Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 16 DEJULIO DE 1905. PAG. 6 ideas liberales hicieron una manifestación mia Española y de la de Ciencias Morade afecto al catedrático Sr. Morayta, y les y Políticas. en la represión de los desórdenes tuvo el Con la muerte del Sr. Villaverde desgobernador tan escasa fortuna, que el 19 aparece el hombre que mas ha trabajado de Noviembre quedó en los fastos estu- para levantar el crídito de España. En diantiles como fecha de un lamentable el Extranjero se le consideraba como el abuso de autoridad. Motines de cigarre- mejor de nuestros hacendistas. Su polítiras, de enfermas de San Juan de Dios y ca de nivelac ón del presupuesto, primede vendedoras del mercado de la Ceba- ro, y los superávits que ha logrado manda, y cierre de tiendas cómo protesta del tener después, constituyen su gloria. Sin comercio de Madrid, siguieron la serie su energía y sin sus dotes de administrade disturbios que comenzó con la estu- dor, hubiésemos seguido siendo un país diantil algarada. de hacienda averiada; con él ha desapareDurante la epidemia colérica de J 885, cido este adjetivo molesto qus los escrilo mismo como gobernadot que como tores financieros del Extranjero han emministro de la Gobernación, hizo el señor pleado durante largo periodo de tiempo Villaverde una gran campaña sanitaria. al estudiar nuestra situación económica. Sus acertadas medidas, oportunos recurTuvo confianza en los recursos del sos y su presencia en los sitios más peli- país y comprendió antes que nadie que grosos, fueron justamente celebrados, y en España existían fuerzas ocultas, pero Aranjuez y Granada le declararon hijo faltaba quien supiera aprovecharlas y poadoptivo. nerlas de manifiesto. Esto es lo que ha En sucesivas épocas de situación con- hecho el Sr. Villaverde, y con él los vaservadora desempeñó las carteras de Gra- lores públicos han alcanzado precios que cia y Justicia y de Hacienda, y presidio nunca se creía pudiesen alcanzar. Así el Congreso de los Diputados. Dedicado vemos ahora capitalizado nuestro crédito con preferencia á los estudios financieros, al 4, o por 10 c en España y al 4,38 en llegó á tener un gran prestigio como ha- el Extranjero. cendistaComo presidente del Consejo de miRecientes están los últimos hechos de nistros y en las dos ocasiones en que su vida política para q le necesitemos de- ocupo tan alto cargo, demostró ser metallarlos. Unido al Sr. Silvela desde la nos político que hacendista. disidencia de éste del Sr. Cánovas del En la última y ruda batalla parlamenCastillo, Presidente del Consejo después, tar a que sostuvo defendiéndose de la todos recordamos la ultima etapa de su acometida del Sr. Maura, no mostró gran Gobierno, terminado por una adversa elocuencia, porque nunca fue orador granvotación de la mayoría de la Cámara. dilocuente, pero si pudo apreciar todo El Sr. Villaverde estaba cas? do con la el mundo la sinceridad de sus manifesraseñora marquesa de Pozo Rubio, hija del nes. No contendió como artista de la difunto marqués de Mobns, y era indivi palabra, sino como político honrado que dúo de número de la Academia de Bue- sostiene sus doctrinas con la fuerza de a nas Letras de Sevilla, de la Real Acade- convicción Le seguía en su actitud una bnein parte del pirtido conservador, y habría dado mucho que hacer á la fracción que le de rotó y que prescindió de su amistad política. ¡Descanse en paz el hombre probo y político desgraciado! La Virgen del Carmen C i la devoción fuera pl? biscitable y se abriera el del culto a la Virgen, la del Carmen obtendría el triunfo por aclamación. Precisamente, el verano constituye un libro de registro de ese culto, tiernísimo libro, las páginas del cual son las romerías con sus viñetas populares de zarabandas y cohetes, de procesiones y vuelos de campanas, de gaitas y músicas. Cada región tiene su Virgen, que no es igual entre los maizales astúricos que entre las chumberas granadinas, entre los castañares vascos que entre las piteras gaditanas, entre los extremeños olivos que entre las ampurdanesas hayas. La Virgen del Carmen lo es de todas las regiones: de la del Urumea, de la del Llobregat, de la del Ebro, de la del Genil. La gente de mar, esos viejos lobos de sotabarba hechos á desafiar las borrascas, siente singular fervor por la Virgen. Preguntad á los pescadores del Cantábrico á. quien se encomiendan cuando la galerna sorprende sus barcas de altura, y os responderán que á la Virgen del Carmjn. Inquirid de los que sacan el copo en el Mediterráneo, y obtendréis idéntica respuesta: á la Virgen del Carmen. Por lo mismo, la reverencia á la Virgen del Carmen es más pura, más desinteresada, más ideal, sin mezcla inconsciente de ningíln otro sentimiento, del- moral í. V- V- -v w l ir l y f b I i í -l blJ. ft INCEND O DE UNA 1 B M C A DE ASERRAR MADERA L N LA G OHl TA D- SAJ B- R N A R D O OCURRIDO E N LA n A D R U C j D A D- ii irTiTi i T i imi i mirmnri i i n m n