Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 13 DE JUlllO DE 1903. PAG. 5 terenaa de las gentes. Es un trabajo muy do y de frío. Por eso huyen muchos, te- adquirido una gran dosis de enérgico enhermoso, y cumpliendo su encargo, he merosos de que la crítica ciega y mordaz tusiasmo. Las grandes revoluciones del pulsado personalmente la opinión, y á la les califique de apestados. Por eso tam- porvenir no se harán como las pasadas y hora piesente, nuestros Prelados, las bién, cuando se emprende una campaña las presentes, con voces, sangre y dinamás ilustses individualidades de Madrid noble, altruista, piensan muchos en si en- mita; se realizarán cuando los hombres la suscriben, sin distinción de opiniones. cubrirá algún fin utilitario más ó menos de recto pensar pierdan el miedo á las Con este motivo me he convencido de bastardo, y cuando se convencen de que cobardes mesnadas de voceadores inconsque es cierto lo que sostuve siempre. Hay el iniciador no piensa en su beneficio per- cientes, á quienes se supo despertar percentenares de buenas almas que piensan sonal, sino en el de la colectividad anó- sonales apetitos; cuando se percaten las lo que nosotros, que quieren mejorar la nima y desgraciada, suele hacérsele justi- masas de que el egoísmo individual acacondición humana y combatir la mor- cia, pero se le califica entre los ilusos in- nea ia ruina de la colectividad; cuando desinfectémosla talidad infantil, y política de la polilla antes que se me oldevastadora que la vide, he de recorcorroe, y el Estado dar el nombre de no sea el coco de mi condiscípulo las gentes, ni un doctor Hernández vulgar r e p a r t i d o r Briz, autor de un de menudas limosrazonado a r t í c o nas asquerosamente s o b r e el citado arrebatadas por turasunto, publicado bas holgazanas y hace tiempo. famélicas. De lab os de las Y para ello es insignes personas preciso que nos deque ya subscriben mos las manos y nos la instancia, he oído abracemos hasta palabras muy sinsentir que laten al ceras; todas comunísono nuestros prenden perfecta corazones, cuantos mente los términos lloramos á veces del problema y su desalentados conimportancia; pero templando la amarla mayoría maniga soledad en comfiestan temores y pañía de nuestras recelos respecto a almas, cantada por la eficacia de sus el altísimo poeta demandas y gestioespañol. nes, pues conocen M DE ToLOSA LATOUR el egoísmo, la ruindad del Estado Ogro. ECOS DE Es muy doloioso decirlo, pero la verBERLÍN dad se impone. No AURES NO HA. sé qué tiene el GoBLARÁ bierno, sea cual fueReina gran desre, que atrofia y esilusión entre los teriliza las energías socialistas. Se prede los consejeros paraban árecibir en triunfo al gran Jaumás conspicuos, los rés, y Jaurés ya no cuales p r o y e c t a n vendrá. grandes cosas que no llegan á realizar. Desde hace días Los intereses perla Prensa en genesonales despiertan ral, y la socialista especialmente, coambiciones que pumentaban la venida diéramos llamar miá Berlín del célecrobianas, origen j bre tribuno francés, de diversas y muy L la oportunidad y la curiosas infecciones importancia polítiministeriales. M R EL 1 HU ROOT, NUEVO SECRETARIO DE ESTADO DE RELACIONES EXTRANJERAS ca de esta visita. Para ser escuchaFot Chusseau Haviens DF I O S E E U U DE NORTE AMERICA Y el mismo Jaurés do y aK ido es preciso invocar nombres, no ideas. Y los útiles como un espíritu poco practico, con- contaba á quien quería oírle que venía á nombres suelen respetarse; de las ideas denándole así á perpetua soledad moral. Berlín á decir verdades. ¡Bueno estaba él! nadie hace caso. ¿Tiene esto remedio? Creo sinceraPor esta causa, la soledad en compañía mente que sí. Hay que alentar todo imPensaron aquí sin duda que si quena de que hablaba el inolvidableCampoamor, pulso noble y pedir la votación personal, decir verdades, mucho mejor era que las se va acentuando en la sociedad contem- como ha ocurrido en el caso que motiva dijera en Francia, y el Kaiser, á quien le poránea, y en lugar de espantarnos la so- estas lineas. Dice el vulgo que hablando gusta también hablar, y hablar muy claro, se entiende la gente y yo añado que se lo hizo significar así. ledad del ermitaño, la apetecemos. ¿Qué pensará el Sr. Jaurés? Asistid á juntas y consejos, y sobre hablando de cosas grandes y buenas, se ¡Al buen callar llaman Sancho! Ciertalos dictámenes y votaciones se advierte entienden mucho mejor los corazones En veinticuatro horas dedicadas á ver mente no esperaba tal chasco. una tenue bruma de personalismo malsaEl Ncrddeuhche Allgemeine Zeitung no, semejante á la que flota sobre lab distintas personas en sus soledades resaguas estancadas, auz hace tintar de mie- pectivas, afables, atentas, estudiosas, he (Gaceta de la Alemania del Norte) pe- J