Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES i3 DE JULIO DE J 9 O5. PAG- 8 de practicar pesquisas en averiguación de! a persona que adquirió y condujo la bomba á la vecina República. Sabíase, sí, que en el complot figuraba im sujeto de quien no se tenían más noticias que CRÓNICA ILUSTRADA UEVO SECRETA- Para suceder en N RIO DE ESTADO l cargo de See cretario de Relaciones extranjeras de los Estados Unidos que la muerte de mister Hay ha dejado vacante, ha sido nombrado M r EÜhu Root. Procede este político americano de la Magistratura, y hasta 1885 era attorney del distrito meridional de Nueva York, donde disfrutaba de gran reputación como legista. Mac- Kinley le hizo en 1899 ministro de la Guerra, en cuyo cargo se distinguió notablemente, y hoy que el presidente Roosevelt le ha confiado la cartera de Relaciones internacionales, la opinión de sus conciudadanos aplaude sin reservas su designación para departamento tan importante. Dícese que la aceptación del cargo por parte de M r Root, constituye una gran prueba de desinterés, pues su entrada en el Ministerio le cuesta un sacrificio pecuniario que se calcula en 200.000 dollar? Parece que el mismo M r Hay deseaba que fuera su sucesor M r Root. E L CRUCERO RUSO El día 9 del co DNIEPER rriente llegó á Vigo, procedente de Aden y Port- Said, el crucero auxiliar de la marina rusa Dniéper, que antes estuvo en el teatro de la guerra ruso- japonesa. La autoridad de Marina pasó á bordo y previno al comandante del buque que únicamente podía permitírsele detenerse veinticuatro horas. En este tiempo hizo su provisión de carbón para continuar el viaje. El Dniéper salió de Djibouti, colonia francesa del golfo de Aden, el 24 de Junio, y en Port- Said permaneció aislado con motivo de existir allí la fiebre amarilla. En dicho puerto dejó trece náufragos del vapor inglés Tejida, que procedía de Hong- Kong y fue echado á pique por un barco ruso, que se supone sea el mismo Dniéper. El crucero auxiliar ruso lleva á bordo numerosos heridos del combate naval de Tsushima. Desplaza este barco 12.796 toneladas y tiene 386 tripulantes. pendant á la gente de Galicia que se ha venido á Madrid. Claro es que ni el presidente del Consejo ni yo tenemos! a pretensión de ser los únicos teimófilos y frigorifobos de la villa del oso y del termómetro, y estamos seguros de que muchos conciudadanos comparten nuestro amor al calor y horror al frío; pero no todos tienen, como nosotros, el valor de sus actos. Don Eugenio lo tiene probado en la Alta Cámara, y este servidor de ustedes, á quien todavía no le ha sido fácil intervenir en la temperatura de ninguno de ios Cuerpos colegisladores, se limita á elevar todo lo posible la del suyo digan lo que quieran las cámaras frigoríficas. ¡El calor es la vida! No nos ordenó el divino mandato que ganásemos el pan con los sabañones de nuestras manos rtj con el estornudo de nuestras narices, sino con el sudor del rostro, y el rostro no suda sino cuando hace bastante calor. ¡Vaya calor! -dicen los flamencos. ¡Venga calor! -decimos nosotros, los convencidos. Si el sol se apagara- -ha dicho un filósofo, -moriríamos... ¡en el oscurantismo! Por donde vengo yo á deducir que, si el calor se acabara, nos moriríamos de frío. ¡Habladme del calor de la improvisación! ¡De la ardiente fantasía! ¡De la llama del genio! ¡Del fuego de! entusiasmo! ¡Del ardor de Ja pelea! Todo eso es bello, todo es grande. o W t t Wt rt s 1 i i i i t EL ANARQUISTA FRANCISCO PÉREZ LEIRA, PRESO AYER EN EL HOSPITAL PROVINCIAL DE MADRID Esta es la ¿poca de ios éxitos calurosos y de las conquistas amorosas, cuyo primer triunfo consiste en romper el hielo. ¿Qué novios pueden temer ahora que se enfríen sus relaciones? Jírdo per te de un puro e santo amore, cantan ahora al unísono todos los Lohengrines y todas las Elsas de los países cálidos. Regocijémonos en el Señor. (En el señor presidente del Consejo de ministros) Porque ha llegado nuestro tiempo. Regocijémonos y compadezcamos á los candidatos á diputados que invaden á estas horas los ministerios, porque las cuatro quintas partes de estos aspirantes... están frescos. A los que duden de la saludable influencia del calor en las costumbres, presentémosles la instancia de las golfas pidiendo el baño. Su oposición á la limpieza, su odio á la higiene, su rebeldía á la autoridad, todo ha cedido en cuanto e calor les ha convencido de que ahora es cuando gusta remojarse el cuerpo. las que proporcionó una modista que se hallaba en el lugar de la explosión el día del suceso; pero como aquellos datos eran insuficientes, pues la aludida mujer sólo dijo que el individuo sospechoso era de aspecto simpático, de estatura regular y barba negra, buscábasele por todas partes con la esperanza de que el éxito coronara tan difíciles trabajos. Y esto parece que ha ocurrido. En efecto, hace pocos días supieron los agentes encargados de vigilar en Madrid á los más significados anarquista? que varios de éstos frecuentaban el hospital Provincial á las horas en que el reglamento permite al publicóla entrada. Se hicieron averiguaciones, se extremó la vigilancia y pudo comprobarse que en el citado establecimiento benéfico se hallaba un sujeto recién venido de París y que indudablemente profesaba las ideas anarquistas de los que iban á verle. 1 ntervención del gobernador. Al tener noticia el gobernador, Sr. Ruiz Jiménez, del resultado de los trabajos policíacos, decidió explorar personalmente la condición del sospechoso, y en la madrugada última, á las dos próximamente, se presentó aquella autoridad en el hospital, acompañado del jefe de vigilancia Sr. Ibarrola y de dos agentes. j- g ablando con el enfermo. Una vez que el gobernador hubo üegn do á la sala núm. 3o del hospital, se aproximó á la cama que ocupaba el supuesto anarquista, y le hizo algunas preguntas. El enfermo manifestó tener treinta años di edad, ser natural del Ferrol y llamarse Francisco Pérez Leira. Confesó ante varios testigos ser anarquista, aunque no de acción, y añadió que hace pocos días llegó á esta capital procedente de París. Dice que conoce á Malato y á Vallina por haber estado con ellos en Francia antes de que S. M realizara su viaje, y sin resistencia ni oposición entregó cuantos papeles, documentos, folletos y recortes de periódicos guardaba en su poder. A otras preguntas que le dirigió el gobernador, contestó que ha sido siempre mecánico y que cuenta con buenos amigos monárquicos que ocupan altas posiciones sociales. Al ir los oyentes á reconocer la caraa que ocupaba, manifestó Leira que no había mas COSAS T irán ustedes lo que quieran de estos calo res, pero el presidente del Consejo y yo celebramos su llegada calurosamente, y no incluyo entre los celebrantes á D José Échegaray, porque, ausente de la villa y corte, no tiene la dicha de disfrutarlos como nosotros. ¿Adonde vais? -les preguntará alguna amiga, al verlas salir de la Cárcel de mujeres. Y ellas responderán: -Adonde va la aristocracia. ¡Salimos para baños! CARLOS LUIS DE CUENCA Don José es uno de los que cumplen en estos momentos la ley de las compensaciones y se han ido de Madrid á Galicia para hacer TTrabajcs de la policía. Desde el atentado de que fue objeto en París S. M e! Rey de España, tanto la policía de aquella capital como la nuestra no cesaban