Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
STA DOSIS DE ESTÓMA- serie de espectáculos por la G Artificial, tomada an- compañía internacional que O tes de comer, produce una per- dirige William Parish. Sillas OR PALABRAS, CLASI- fecta digestión. Caja, 7,50 y i de pista, á 1,50. -Entrada de ficados en secciones. Da ana á. diez palabras, 1 peseta. pesetas farmaoias y Arenal, 2. paseo, 0,50. Por cada palabra más, 10 cénENTOFÍLOTNFANTIL LAZA DE TOROS. -A LAS timos. Las abreviaturas y cada SANTOYO. Efectos admicinco: Corrida de novillos. cinco cifras se cuentan COIPO rables, sin ningún peligro, en una palabra. Al importe de niños martirizados por denti- Seis toros de desecho de don José Manuel de la Cámara, escada inserción deberá añadir- ción. Descansan y dejan desse diez céntimos de peseta por cansar inmediatamente. Dos toqueados por Regaterín y Bienvenida. el impuesto del Timbre. pesetas frasco en farmacias. Va Los originales se remitirán por correo. Prospectos gratis. FERRETERÍAS á la Administración de A B O Doctor Santoyo. Linares. acompañados de su importe en IQUIDAMOS TRANSPAmetálico, sollos de correos, lirentes por fin temporada. branzas de la Prensa ú otro H u l e s plumeros, gamuzas, A R Z U E L A -A L A S irrigadores, cerradnras inglegiro análogo, el día antes de ocho y media: Emigran- sas, cucaracheras, mosqueras, la fecha en que deban ser putes. -A las nueve y media: Ly- baterías cocina. F e r r e t e r í a blicados. sistrata. -A las diez y media: Orueta. Junto San Ildefonso. Consueliyo. -A las once y me- Corredera, 34. dia. Emigrantes. CAMAS A las cuatro y media: Los SEKESSOSJDSS P Ü S T O AHA COMPRAR CAMAS dichos. -Lysistrata. -ConsueARA GÉNEROS DE PUNliyo. de madera, dorad. as ó de to los almacenes de calle y h i e r r o Hijos Grases. AtoPOLO. -A LAS OCHO Y plaza de Pontejos, 1. Eugenio cha, 16. media: El alma del pue- González Sudón. Especialidad blo. -A las nueve y media: en camisetas, medias y calcePicara lengua y El género Ínfi- tines calados. Precios sin comESPECÍFICOS mo. -A las diez y inedia: El petencia. perro chico. -A las once y OS C O N F I T E S SUN tres cuartos: El a l m a d e l EtABAOOREg producen una deposición pueblo. natural diaria sin dolor ni irriARRAGÁN, GRABADOR. tación. Pomo, ana peseta. GaARISH. -A LAS CINCO Y Sellos de goma. Rótnlos yoso. Arenal, 2 y farmacias. nueve y media noche: Gran, esmaltados. Chapas para guarPor mayor: Pérez Martin Ve- acontecimiento. Quinta y sex- das. Carrera San Jerónimo, 31, la co. ta representación déla segunda entresuelo. ASVSC 1O8 U P P RAMÓFONO COMPLEto, cuatro discos, 60 pesetas; agujas, 5 pesetas millar. Fonógrafos; cilindros impresionados fuertísimos, 25 pesetas docena. Carrera San Jerónimo, 10. G HIPOTECAS FUSILLÓN PESETAS! COIV! locaría buenas hipotecas al 7. J Andrés. Nules. J O I O MA S TRES MEFRANC 8 S 3, ENi nycporaescrises á domicilio to. Conde, pr i p l izquierda. JOYERÍAS jn MARCA QUE LLEVAN P las tarjetas postales edi KÍR radai por la Casa TLiomas, Sevilla, 3. Primera casa en tarjetas póstalos ilustradas de gente conocida on artistas, bellezas, ceiobrida des, toreros y otros a suatos es pañoles. Catálogo únicamente a los revendedores de este artículo. Thomas, Sevilla, 3, Madrid. L Z