Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AOTDSCIOS OB, PALABRAS, CLASTficados en secciones. De una á diez palabras, 1 peseta. Por cada palabra más, 10 céntimos. Las abreviaturas y cada cinco cifras se cuentan como una palabra. Al importe de cada inserción deberá añadirse diez céntimos de peseta por el impuesto del Timbre. Los originales se remitirán á la Administración de A B C acompañados de su importe en metálico, sellos de correos, libranzas de la Prensa ú otro giro análogo, el día antes de la fecba en que deban ser publicados. P OS CONFITES SUN producen una deposición natural diaria sin dolor ni irritación. Pomo, una peseta. Gayoso. Arenal, 2 y farmacias. Por mayor: Pérez Martín Velasco. NA DOSIS DE ESTÓHAgo Artificial, tomada antes de comer, produce una perfecta digestión. Caja, 7,50 y 4 pesetas formadas y Arenal, 2. D U serie de espectáculos por la compañía internacional que dirige Wílliam Parish. Sillas de pistia, á 1,50. -Entrada de paseo, 0,50. LAVADORAS AYADORAS MECÁNICAS a 36 pesetas, á pagar en 12 meses, á 3 pesetas mensuales. Hijos Orases. Fuencarral, 8, Atocha, 16. L SALUS INFIRM 0 RUM 1 Relación de milagros y oeohos prodigiosos publicados FARMACIAS ARMACIAS TARIFA Militar. Eortaleza, 49, Teléfono 154; San Bernardo, 57, Teléfono 140, y Paseo de las Delicias, 14. durante la Peregrinación Nacional Pilar. Un folleto, 0,10; ciento, 8 pesetas. Azara, Dormer, 8, Zaragoza. F L ESPECTÁCULOS A R Z U E L A -A L A S nueve y media: Beneficio de laseñoritaMontesinos. Consueliyo. -A las diez y media: La tela de araña. -A las once y inedia. Sección doble: El señor Joaquín. -Emigrantes (estreno) FERRETERAS IQUIDAMOS TRANSPArentes por fin temporada. H u l e s plumeros, gamuzas, irrigadores, cerraduras inglesas, cucaracheras, mosqueras, baterías cocina. F e r r e t e r í a Orueta. Junto San Ildefonso. Corredera, 34. Z IBRO NUEVO. LO ES EL titulado ¿Progresa realmente MODELOS España? por el P. José Farpón nuevos sema- y T. Dominico. De venta; en la nales (verdad) Precios al por librería Paz, 6, Madrid. mayor y menor, sin competencia. Gran Exposición. Entrada libre. -mensajerías. -El mejor T E S T A E FIJÍCAS servicio. Jacometrezo, 4. POSTALES 4.000 L C O I OJR B S UHN. ARTÍCULOS PARA pintura, dibujo, escritorio, colores, lienzos, etc. envia á provincias. Fuencarral, 9, Madrid. K POLO. -A LAS OCHO Y media: El mal de amores. A las n nevé y media: De balcón á balcón y El género ínfiESPECÍFICOS mo. -A las diez y inedia: El chico. -A ARÁSITOS PIEL VELLU- perro cuartos: El las once y alma del da. Se extinguen instan- tres pueblo. táneamente con Mundificante Santoyo, ñna perfumería que se aplica con íorla. Una peseARISH. -A LAS NUEVE ta caja en boticas, droguerías y cuarto de la noche. y perfumerías. Va por correo. Gran acontecimiento. Cuarta Doctor Santoyo. Linares. representación de la segunda A P P j K MARCA QUE LLEVAN gm. las tarjetas postales edi DR tadas por la Casa Thomas, Sevilla, 3. Primera casa en tarjetas postales ilustradas de gente conocida en GEXEROS E PU 3 VTO artistas, bellezas, celebridades, toreros y otros asuntos esARA GÉNEROS DE PUN- pañoles. Catálogo únicamente to los almacenes de calle y á los revendedores de este arplaza de Pontejos, 1. Eugenio ticulo. Tilomas, Sevilla, 3, MaGonzález Sudón. Especialidad drid. en camisetas, medias y calcetines calados. Precios sin comPTTBUCACIOMBS petencia. BRA NUEVA. POTOHIPOTECAS grafia Práctica 1,75 certificada, Postales Zurbarán. JWIILLÓN PESETAS! CO- San Pedro Apóstol, 0,50 doceIVi locaría buenas hipotecas na. Pedidos: Manuel Flores, Piamonte, 19, Madrid. al 7. J. Andrés. Nules. N PINTO SE VENDENv dos buenos hoteles. Santiago, 4, Pinto, darán razón. YI 3 TAG ES E P premiados con medallas oro, grandes premios. V INAGRES PUROS DE vino. Pídase en ultramarinos marca Triunfo Únicos SAPATSRIAS O MODA, Z APATERO DEAtocha, 3, Emilio Benítez. frente Santa Cruz. 6 V ÍJ E PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES DE LOS RR. PP. BENEDICTINOS 162 BIBLIOTECA DE A B C CORAZONES HERIDOS 163 grave, por ¡o menos la que de una manera más eficaz hacía casi imposible todo conato de avenencia entre