Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 EAÑO TRES, NUMERO 182. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. SE MADRID, 11 DE JULIO DE i 9 o 5 NUMERO SUELTO, 5 CENTS. la ocupe el enemigo, y luego que la ven en poder de éste no saben más que tomarla á viva fuerza, con lo cual experimentan grandes pérdidas ó lamentables derrotas. Por esta vez, la posición que hay que ocupar ha sido vista y estimada en su verdadero valor. La parsimonia puede dar origen al contratiempo usual, que, por lo mismo, produciría peor efecto en el espíritu público. En la oportuna apreciación de todas las circunstancias citadas está el conjuro del peligro. siento en una silla y compruebo, un poco asombrado, que nadie aparece ante mí vista. Esta ciudad, pienso, es verdaderamente extraordinaria QOBERNAR ES PREVER Gobernar es resistir Este afoPoco á poco la alameda se llena; las rismo, repetido hasta la saciedad, fue un mesitas de los cafés se pueblan; caminan tiempo la base de la política conservadosobre el asfalto mientras la música parera, según Cánovas. ce tocar una muchedumbre de vestidos Gobernar es transigir Esta frase, claros, de pantalones blancos, amarillenmuy del gusto de D Práxedes Mateo tos, de americanas entalladas, á la gwarni. Sagasta, fu 4, en el período de la RestauY en el borde de la acera, sentados en ración y la Regencia la clave de la polítilas livianas sillas, otra multitud de especca libera tadores contemplan acaso, un poco can Gobernar es prever Este apotegma sados ya, un poco aburridos, el ruidoso MANUEL TROYANO es hoy el que, á juicio de la gente de desfile. buen sentido, debe ser el fundamento Y en este instante yo veo ante mí una principal de la gobernación del Estado. anciana vestida de negro, que sonríe bon ¿Cuá! de las citadas máximas habrá de dadosa y me alarga un diminuto papel CRÓNICA TELEFÓNICA inspirar la resolución del Gobierno, en lo rojo. Y este es mi primer desencanto en LUNES 10. tocante á la crisis obrera de Andalucía? la bella ciudad. Cuando nuestros ensue ¡El lector responderá mejor que podríap I ligero desencanto. Esto es lo mejor ños caminan descarriados hacia el infinito, mos hacerlo nosotros, teniendo, como que puede desear un bañista. Yo me hacia lo que no sabemos, en este ambientiene, noticias de lo que por allá ocurre! lavo, me visto, cojo mi pequeño hastón y te de espiritualidad, de frivolidad y de En centros agrícolas de importancia, salgo á la calle. En el umbral de la puer- elegancia, vivienda del Rey y marco de miles de jornaleros sin trabajo se arremo- ta me he detenido un momento. Voy á formas peregrinas, esta excelente anciana linan á la puerta de los Ayuntamientos inspeccionar una c i u d a d desconocida. enlutada nos llama con su papel inex. xa pidiendo salario y ocupación. Los Muni- ¿Había un placer mayor que el de vagar ble á la realidad doloiosa. cipios agotaron sus recursos durante la á la ventura por calles q u nunca hemos AZORJN anterior calamitosa temporada; ios labra- pisado, sin amigos que nos hagan mirar, dores acomodados, los terratenientes ri- sin sentir en nuestras manos el peso de un cos estrujaron su bolsa para socorrer, en bxdeker? Yo doy con el bastón en el suelo Los créditos extraordinarios lo posible, la miseria y contener la ho- unos ligeros golpes y comienzo á caminar CONSEJO DE ESTADO JL rrible marea deí hambre. Con la fatal ne- despacio. La calle es recta, no hay en toca- Ayer por la mañana se reunió la Comí- cesidad de malbaratar los ganados á fin ella ni un desnivel, ni una brizna, ni un pa- sión permanente del Consejo, bajo la presidende que, por (alta de pastos, no muriesen pel roto. A la derecha, al final, encuadrada cia del Sr. Groizard, con el fin de informar de inanición; con el ineludible pago de entre las dos filas de las fachadas simé- en el expediente de créditos extraordinarios inlos pesados tributos y con la menguada tricas y limpias, aparece la