Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO i5 DE JULIO DE ración y resolución de! Consejo de ministros; que, en cumplimiento de tal acuerao, en la tarde del miércoles se le presentó el director general de Obras Públicas, con el proyecto de decreto, el cual le fue leído íntegramente con su preámbulo; que teniendo presente las indicaciones del ministro de Hacienda de que los créditos suplementarios y extraordinarios no se aplicaran sino donde existiese ó se presentase la crisis obrera, hizo que el director aceptase tal pensamiento en el sentido de que no se aplicarían las cantidades de que se trata sino en aquellos sitios en que la crisis se presentara con caracteres de gravedad alarmante; sin haber intervenido el presidente de otro modo ni en otra ocasión en la redacción del documento; que encargó al director de Obras Públicas que enviara el decreto al ministro de Hacienda para su conocimiento, y después, cediendo á indicación del propio director, se resolvió él á llamar al ministro de Hacienda, como así lo hizo en la mañana de ayer, en que le entregó el proyecto de decreto y su preámbulo, rogándole lo leyera íntegramente; que después de leerlo el Sr. Urzáiz, le manifestó que en el preámbulo se decía que el acuerdo se había tomado por unanimidad, y que por más que él lo admitía en cuanto á la apertura de los créditos, no lo aceptaba en cuanto á la existencia de la crisis obrera, que sólo conocía por afirmaciones de otros ministros; que habiéndole hecho observaciones sobre la urgencia y la necesidad de que recayera un acuerdo en esta cuestión, puesto que, además de su importancia, tenía que dar cuenta de ella á S. M en el viaje que ayer pensaba emprender á San Sebastián con motivo de otros asuntos, el ministro de Hacienda manifestó que no estaba conforme y se retiró en el acto. Y habiendo sido citado hoy por la subsecretaría para el Consejo, manifestó por teléfono al ministro de la Gobernación que siendo ministro dimisionario no pensaba asistir, y habiéndole indicado el ministro de la Gobernación que el Consejo no había deliberado ni resuelto aún sobre el proyecto de decreto y que, por consiguiente, debía asistir, puesto que en su conferencia con el presidente del Consejo no había dimitido, insistió en que era ministro dimisionario, á lo cual le objetó el de la Gobernación que si persistía en su dimisión, tendría que enviarla por escrito, á fin de que pudiera deliberarse sobre ella, y que unos minutos antes de empezar el Consejo había recibido dicha dimisión, de la cual dio lectura. aRogaba á sus compañeros de Consejo que, con entera independencia de esta dimisión, deliberasen y acordasen si el proyecto de decreto y su preámbulo, leído por el ministro de Hacienda en su casa ayer, interpretaba fielmente el acuerdo adoptado en el Consejo anterior, y resolviesen si debía publicarse el decreto con dicho preámbulo, con otro distinto ó bien ninguno, puesto que esta cuestión estaba intacta. E 1 Consejo, previa lectura del preámbulo y del decreto, acordó, por unanimidad, que uno y otro respondían á lo acordado, y que se debía publicar, si S. M otorgaba su sanción, sin modificarlo en lo más mínimo. E 1 presidente del Consejo manifestó que propondrá á S. M la aceptación de la dimisión del Sr. Urzáiz y el nombramiento de su sucesor, á cuyo efecto empezará las oportunas gestiones después de abandonar hoy su despacho, y que mañana á las cinco de la tarde saldrá para San Sebastián, en donde ya debía de encontrarse hoy, de no haber surgido el incidente que originó la dimisión del Sr. Urzáiz, IOO- Í. PAG. Es verdad que se nos acusaría de organizar concursos inverosímiles para inteligencias extrasobrenaturaks. Porque la tal nota, ni Dios, con ser Dios y todo, la entiende. AEMECÉ Tan sólo manifestó que, como se especificaba en la nota oficiosa, iba en el acto á empezar las gestiones para sustituir al Sr. Urzáiz, y, que pensaba salir para San Sebastián esta tarde á las cinco. I oque dice un ministro. Uno de los ministros con quienes hablamos anoche nos decía: Desde que se celebró ayer la entrevista entre el presidente y el ministro de Hacienda, nosotros consideramos que éste no continuaría en el Gobierno, puesto que el Sr. Urzáiz no hizo ninguna observación á las palabras del Sr. Montero Ríos, no las discutió, ni adujo razones, sino simplemente, al leer el decreto, dijo; -Ya veo que ustedes quieren que yo dimita. Y sin atender á las palabras del presidente, cogió su sombrero y salió precipitadamente del despacho y de la casa de aquél. Hasta ahora no hay nombre para sustituir al Sr. Urzáiz, pues el presidente no ha podido todavía ocuparse en esto. Ecos del gran mundo pnfermos. Está en Londres, restablecida ya de ataque de escarlatina que ha padecido, la her mana del duque de Alba y del conde dsl Monteo, doña Sol Stuart. En Canarias se encuentra