Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C VIERNES 14 DE JULIO DE 1905. PAG 5 a t A. v ILUSTRE DESTERRADO M. PAUL DEROULEDE EN LAS ROCAS DE VÍCTOR HUGO, EN PASAGES DE SAN JUAN fuego sagrado en un hogar que es templo donde se rinde culto á la patria francesa. La amnistía votada por la Cámara Yo he visto á Juana sonriente y arroganfrancesa, abre la frontera á Paul Dérou- te en momentos propios para que la mujer léde, el ilustre desterrado como le palidezca de temor y llore de pena. La llama todo el mundo en San Sebastián. he visto, en vísperas de batirse su hermaCinco años de destierro es bastante cas- no, hacer serenamente los preparativos tigo para un delito político que, en todo del viaje, burlarse de la policía francesa que Vigilaba la Villa Alta, para seguir á caso, puede llamarse una gran locura. La figura del poeta, autor de gene- Paul ai fin del mundo y evitar el lance; ral Tioche y de Cantos de un soldado, se ha la he visto, consumada maestra de esgrihecho popular en España; pero hay á su ma, jugar todas las armas y dar lecciones lado otra figura en la cual no se ha fijado á su hermano, tirando al blanco para qae tanto la atención pública, y que es, sobre fuese preparado al duelo. todo en estos momentos, tan interesante La he oído, discreta como Ja discrecomo la de Paul: su hermana Juana, mu- ción misma, hablar con pasión de las cojer varonil de belleza y rubicundez alsa- sas de Francia, s n entrometerse á juzgar cianas, desterrada voluntaria y compañe- la política. La he contemplado sirviendo ra inseparable de su hermano en alegrías de secretaria á su hermano y escribiendo y en tristezas, en satisfacciones y en in- centenares de cartas á otros tantos franfortunios. ceses, que aún esperan en Deroulede Juana Dérouléde es la mujer excepcio- como los judíos en el Mesías. nal que consagra sus cuidados, sus entuCon su hermano ha recorrido paso á siasmos, su corazón entero á infundir áni- paso todas las montañas de Guipúzcoa; mo en el espíritu del batallador político con el ha viajado por mar y tierra; con él francés. Es la vestal que mantiene vivo el ha compartido los sinsabores del destie- N OTA DEL DÍA DEROULEDE rro y de la nostalgia por el suelo patrio, cuando podía lucir y triunfar en la sociedad parisiense, donde es seguro que volverá á ocupar el brillante puesto que la corresponde por su posición social, poi sus bondades y por su nombre. Sencilla en sus costumbres, habla con las pescadoras de la costa como con las damas más encopetadas de ¡a aristocracia. Culta é ingenua, habla de literatura y de arte con los literatos y los artistas, sin traspasar los límites marcados á la mujer, para no aparecer erudita, que es uno de los alardes que menos la idealizan. Amable y solícita, hacía los honores de Vilia Alta con una suprema distinción que, á veces, matizaba con frases de verdadero ingenio en un trilingüe franco- españolvasco verdaderamente delicioso. Para ella, la vuelta á Francia sera doblemente consoladora y ¡lena de vivas emociones. Después de todo, el ilustre desterrado como se le llama aquende el Pirineo, el caballeroso y honrado político como le llaman allende el Bidasoa, aunque le tengan por romántico pe-