Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
féirscRiPcióN í PAGO A N T I C I P A D O POR CADA MES PU BLICl D A D SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos. ReClaittos. Anuncios por palabras Noticias Informaciones. Administración: 55, berrauo, 55, Madrid España, pts. i,5o. Portugal, pts. Unión Postal, 2,5o trancos. Administración: 55, Serrano, 55, Madricl N. 186. MADRID, Í 5 DE JULIQ DE I9O5 S T NÚMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA LOECHES- BALNEARIO De 15 Junio á 15 Septiembre. Fonda, Grandes Jardines, Agua Natural Purgante y Curativa. La Salud a domicilio. Yenta de botellas en Farmacias Droguerías. Jardines, L 5, Madrid. y Droguerías. PARi PÁRVULOS Pensionado higiénico y económico. Bocángel, 13, Madrid AUTOMÓVIL AUTOMÓVIL- iS Se desea alquilar por los meses de Julio, Agosto y Septiembre. Fuerza, doce, dieciséis ó más caballos. Diríjanse las ofertas á la cédula núm. 5 4 8 5 7 Lista de Correos, Madrid. r T p f l Q le I nTM i s s i w f e n i a c o n o c i d o s I IL. I n U O UMpa leroM. KL. AiXUKL. EN DEPÍSITO 8 e admiten m jeble, s. pianos y objetos de arte, facilitando su valor. MONTE BKNEFICO. DINERO l H 0 iU V A I O K poralliajaNy papeletas leí ¡VI o u l e 1. A t A íí A QUE viENOS COBRA l KIi CII f! 6 üos coalites SUX producen una deposición diaria sin! dolor ni irritación, combatiendo el estreñimiento y to ¡das sus consecuencias. Una p e s e t a pomo. Farmacias, y ARENAL, 2 PARA COMPRAR JOYAS Y PLATA CON GRAN ECONOMÍA JOYERÍA FtóRNANDJiZ DOLORES DE MUELAS Desaparecen instantáneamente con las C) i4 ta! 4 c i i l i n a i i t e s de Sánchez Ocaña. No queman ni perjudican la dentadura. De venta: Farmacia, A t o e l i a 3 5 frente á Relatores. V Drincinales de España SALONES DE VUNTAS La casa más barata Madrid Comedores, alcobas, gabinete- pianos, camas doradas y dfe hierro é infinidad de arLículoPV- n 5 cios sin competencia. 12. ROMAXOlVWXi. Vi MALETAS desde 6 pts. MONTE BENÉFICO ¡MOXTFRA 12 nuevos y dencasión. Hay guarniciones. Airoii! io X 1 y 5 COCHES CORSÉS 20.0 U 0 desaldo, rectos. ál, 1,60 y pts. Mayor, 44, esq. a Caza- 164 BIBLIOTECA DE A B C CORAZONES HERIDOS 161 era p o r ella p o r quien trabajaba y p o r quien q u e n a ser n e o? Sí deseaba hacerse hombre célebre, ¿no era para que ella se mostrase orgullosa al ostentar su apellido? Poco á poco iba pensando menos en Susana. Sus pesares se atenuaban, aunque él no se lo quería confesar á sí mismo, pues trataba d e persuadirse de que aquel amor llenaba toda su vida; p e r o á pesar de t o d o el recuerdo de su antigua prometida no le hacía sufrir ya como otras veces. Si Ricardo no amaba todavía á Juana, la apreciaba p o r lo menos. N o tardó en reconocer la dignidad de su carácter y los encantos d e que estaba dotado su espíritu. N o se le escapó el más mínimo detalle d e la transformación que se operó en la joven. Su misma belleza, aunque de un género distinto de la que constituía su ideal, le agradaba. Cada día se sorprendía más de la ligereza con que la había juzgado en un principio. P e r o la salud de la joven se alteraba visiblemente. Aquellas luchas, aquella contrariedad continua, aquella tristeza insoportable, minaban sus fuerzas. Sin embargo, seguía sin quejarse, no solicitaba nada y no esperaba nada tampoco; veía á Ricardo, disfrutaba con su presencia y esto le parecía indispensable para vivir. Vestida con una bata de parió obscuro, cuyos pliegues severos se armonizaban con la expresión algo altiva de su fisonomía, con su espléndida cabellera negra graciosamente ondeada y peinada á la griega, Juana estaba sola en un salón, muy sencillo en su ornamentación, pero muy elegante. Tenía un libro entre las manos, pero estaba con el oído alerta y no leía. E n toda su persona se notaba su desfallecimiento. Sentíase vencida y descorazonada. Un campanillazo la hizo estremecer y se levantó vivamente. Sería, quizá, la visita de una de esas personas indiferentes que ían unidamente á las casas p o r el afán de cumplir. Anunciaron á M r d e Verneuil, y la expresión de Juana se transformó de súbito. ¡Qué sorpresa más agradable! -exclamó- -Yo le creía á usted en Ceucia. Y al decir esto, tendió afectuosamente la mano al ioven dan- Juana, p o r su parte, llevaba constantemente grabadas en su corazón y en su cerebro aquellas inolvidables frases que Ricardo había pronunciado en su confidencia con Rene. Igualmente altivos, mortificados el uno y el otro de la misma manera y temiendo encontrar á cada paso susceptibilidades nuevas, absteníanse de conversar para no interpretar en mal sentido las frases que pudieran dirigirse. E n este temor estribaba principalmente la causa, sí no la más ...absteníanse de conversar cara no interoretar en mal sentido...