Ricardo y Juana. Por más que Ricardo sufría profundamente por la desgracia de Juana, su corazón se revolvía ante la idea de aparentar que imploraba perdón. Gracias al concurso de Rene y de María Verneuil, no tardaron en encontrar un tercer piso en la calle de Lille, pequeño sí, pero cómodo y bien aseado. Ricardo, disculpándose con una porción de asuntos que tenía retrasados, permaneció encerrado en su despacho, dedicándose exclusivamente á su trabajo; se limitó á decir que estaba muy satisfecho cuando todo se hubo terminado. No había exigido más que una sola condición, y fue la de que colocase su modesto mobiliario de la calle de Vaugirard en las habitaciones que estuvieran destinadas para él. Durante todo aquel tiempo se operó en Juana una completa transformación. No habían transcurrido muchas semanas después de la boda, y hubiera sido difícil reconocer á la provinciana de Vernay en aquella mujer elegante y distinguida. Resuelta á ponerse al r. ivel de Ricardo, se dedicó á estudiar á las personas que la rodeaban, y pronto comprendió las faltas de que adolecía su educación. Sus maneras se modificaron, y perdiendo aquella torpeza y aquella timidez que en otro tiempo contribuían á cortarla y á que pareciese como atontada, cobró confianza en sí misma, su conversación cambió también radicalmente, y ahora se podía apreciar su inteligencia, cultivada y puesta al corriente de muchas cosas que antes aparentaba ignorar. Con ayuda de María aprendió á vestirse y á peinarse. Mandó hacerse trajes sencillos pero de buen corte, que permitían poner de manifiesto toda la perfección de su talle, y sus hermosos cabellos negros, recogidos con coquetería, no cubrían su frente con aquella banda ancha y lisa de! día en que Ricardo la víó por primera vez. Rene de Verneuil, cada vez más interesado en que desapareciese la penosa situación en que la joven pareja se encontraba, seguía con verdadero placer los progresos de lo que él llamaba la educación social de Juana- Al deseo de ver á su amigo dichoso, se unía- también el vivo interés que le inspiraba la joven. Desde el primer instante había presentido en ella una naturaleza superior, y cada día que pasaba la apreciaba aún más; por eso la ceguera de Ricardo 3 e parecía inexplicable, y encontraba á su amigo más digno de envidia que de lástima. Las visitas de Rene á la calle de Lille eran muy frecuentes, y tres ó cuatro veces por semana almorzaba ó comía en casa de sus amigos. Su presencia y la alegría expansiva que le era peculiar, contribuía á disminuir un tanto la frialdad que constantemente reinaba entre Ricardo y Juana. Esta no tardó en comprender que tenía en Rene un amigo de corazón; por eso no vaciló en depositar en él toda su confianza. Muchas veces una aprobación oportuna ó un cumplido discreto reanimaban d espíritu de la joven. Juana se sentía compadecida, sabía que Rene conocía su dolor, y esta compasión no podía por menos de serle grata. La amistad que unía á Ricardo y á Rene tenía un carácter especial de confianza, de delicadeza y de fuerza. Se profesaban mutuamente una alta estimación que nunca se había aminorado. No obstante, después de su matrimonio, Ricardo no había hecho sino muy raras alusiones á las tristezas de su hogar, y Rene siempre había evitado con especia! cuidado tocar á ias Jíagas de aquel corazón tan cruelmente herido. Dos meses habían transcurrido ya, y ningún cambio aparente surgió en íás relaciones de Ricardo y Juana. Su vida parecía haber emprendido tin curso uniforme que no podía hacer á! a larga más que agravar las profundas diferencias que los dividían. No había ningún síntoma que dejase adivinar una próxima reconciliación. Juana, demasiado altiva para dejar adivinar los sentimientos que era incapaz de arrancar de lo másN hondo de su corazón, afectaba cada vez más una frialdad y una indiferencia que helaban á Ricardo. Todo en aquellos dos seres desgraciados se transformaba en signo de odio. Sin embargo, Ricardo, fiel á su programa, continuaba r o deando á su esposa de cuidados y consideraciones, hasta el punto de aue ella se convirtió en el único interés de su vida. N o iniirrnrmnTBimnrTaaTnitm