Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANUNCIOS A 5 ÍITKCIOS POR PALABRAS EN SECCI MÚSICA U I T A E E A MÉTODO flamenco (música y cifra) por B. Marín. Circulares detalle. Administración, M o r a t í a 7, ó Sociedad Autores, Arenal, 20. PUBUÍCACIOXES IBBO NUEVO. LO ES EL titulado ¿Progresa realmente ERpa a? por el P. José Farpón. y T. Dominico. De venta; en la librería Paz, 6, Madrid. ARÁSITOS PIEL TELLUÓMICO. -A LAS DIEZ: da. Se extinguen instan (Eeprisse) Cambios natutáneamente con Mund ficante rales. -A las once: Academia OE P ALABEAS, CLASTficados en secciones. De Santoyo, fina perfumería que modelo. -A las onoe y tres tina á diez palabras, 1 peseta. se aplica con borla. Una pese- cuartos: La reina del couplet. Por cada palabra más, 10 cén- ta caja en boticas, droguerías timos. Las abreviaturas y cada y perfumerías. Va por correo. cinco cifras se cuentan como Doctor Santoyo. Linares. AEISH. -A LAS NUEVE nna palabra. A l importe de y cuarto d e l a n o c h e cada inserción deberá añadirFunción extraordinaria y huse diez céntimos de peseta por morística á beneficio de los ESPECIAÍ. II A DES el impuesto del Timbre. populares excéntricos Antonet y Walter. -Grandes novedaLos originales se remitirán á la Administración de A B C I D O L PAEA LIMPIAS des y sorpresas. -Obsequio por los beneficiados de un reloj acompañados de su importe en metales. Garantizamos remetálico, sellos de correos, li- sultado asombroso admitiendo Eemontoir, de oro garantizabranzas de la Prensa ú otro devolución si no s a t i s f a c e do, y toda la compañía intergiro análogo, el día antes de Exportación provincias. Des- nacional que dirige William la fecha en que deban ser pu- cuento por mayor. Hijos Gra- Parish. blicados. ses. Fuencarral, 8, Atocha, 16. P P C P G L SASTRERÍAS A 15 PESETAS TKAJE dril; 10 4 30, piqués. AlpaPOSITORES SUSPENSOS signatura francés apro- ca, de 15 á 50. Preciados, 26, portada verde. baránla seguramente en Septiembre. San Onofre, 6, principal. T E S T A E CASAS OPOSICIONES S O 2 PINTORES EJADA DE VIDEGAIN. Pinturas y decorados artísticos. Santa Brígida, 6. C OI, RF 3 S UHN. AETICULOS PAKA pintura, dibujo, escritorio, colores, lienzos, etc. envía á provincias. Fuencarral, 9, Madrid. K FERRETERÍAS EZ L A -A L A S Z Aocho U Emedia: Los dichos. y A las nueve y cuarto: La IQUIDAMOS TBANSPArentes por fin temporada. H u l e s plumeros, gamuzas, irrigadores, cerraduras inglesas, cucaracheras, mosqueras, baterías cocina. F e r r e t e r í a Orueta. Junto San Ildefonso. Corredera, 34. L T VENDE CASA JABDIN, SEabundancia aguas, buen sitio. Mantuano. 9, Prosperidad. SE V E N E N PINTOdarán razón D E N dos buenos hoteles. Santiago, 4, Pinto, VINAGRES vara de alcalde. (Hermanos Palacios) -las diez y media: A- -A las NA DOSIS DE ESTÓMA- Consueliyo (estreno) ¿Quo vaonce y tres cuartos: go Artificial, tomada an- dis, Mortero? (Hermanos Pa es de comer, produce una perfecta digestión. Caja, 7,50 y 4 lacios) pesetas farmacias y Arenal, 2. POSTALES ESPECÍFICOS U MODELOS 4 n n n J Precios al po J w nuevos semanales (verdad) ENEROS BE PUNTO tación. Pomo, una peseta. Ga- rrible Pérez. -A las diez y meyoso. Arenal, 2 y farmacias. dia: El perro chico. -A las onPor mayor: Pérez Martin Ve- ce y tres ouartos: El alma del lasco. pueblo. I ES D OS C O N FsinTdolor SUN A las nueve yLASde amores. -plaza de GENEBOS 1. DEcalle y A POLO. -A mal OCHO Y P AEA Pontejos, de PUNproducen una