empinada la- coado por el ministerio de Agricultura. Puesto el asunto á discusión, todos los concosecha, no se pueden repetir los escuer- dera de un monte, cubierta de una suave zos y sacrificios. E! Estado ha previsto verdura; á la izquierda cierra también el sejeros opinaron que los créditos debían consituación tan violenta, y el ministro de horizonte el follaje gayo de una arboleda, cederse, y en tal sentido y haciendo constar la unanimidad del acuerdo, se emitió un informe Agricultura y Obras Públicas, encarnan- y delante de mí, cerrados de una alta que quedó pendiente de la reunión del pleno. do esa previsión, obligado por ello, quie- verja, se yerguen unos olmos en un peEste se congregó á las tres y media de la re anticiparse á dolorosos y ya parcial- queño y encantado jardín; una grata y tarde. mente iniciados acontecimientos. densa sombra cae de los árboles seculares Asistieron los Sres. Groizard, marqués de Si el Gobierno liberal optase en el sobre el tapiz verde y fresco del suelo; la Vega de Armijo, López Domínguez, M o asunto por la aplicación de la máxima van, vienen, giran, vuelven pausados, en ret, fcchegaray, Sánchez Bustillo, Santos Guz gobernar es resistir cuando prever ha una agua transparente, unos gruesos peces man, Bugalla! duque de Almodóvar, Veragua y Aguilera. sido fácil, ¿cuánta y cuan abrumadora se- rojos y pardos; y bajo los olmos, entre EJ Sr. Gullón, único consejero que dejó de ría su responsabilidad ante el primer san- la fronda, cru ¿a de tarde en tarde la si- asistir, se encuentra actualmente fuera de M a lueta blanca, esbelta de una muchacha drid. griento conflicto que surgiera? Aparte de eso, ¿no es mucho más ga- con su sombrilla roja... Expuso el Sr. Groizard á los allí presentes llardo y más conveniente para un MinisYo continúo avanzando; todas las ca- el objeto de la reunión, y acto seguido conceterio anticiparse á la necesidad, que no lles son cortas, rectas, inmaculadas. Los dió la palabra á algunos señores consejeros, aparecer luego como cediendo bajo la tranvías eléctricos pasan raudos; corre rá- que después de observaciones que en nada amenaza y a presión del motm? Supon- pida una cesta de blancos mimbres. Y en afectan á la concesión de créditos, se mostragamos que mañana hubiera en Madrid las tiendas, en sus escaparates, en sus tol- ron conformes con el dictamen emitido por la Comisión permanente. una crisis ministerial, que fuese como la dos, en sus rótulos, en las techumbres Ahora bien; como del informe de la Intermecha encendida de la crisis agraria, empizarradas y brillantes se ve como un vención de Hacienda puede deducirse que la ¿sería dable calcular las consecuencias? aire de elegante y frivola ciudad francesa. concesión de créditos como éste es contraria á Y si se acudía íarde con el remedio, ¿no H e llegado en mi peregrinación á una la ley, pues no está comprendido el caso preencerraría semejante proceder un inevi- alameda; dos filas de árboles corren por sente en ninguna de las excepciones que aquétable y funestísimo contagio? el centro de la calle; á una banda hay un lla señala, se hace constar en el dictamen emiN o se debe olvidar que el cargo más paso de portland; por la otra banda, ado- tido por la repetida comisión, que si bien es fundado que se dirige á los Gobiernos quinada, marcha el tranvía. E to creo que cierto que la letra de 1 a ley no autoriza el crédito la situaaqui es el de ir siempre detrás de los es el bulevar. Son las doce: el paseo está ción extraordinario que para aliviar demanda, agraria de Andalucía ahora se acontecimientos. Se parecen á aquellos casi desierto, lina música colocada en un no lo es menos que las leyes deben interpregenerales á quienes jamás se les ocurre tsmplete toca algo armonioso y suave tarse ampliamente v no en sentido strecho y ocupar una fuerte posición antes de que que apiñas llega á nuestros oídos. Yo me literal Crónica política SAN SEBASTIAN