SoALUS INFISMORUM! Relación de milagros y bec b s prodigiosos publicados durante la Peregrinación Nacional Pilar. Un folleto, 0,10; ciento, 8 pesetas. Azara, Dormer, 8, Zaragoza. SOMBREROS P A P O RO Y ALHAJAS NECE- SOMBREROS SEÑORA sito comprar para reforrealizamos mitad precio mas. 46, Hortaleza, 46. Torres, 4, principal (Marqués Valdeigrlesias) POSTALES MODELOS 4 nnnW w Precios al por J nuevos semanales (verdad) V E N T I L A D OSSES ENTILADORES ELECtricos y gramófonos no demayor y menor, sin competencia. Gran Exposición. Entrada ben comprarse sin visitar la libre. -Mensajerías. -El mejor casa Ureña, Barquillo, 14, y servicio. Jacometrezo, 4. Prim, 1 (antes Saúco) D B V PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES DE LOS RR. PP. BENEDICTINOS ¡66 BIBLIOTECA DE A B C ¿Me trae usted noticias? -Sí, y muy buenas- -dijo Rene en un impulso espontáneo. -Mlle. Termelie se casa. ¿Y por qué muy buenas? -replicó Juana mirando fijamente al joven. -Pues... porque siempre se reciben con gusto las noticias de casamiento. -No disimule usted- -exclamó Juana meneando tristemente la cabeza. -Se alegra usted de ese matrimonio porque en ello ve una esperanza de felicidad para mi. ¿Cómo... -Sí, amigo mío, y puedo muy bien concederle este titulo con perfecto derecho, porque usted es mi único y mi mejor amigo. Desde el primer instante en que tomó usted mi defensa á su cargo, no ha dejado de sentir por mí una inmensa piedad, y siempre ha tratado usted de serme útil. Yo se lo agradezco infinito- -exclamó tendiéndole la mano. -No se engaña usted, señora; estoy por completo á su disposición; pero permítame que le diga que no acierto á comprender... -Pues bien- -respondió Juana con cierta violencia, -es necesario que me comprenda usted. M e ahoga la pena, y tengo n cesidad de que me oiga usted y que me aconseje. No tema usted hacer traición al secreto de su amigo. Lo sé todo. La noche en que Ricardo le hizo sus tristes confidencias, estaba yo allí y todo lo escuché... Rene no pudo contenerse. ¿Estaba usted allí? -exclamó. -Sí, estaba allí y todo lo oí- -repitió Juana; -cada una de aquellas palabras se hundía en mi corazón lo mismo que un puñal. ¡Cuánto he sufrido y qué vida de torturas he padecido durante estos dos meses! ¡Pobre mujer! -dijo Rene. -Todavía hubiera tenido valor para soportar con resignación mí triste existencia; pero saber que es desgraciado á causa mía, pensar que mí presencia le es odiosa y que siempre me compara con otra cuyo puesto he usurpado, otra á quien ama y con la que hubiera sido dichoso, eso le aseguro á usted aue ¿Estaba usted allí? -exclamó. es atroz y verdaderamente insoportable. Qué perspectiva más cruel la de una serie tan larga de días sin ningún género de esperanzas! La joven, al decir esto, ocultó su rostro entre las manos. Rene la miraba abatido, considerándose impotente para consolarla. ¡Cuánto ha debido usted sufrir! -exclamó. ¡Ah, eso sil He sufrido mucho, sufro aún y sufriré siempre. Cada una de las palabras de Ricardo resuenan en mí oído como un eco fatídico que apaga toda esperanza de felicidad. -No; no sufrirá usted siempre; yo creo que el día menos pensado Ricardo abrirá al ñn ios ojos y comprenderá todo lo JÍ i rniTTmirTTTiiri ii nwnrnianitirir