Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C, SÁBADO i5 DE JULIO DE 1905. PAG. 9 Muruve, Veragua, Pablo Romero, Mitira y Cámara, que son los ganaderos que hoy día baten el record entre los criadores de reses bravas, han vendido las reses que han de lidiarse en la Plaza de San Sebastián. Para la última corrida ha comprado toros la empresa al nuevo ganadero Sr. Fernández Peña, de quien hay que esperar mucho y bueno, pues indudablemente hará que sus reses lleguen á adquirir el cartel que tuvieron cuando eran del Sr. Ibarra. De los toreros, irá lo meiorcito de la actualidad: Fuentes, el maestro; Minuto, ú torero de las alegrías; Montes, que, como en todas las plazas donde torea, ganará ovaciones y orejas. ¿Lástima que en Madrid no le suceda lo mismo! Bombita, el más torero y el menos matador de los que existen; Lagartijo, que sabe y puede mucho, pero que no quiere, y Machaquito, que es el reverso de Bombita, mata mucho y no torea nada. ¿Qué harán en San Sebastián? ¿Aburrirán ó entusiasmarán á los espectadores? Allá veredes. DON SILVER 1O tan moderado, que le permitía levantarse. Se le aplicaron purgantes sencillos y se seguía un trabamiento con relación á su estado, sin que ni por un instante se presentaran síntomas de ¿larma. Ayer se acentuó por la mañana la fiebre, alcanzando la temperatura del enfermo 39 grados y medio. Por la tarde se le administraron quinina y algunos desinfectantes, consiguiendo bajar la temperatura á 39 grados. Así pasó las primeras horas de la noche sin alteración. A la una de la madrugada sufrió un recargo, subiendo la temperatura á 40 grados y comenzando el delirio. Su familia, alarmada, me mandó aviso á las seis de la mañana, y cuando me presenté á la cabecera del enfermo, noté síntomas de congestión cerebral. Juzgué el caso desesperado y se avisó al Dr. Grinda, con quien celebré consulta, estando de acuerdo en que la gravedad era inminente. Entonces se le administró la Extremaunción. La apoplegía alcanzó todo su desarrollo, y el Sr. Fernández Villaverde falleció á las ocho de esta mañana, encontrándonos en aquel momento á su lado su esposa y yo. En el delirio, que comenzó á la una, decía frecuentemente: ¡Dejadme ir al Senado para sostener á Besada y á los amigos! Estas son las últimas palabras que pronunció. Su calor momentos antes de morir era tan intenso, que el termómetro marcó toda la escala, y debía ser mayor de 42 grados, pero el termómetro no alcanzaba más. El doctor Cortezo nos hizo esta relación acoogojadísimo y llorando constantemente. T ELEGRAMAS Al fallecer el Sr. Villaverde, se puso un telegrama á S. M comunicándole la noticia, y también se telegrafió á los Sres. ligarte, marqués del Vadillo, Besada, Cobián, marqués de Riestra, á su cuñado el marqués de Rocamora y á su hermano D. Enrique, que se encuentra en Miraflores. Como éste no sabía nada de la enfermedad, se le telegrafió diciéndole que se encontraba el enfermo muy grave. 1 AS PRIMERAS VISITAS Alas nueve, poco más ó menos, acudieron á la casa mortuoria los señores general Martítegui, ministro de la Gobernación, director de Comunicaciones, Suárez Inclán, Vincenti y García Alix. El ministro de la Gobernación, después de hablar con los Sres. Cortezo, Cavestany y marqués de la Piala, encargados de recibir las visitas, marchó á comunicar lo sucedido al presidente del Consejo. D Eugenio Silvela, que anoche estuvo con el Dr. Cortezo en casa del Sr. Villaverde, no quería dar crédito á la noticia que momentos antes le habían comunicado. AP 1 LLA A R D I E N T E La señora marquesa de Pozo Rubio, auxiliada por ¡os íntimos de la casa, amortajó el cadáver de su esposo, poniéndole un traje negro y la toga. Se convirtió en capilla ardiente el gabinete de esquina, que es el que está entre el salón y la sala de billar. Se cubrieron las paredes de paños negros y se levantó un altar. En el centro se colocó, sobre un paño de terciopelo con galón de oro, la caja de caoba con remates de hierro. MO E LASR. diez N T E R OdeRÍOS llegó el las y media la mañana Sr. Montero Ríos á la casa mortuoria. Le acompañaba su hijo D. Eugenio. Puesto al habla con los representantes de I familia. manifestó que el Gobierno acordar a EXCMO. SR. D RAIMUNDO FEIÍNAN DFZ VILLAVERDE, EX PRESIDENTE DEL CONSEJO DE MINISTROS, FALLECIDO EN LA MAÑANA DE HOY S O R P R E S A GENERAL Esta mañana sorprendió á Madrid la noticia de la muerte del Sr. Fernández Villaverde. No se sabía que estuviera enfermo de cuidado. Ayer únicamente se supo que padecía fiebres gástricas sin ningún carácter alarmante. Su propia familia estaba tranquila hasta la pasada madrugada, en que notó algún recargo febril. JSTQR 1 A D E LA DOLENCIA Como no había noticias de la gravedad del Sr. Viüaverde y su indisposición había pasado casi inadvertida, nos dirigimos al doctor Cortezo, su médico- de cabecera, en busca de datos. El distinguido médico tuvo la bondad de hacernos las siguientes manifestaciones: Desde el pasado martes padecía el Sr. ViIlaverde un ligero ataque gástríco- febril, pero