deposición media: El to los almaoenes natural diaria ni irrimedía: El t e Eugenio González Sudón. Especialidad en camisetas, medias y calcetines calados. Precios sin competencia. I N A G B E S P U E O S DE mayor y menor, sin compete. ovino. Pídase en ultramacia. G- ran Exposición. Entrada rinos marca Triunfo Únicos libre. -Mensaie- nas. -El mejor premiados con medallas oxo, servicio. Jacometrezo, 4. grandes premios. V bellecida con nuevos y preciosos modelos. EXPOSICIÓN DE LAjetas postales de laTABCasa Thomas, Sevilla, 3, ba sido em- ZAPATERÍAS A P A T E E O D E MODA, Emilio Benítez. Atocha, 3, frente Santa Cruz. Z CORAZONES HERIDOS 147 ¿Y por qw ¿He de amarle yo? za que abrasaba y aprisionaba su cuerpo, no sintiéndose con ánimos ni con valor para despojarse de ellos, como hubiera sido su deseo. Transcurrían los minutos y las horas sin que aquellos pensamientos que la torturaban se apartasen de su cerebro. La lámpara se había apagado, y aJlí, en la obscuridad, con los ojos cerrados para mejor concentrar su espíritu en sí misma, se complacía en torturarse, removiendo el puñal en su herida con el insensato anhelo de aumentar su suplicio. A su alrededor la calma era completa; el monótono tic- tac del reloj era lo único que turbaba el silencio de la noche. Las manecillas giraban sin cesar, y pensaba con angustia aue caiía una de sus infinitas vueltas le acercaba á la hora en que seria preciso volverle á ver... sí, volverle á ver, Jeer el odio ó la compasión en su semblante y dejar ignorado para todos el drama que se agitaba en el fondo de su corazón. Muchas veces en aquella noche de agonía se preguntó cómo sería posible sufrir tanto sin sucumbir. Hacia la madrugada se quedó un poco traspuesta; la naturaleza, cansada de luchar, tomaba su desquite. Cuando se despertó era ya día claro; la tormenta de la víspera se había disipado. Experimentó cansancio en el cuerpo y en el espíritu, como si saliese de una horrible pesadilla. Todos sus nervios estaban quebrantados á causa de la tensión del día anterior; sus ojos, abotagados por el insomnio y por el llanto que había derramado copiosamente, erraban sobre todos los objetos que había á su alrededor y á duras penas llegaban á separar el sueño de la realidad. El sol apareció radiante, y uno de sus hermosos rayos se deslizó por entre los postigos, posándose un instante sobre el lecho y yendo á parar después á la falda de Juana, llenando de luz su blanco vestido de recién casada. La joven se estremeció al verlo, y en un instante acudió á su espíritu toda la desesperación y toda la tristeza de la víspera. Con mano febril se quitó el vestido y arrancó lasflores, rasgando, rompiendo y arrojando lejos de sí todos aquellos adornos que tan funesta impresión le causaban. Unas golondrinas, mensajeras de dicha, habían construido su nido en su ventana; habíalas acogido como dulce presagio, y todas las mañanas asistía gozosa á su alegre despertar. Ahora su canto le irritaba; habíanla mentido también; ¡todo era engaño y falsedad! La habitación se llenó de luz y de sol; la ironía de aquel día espléndido le hacía daño, y ocultando el rostro entre sus manos se puso de rodillas, ¡pero imposible rezar! En su corazón no había más que desesperación y desconsueloTan sólo sus lágrimas imploraban la protección divina, el socorro misterioso de Aquel que dijo: Que vengan á mí todos los que sufren Cuando se levantó estaba más tranouila, y Ja energía de su