enfermo de gra vedad, con una pulmonía, el hijo de la mar quesa de Mirasol, D Pedro Gordón. También están enfermos, en Alemania, el Sr. D José Labillo, y en esta corte D Manuel Mac- Crohon. En San Sebastián sigue mejorando de la enfermedad que padece la señora de Domínguez Muñíz, hija del exsubsecretario Sr. Merelles. Tpn casa de Montero. Por la noche, el Sr. Montero Ríos permaneció en su domicilio, en donc e recibió la visita de los ministros de Estado, Grac a y Justicia y Gobernación. El jefe del Gobierno hizo algunas gestiones, según había anunciado, para llegar á la solución de la crisis; pero éstas fueron de carácter privadísimo, y tan reservadas, que apenas fue posible traslucir la orientación que á sus trabajos daba el Sr. Montero. T f na recepción. Ayer noche tuvo la marquesa de Squílache una de sus agradables recepciones. Entre los que fueron á visitar á la caritativa dama figuraban las marquesas de la Laguna, viuda de Arco Hermoso, señora viuda de DíazMartein, el ministro de la Guerra, los marqueses de Santa Genoveva y de Guadalerzas, D. Federico Loygorri, D. Santiago Méndez Vigo, D. Tomás Gudal, D José María de Esperanza y Sola, D Eugenio R. de la Escalera, don Carlos España y otros muchos. La marquesa, que tenía anunciada para hoy su marcha á La Granja, la ha aplazado hasta la semana próxima. J 7I Sr. Puigcerver. No hay que decir que se citaban numerosos nombres y circulaban distintas combinaciones para proveer la cartera de Hacienda; pero entre todas ellas una tenía caracteres de certeza: la de que el nuevo ministro seria el señor López Puigcerver. A las once de la noche el Sr. Montero Ríos avisó á dicho exministro, y poco después éste llegaba al domicilio del jefe del Gobierno. En la conferencia que ambos celebraron parece que quedó convenido el nombramiento del Sr. Puigcerver para la cartera de Haciend? Esta madrugada se tenía por cierto que el Sr. López Puigcerver acompañará esta tarde á San Sebastián al Sr. Montero Ríos. A no ser que, como no se espera, surja algún incidente que haga variar la solución de la crisis. Y viaje. Han salído: para San Sebastián, el ministro de Holanda, el conde de Casal con su distinguida señora é hijos, y los señores de Oltra y Murga; para París, los señores de Loventhal y de Sacristán; para sus posesiones de Salamanca, el marqués de 3 vanrey, acompañado de su hijo Ricardo; p. ra Ciudad Rodrigo, el conde de la Encina con su distinguida esposa, y D. Fernando de Orellana, y para Fuenterrabía, la señora de López Roberto (D. M) Oara hoy. Celebran hoy el día de su santo: las marquesas de Guadalmina, de Haro, de San Adrián y viuda de Ahumada; condesas viuda de la Quintería y de Pinohermoso; señoras viuda de Vargas Machuca, de Linares Rivas, de Cárdenas, de Vízcarrondo y de Protta. Duques de Gaeta y de Rivas; marqueses de Cerralbo, Agoncillo, Torre Milanos, Revílla de la Cañada, Polavieja, Guerra y Loureda; condes de Santa Coloma, de la Patilla, de Valmaseda, de O Brien, de Foxá, de Roche y de Villanueva; vizcondes de Huerta, de Bleta y de la Vega de la Hoz; barones de Casa Fleix, de Casablanca, de Satrústegui y de Ra mefort. Señores general Bargés, obispo de Palencia, Crooke y Larios, Serrano Fitigati, F Villa verde, Bushell, Navarrorreverter, Macpherson, Bailly Bailliére, Mariáteguí, Noeli, Pineda, G. Amezua, Pineda, Suñer, Arroyo y Alvarez de las Asturias Bohoi ues, Alcaraz, García de la Rasilla, Trompeta, Repulías, Zappino, Clavijo, Roca de Togores, Fernández de la Riva, Cortés, Orozco, Franch, Solano, Podadera, O Shea, Barón, Muñoz Gámiz, Herrera, Ucelay, Toral, Bosch, González Beltrán, Ortiz de Zarate, Gil Robles, Puncel, Escalada, Alcocer, Inclán, Sors, H del Alba, R. Jiménez, Sanchís, F Laguilhoat, Hausser, Musiera, Ledesma, Franco (padre é hijo) Aldav, Zanátegui y otros muchos. A todos deseamos felicidades. OTA DEL DÍA LA OFICIOSA Sí; la nota del día es la nota oficiosa del Consejo de ministros celebrado ayer en la Presidencia. Xéala el amable lector; y si de la lectura de su texto deduce lo que sucedió en la reunión de los señores consejeros... buen desconstantinopolitanizador será. Se sabe, porque se sabe, que al Gobierno se le han enredado las cosas, y que, esta vez no se ¡as ha enredado el diablo, sino todo un Ángel. Pero el que pretenda saber lo que ha sucedido, ateniéndose á la literatura oficial, ya está fresco, ¡y cuidado que el estarlo es cosa apetecible cuan io el termómetro anda para acusarnos de un momento á otro los cuarenta! Si las famosas 5oo pesetas de A B C no hubiesen sido ya tan divinamente empleadas, sería cosa de abrir un nuevo concurso para adjudicarlas á la persona que entienda la nota oficiosa del Consejo de ayer. p i Sr. Montero Ríos. Terminado el Consejo, el jefe del Gobierno abandonó la Presidencia, mostrándose reservadísimo á las preguntas que se le dirigieron.