Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B G. SÁBADO i5 DE JULIO DE Í 9 O5: PAG. 5 CARICIAS SIN RESPUESTA Singular condición la de este pueblo hispano. Viviendo inmóvil, mudo, ciego V resignado en las largas tinieblas del absolutismo, saltó de repente á la libertad y entró de lleno en la vida pública con os deslumbramientos de aquellas clarida- llanto vertido y mucha sangre derramada por la; libertad ó contra la libertad, pero siempre con entusiasmos de juventud y ardores de creyente; todo pasó sobre la tierra de España como ráfaga de energías y viento renovador de la atmósfera social. La ráfaga amainó y vino la calma. Pero demasiado súbita y demasiada calma para ser profunda y verdadera. N o era la se- cuanio se opera una mudanza de Gobierno, la opinión, crédula si no entusiasta, sonríe á los nuevos gobernantes, aunque los conozca, y perdonándoles Jos extra- v víos de antaño en trueque délas esperanzas. de, hogaño, se une con. ellos, comp el. roa- rido burlado suele unirse con- la mujer. que le engañó, aun temiendo que ha d? engañarle otra vez. ír- f r. ¿F T s f rf 1, 1- í fifiV 1 íiWhfcSBS 5 j í FIESTA JAPONESA EN EL PARQUE DE HYB 1 A, EN LA PARTE OCCIDENTAL DE TOKIO 1- ot. Underwood Un er vood des nuevas para él y el alborozo y vocerío desordenado del colegial que, dueño de su persona y de su voluntad, sale de la prisión del aula y de la disciplina del claustro. Usó y abusó de la política durante tres cuartos de siglo. Ideales contrapuestos, partidos blancos ó negros, persecuciones grandes y grandes heroísmos, inundaciones de la tinta de imprimir y desbordamientos de la palabra oratoria, mucho renidad del bien conseguido: era el cansancio del mal irremediable. Escarmientos y desengaños desilusionaron al pueblo y lo apartan hoy de ia política con igual rapidez. con que lo engolfaron en ella en tiempos que no volverán. Es evidente, probado y palpable que ya no tiene fe en la política ni confianza en los hombres políticos. Y, sin embargo- -y esta es la singularidad de la condición española, -en Esto, ¿es generosidad stb rae, ó simplemente buena pasta de la masa española? Sea lo que fuere, el ca o se repite invariablemente y se observa ahora en este viaje de novios del Gobietno liberal y del país. Y es de ver, y muy de notar que, en la presente ocasión, más caricias hace el país al Gobierno que el Gobierno al país. Todo él está, ó parece, sosegado. Nadie remueve el hábito de los fraiies como se