constituyen un verdadero aluvión. Id por los barrios bajos, recorred la chulería, y entre su mujerío moreno y encantador os hallareis multitud de Cármenes. En la Ribera de Curtidores, en las Rondas, no se oye otra cosa que el adorable diminutivo de Carmen: Catmela, Carmelita, Carmelina, Carmina. Subid hacia el Norte de la península. Las Cármenes no desaparecen, siquiera hayan variado de modo de ser. La Carmen del mantelo, del dengue, de la cofia, es más poética, más plácida, mas ingenua. Hay más, y podría recurrirse en comprobación á la estadística, ¡oh eterna dictadura del árido censo! Costumbre muy cristiana y rtuy española, verdaderamen- te castiza, es en nuestras mujeres el ofrecimiento de gastar hábito para salva ¡as grandes crisis de la vida, las cont aríedades pecuniarias que hunden en la miser a un hogar, las terribles enfermedades que se llevan una existencia en su sazón. El preferido, el que más se usa, es ese de ruda y basta estameña parda, ese apagado de color de cafe, que habla de penitencias y recuerda ascetismos: el del Carmen. Hasta se da un detalle, que quizá es una coincidencia; allá los etimologistas. Caimen, como la Virgen popular, se denomina el huerto granadino, la nota típica de la darrense vega, ese rincón escondido entre jazmines y custodiado por macetas destinado a esconder una íelicidad. En Madrid la Virgen del Carmen es una fecha Como en todas partes, se la venera y se la adora y se la dedica su verbena; pero, además, marca la entrada del gran calor. La frase esta estereotipada en nuestras costumbres. Lo temible en la villa y corte es de virgen a virgen es decir, de la del Carmen a la Asunción. Y para que el culto madrileño á la Virgen del Carmen no carezca de permanente representación, como un recuerdo tradicional al que pasa, ahí están en las fachadas del Carmen y de San José, impávidos entre los resplandores eléctricos, los dos farolitos de sus altas hornacinas. ALFONSO PÉREZ NIEVA CRÓNICA ILUSTRADA L INCENDIO En la madrugada de E DE AYER ayer se incendió la fábrica de aserrar maderas de la Glorieta de San Bernardo, propiedad de D. Lamberto Ramos. Acudieron desde los primeros momentos las autoridades, y los bomberos se apresuraron á dominar el fuego, pero la gran cantidad de madera que en el local había ardió con tai presteza, que se calcula en unos cinco á seis mil duros el valor de las existencias que han sido destruidas por las llamas. Afortunadamente, no ha habido en el siniestro desgracias personales. N EL ASILO DE En la tarde del LAS MERCEDES viernes se efectuó el reparto de premios a las alumnas del Asilo de Nuestra Señora de las Mercedes Presidió el acto el diputado visitador del Asilo D Rafael Mesa de Id Peña, que tenia a su derecha al vicepresidente de la Diputación Provincial, D. José Benito Moreno, y á su izquierda al ex ministro D. Joaquín López Puigcerver; también asistieron el marqués de 1 barra, ei Sr. Díaz Agero y el Sr Duran. Después de distribuirse éntrelas alumnas los premios de i 25 pesetas cada uno, una de las niñas leyó un sentido discurso de gracias á la Diputación. El Sr. Mesa de la P ñ- habló dcsouét E