Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIÓN PAGO A N T I C I P A D O POR CADA MES PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Es aña, pts. i,5o. Portugal, pts. a. Uníóa Postal, 2,5o frahcos. Adm ¡Áistración: 55, Serrano, 55, Madrid jí N. i85. MADRID, 14 DE JULIO DE 1905 J- V Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabras. Noticias. Informaciones. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid NÚMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA P r AUTORVrOlílL AUTOMÓVIL 9i Se desea alquilar por los meses de Julio, Agosto y Septiembre. Fuerza, doce, dieciséis ó más caballos. Diríjanse las ofertas á j a cédula núm. 5 4 8 5 7 Lista de Correos, Madrid. BB i PARA EyESCANSÍ) UOMlNllAL nesTalmohada, 28 pts. Mesa de comedor cuadrada, 16 ptas. Aparador chinero con piedra, 70. Armario deluna, 75. Salones de Venias R ó m a n o n e s n ú i n 13 LO MAS S E L E C T O JEREZ Y COGNAC IIEL MARQUES DEL REAL TESÜRII Pídase en los principales establecimientos. EN S A N T A N D E R Paseo Concepción, cerca de Sardinero, se vende amueblanuevos y de ocasión. Hay guardo ó sin amueblar magnífico hotel de 5 pisos con extenso niciones. A l f o n s o X 1 y 5 jardín, huerta, agua abundanD I I V E R O al C O M E R C I O tísima, gas, luz eléctrica, iné industria; facilidad para el vernaderos, gallineros, etc. Pareintegro. A propietarios, con san por enfrente dos tranvías. letras aceptadas, se les faciliInformes: Barquillo, SO duplitan cantidades. Caños, 8,6 á 8 cado, 2.0 derecha. Madrid. ¿CAMAS? L, as m e j o r e s y b a r a t a s PRECIADOS, 50 C ontado y p l a z o s COCHES COMPRO Peligros. 5, pl. AGUA DE COLONIA Medicinal de Sánchez Ocaña El producto de tocador por excelencia. Es altamente higiénica y de aroma gratísimo; fortifica la vista cual ninguna y es muy saludable para la piel. Es, sin duda alguna, la mejor y más á propósito para el lavabo. Precio de los frascos en Madrid: 1,1,75,3 y 6 pts. Litro, 6 pfR. ATOCHA. 35. farmacia. LJIOIEI E del v e r a n o y d e l o s v e r a n e a n t e s Se vende en todas las librerías al precio de 2 pesetas. VERANEO BARATO en Asturias ó Alicante, 2 casas con huerta y sanas comidas. V E L A Z Q Ú E Z NÚM. 14 CHAMPFIiEURY COMPRO ALHAJAS P a g o a l t o s reci s AVISO ÚNICA CASA Q U E D A T 01 0 SU VALOK P O R ACltlAJAS Y PAPELETAS á (A MONTE DESDICHAS DE UN PROFESOR Preciosa novela; tomo 4. de la Biblioteca Humorística. S e v e n d e e n t o d a s l a s l i b r e r í a s ú. p e s e t a s 3 Peligros, 18, Joyería TASADOR AUTORIZADO PARA AUTOMÓVILES No más acumuladores. PILE HERMETIQUE 1905. Todas sos D! n- -mtercamhiableR. Se cargan en ruta. I l o r t a l e x a 7 3 C. S A N IFíieVilVIMO, 14 ENTRESUELO CORAZONES HERIDOS 57 mcntaoa a su lado aquella timidez que tenía cuando se hallaba con su marido. Rene la encontró inteligente. Al hacerse cargo de su defensa enfrente de Ricardo, había sido sincero. P e r o impresionado ahora p o r la triste confesión de su amig o se preguntaba si la pobre joven tendría mérito suficiente para ganar el corazón de su marido, dadas las circunstancias penosas en que se encontraba. Esta incertidumbre es la que le estaba torturando desde la víspera. xni Una ocupación que suele ser tan grata y tan delicada para unos recién casados como es el arreglo del nuevo hogar, y tan llena de poesía á pesar de su aspecto material y positivo, debía revestir un carácter muy distinto para Juana y para Ricardo. T o d o lo que constituye un encanto iba á resultar para ellos pesada tarea, y cada uno de los detalles sería como un alfilerazo que les recordase lo falso y anómalo de su situación. Ricardo lo comprendía así. Desde la mañana siguiente al día de su llegada, después de un almuerzo á solas en el que el matrimonio experimentó un indecible malestar, á pesar de sus esfuerzos para sostener una conversación fría y superficial, Ricardo r o g ó á Juana que fuese á su gabinete. Después de acercar un sillón al lado de la joven, Ricardo habló así: -Juana, he pensado que se hace necesario, antes de t o d o una explicación entre nosotros. T e n la seguridad de que no tratare de atenuar mis faltas para contigo; éstas son irreparables y sé que tienes el derecho de juzgarme y de calificarme como quieras. Sin embargo, te juro que al casarme creía que ignorarías siempre la triste realidad, y mis intenciones eran las de sacrificarme para hacerte dichosa. Al menos, éstas eran las excusas Que me daba á mí mismo. ¿Es eso todo lo que tenías qite decirnie? Cada día que pasaba, la mala inteligencia que los separaba se iba acentuando más. Humillado ante Juana, persuadido de que no le perdonaría nunca el haber destrozado por completo su existencia, Ricardo creía leer en la tristeza y en la frialdad de la joven reproches y desprecios. Dada su naturaleza y lo delicado de su conciencia, nada le podía parecer más d u r o Aquel pensamiento le torturaba sin ce jav, y era tal su obstinación, que todas las palabras de Juana las interorcíaba en el mismo sentido.