Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES 10 DE JULIO DE 1905. PAG. 8 nacional) pero excelentes, ya hablaremos; hoy, á los hechos. Venía quejándose parte de la Prensa militar de la escasez de oficiales subalternos; verdad pasmosa en un ejército que t i e n e 20.000 oficiales en presupuesto para un ejército de paz de 80.000 hombres y de 5o á 60.000 en guerra; abundancia que contrasta con la parsimonia japonesa- -tomemos el veibi- gratia mas actual, -mediante la cual, en Febrero de 1 904 había en presupuesto unos 8.000 oficiales, con los cuales se han arreglado los 600 ó 700.000 hombres que han combatido y vencido á ios rusos. Para remediar la susodicha y pasmosa escasez proponíanse mil medios, á cada cual más español y más tendencioso á aumentar oficialidad, es decir, á que pariera la abuela. El general Weyler ha dado la solución más inverosímil- -dentro de nuestras costumbres, -y por lo tanto más racional. No haya más subalternos que los puramente indispensables, ó sea los que figuren en los cuadros de paz de los cuerpos armados y servicios auxiliares CLARK, DE CANADÁ (B O T O N) t Ot R C 1O de campaña A LM U N D O A P I EY S I N D I N E R O Tal solución- -permítaseme el autolimpieza esmerada con el cuerpo como bombo- -la defendí yo en las Cortes el garantía de lucidez de espíritu, firmeza año 98, reproduciendo el voto particular de juicio, equilibrio del sentimiento, vo- que el Sr. Mellado me había hecho el luntad libre y conciencia sana. La lim- honor de apadrinar ante el Congreso pieza es signo de pureza moral. en 1891. Por lo tanto, he aplaudido al Se estudia, se investiga y se establece general Weyler por adelantado. Las venla proporción de la criminalidad en razón tajas de tal medida son varias é independirecta con la falta de limpieza, del mis- dientes del carácter especial que llegue á mo modo que con la ignorancia. tomar- -si toma alguno- -la organizaLas gentes acomodadas instalan los ción del ejército en España; es decir, cuartos de baño como la pieza más indis- ventajas absolutaspensable del hogar; pero la innovación Primera: hace innecesarias las copiosas no llega á las clases desheredadas; las premociones de ingreso en las Acadepersonas más limpias de entre ellas, se mias militares, que destruyen la obra dolavan la cara y las manos algunos días en lorosa, peto imprescindible, de las amorsu pequeña aljofaina de loza. tizaciones de vacantes. Y cuando se ven ante una piscina, Segunda: reduce el personal excesivo cuando han de tomar un baño general y por los empleos inferiores, con lo cual se refíigerante, es á la entrada de la cárcel lograría que haya mejor proporción entre ó en el asilo, cuando la imposición de la ellos y los superiores, y que así la carrefuerza lo hace odioso á los pobres cuer- ra militar tenga el estímulo, que debe tepos estremecidos por la impresión ner- ner, de llegar con nelativa juventud á viosa del contacto extraño del agua. puestos de alguna consideración. ¡Cómo se agrandan á nuestros ojos las Tercera: prepara el camino al aumenépocas aquéllas en que la religión impo- to de sueldos, que es ya una necesidad nía la limpieza y la multitud se agolpaba de neludible satisfacción. a la puerta de los baños públicos! A mi juicio, el complemento de la meMerecerá justos elogios el Sr. Vincen- dida adoptada por el ministro de la Gueti si realiza su propósito de establecer rra sería asignar, por lo menos la tercera en cada barrio piscinas gratuitas y gene- parte de las vacantes de oficiales subalterralizar el uso de los baños para que los nos al ascenso de sargentos; es el único infelices no los vean por primera vez á medio de asegurar al ejército una clase, la entrada del asilo ó de la prisión. cuya importancia disciplinaria es inmenCARMEN DE BURGOS SEGUÍ sa; y además, en los ejércitos en que asciende el sargento á oficial, es más fácil que los oficiales de colegio lleguen jóveN APLAUSO AL MINISTRO nes á altos puestos. DE LA GUERRA No sé si habré sabido manejar el botafumeiro por falta de costumbre; la intenEso de que nunca segundas partes fueron buenas supongo que sólo rezara ción es buena, como la del ministro. GENARO ALAS con los casos en que lo fueron las primeras; la primer etapa ministerial del actual ministro de la Guerra no pasó, á mi juicio, de mediana; y tal vez por ello se POR TELEFONO presenta bastante bien en propósitos y SAN SEBASTIAN, Cf, 3 actos la segunda; de los propósitos fragresuelta. El Sr. Mellado ha dímentarios (como toda la política militar cho que está solucionado el conflicto entre española, desamparada de dirección inter- los ministros de Hacienda y de Agricultura, I I l fj- ó; T 1- -A, V- í v rí -a- MRS. A CRAWPORD Y H W. QUE VIENEN DANDO L AV U E L T A constituye un encanto hacer sus viajes á pie. A esta clase pertenecen los señores A- Crawford y H W Clark, de Canadá, Boston, que vienen dando la vuelta al mundo á pie y sin dinero. El sábado estuvieron en Madrid y ayer salieron para Toledo y Granada. I a resistencia enérgica de unas cuantas mozue as a entrar en el baño del Asilo de Santa Cristina, ha sido considerada por muchos como repugnancia al agua, como horror á la limpieza, y hasta no faltó quien lo atribuyese al deseo de guardar en sus carnes las huellas de la existencia pasada. Creo que al pensar así nos equivocamos. En este caso lo que excitaba a la rebeldía á aquellas fierecitas de uñas rosadas que se revolvían furiosas contra celadoras y guardias, era el mandato, la imposición, el miedo á perder su libertad salvaje. Cierto es que España es el país donde menos piscinas existen; desde hace poco tiempo empieza á generalizarse el uso de los baños; pero en épocas no muy lejanas era raro que nadie los tomase sin prescripción facultativa; muchos cuerpos de personas ancianas ya no han resistido jamas Ja caricia del agua sobre su endurecida pie! Épocas de fanatismo condenaron óe un modo ciego toda la cultura pagana y árabe; los baños y las abluciones fueron tenidas por pecaminosas cuando se miró al cuerpo como materia envilecida, digna sólo de aniquilarla para que el espíritu brillase en toda su pureza. Hoy nos asombra el voto de Isabel I, no mudando su camisa hasta lograr la conquista de Granada, mientras que en su tiempo pareció cosa sencilla y natural. Es que las ideas evolucionan y la ciencia adelanta. Los sacerdotes de la higiene nos mandan tener solícitos cuidados y veraneo de la Corte