Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIÓN PAGO A N T I C I P A D O POR CADA MES PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabras. Noticias. Informaciones. Admjnisíracióji: 55, Serrano, 55, Madrid España, pts. i,5o. Portugal, pts. s. Unión Postal, 2,5o francos. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid N. í 8o. M A D R I D 9 D E J U L I O D E 1905 NÚMERO S U E L T O C I N C O CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA H f I r F I Bfl ¡y Bi ff SALES REFRESCANTES DE DE BITARTRATO POTÁSICO PURO ATEMPERÁNTE- HERNZ E l i M Á S G R A T O é I I I C i l E X I C O üe los refrescos Depúrala sangre, eliminando los malos humores y haciendo desaparecer toda destemplanza ó movimiento febril, I a x a n í e predilecto contra la inapetencia, e s t r e ñ i m i e n t o y desarreglos gástricos Farmacia de A Tíía res A r n s i o Atocha, 30, Madrid. Pílase en las principales farmacias de España. H 1- Br H nUS T O D O S U VAI. OK p o r allialaüi y p a p e l e t a s iei 5 l o i i t e IL A i A S A QUE MENOS COBRA PKI. CIPE, 6 COMPRAR JOYAS Y PLATA CON GRAN ECONOMÍA Tostadero áe café. Aroma concentrado, cen Real Privilegie, premiado en cuantas Exposiciones ha concurrido. I iicurs al e n Uladritü: E í í P O Z Y MIISA, 11. JOYERÍA P L, ECÍiSOS, 1 ENDEPÍSITO se admiten muebles, pianos y objetos de arte, facilitando su valor. MONTE BENÉFICO. im i eSS BI M BIBBSV HBBi B a H 9 S La H o p a b l a t i e s t de esta Casa se distingue notablemente or su esmerada confección j sus precios económicos, á la vez e estar las prendas confeccionadas con riquísimas telas. Estas sobresalientes condiciones y el disponer del más extenso y variado surtido en todas clases y precios, justifica la gran fama alcanzada por la H o p a b l s s n c a de esta acreditada Casa. 12, M O T K K A 12 Para campo j jardín butacas, garitas, veladores, mesas, cestas de viaje y merienda. 4i) por 100 de rebaja. Costanilla de ios Angeles, 1. Fábrica- Almacén de cestas. MONTERA, 32. Teléfono 1.555 Fuencarraij 8 5 Precio fijo. L ffl i l í O i L I I A y e í v e n í l a j e B a r r e r é Conr l I r l ra i O tención lija é invariable. C a b a llero d e Ciraeia, 2 2 p r a l CORAZONES HERIDOS siy -No me toques- -exclamó. Ricardo estaba enfrente de ella con el r o s t r o pálido, la mira da extraviada y sin encontrar ni una palabra, ni una excusa para dirigirla. Después de uno de esos silencios que parecen interminables por lo largos, Juana levantó la cabeza. Al ver su cara llena de lágrimas, que no había podido contener, Ricardo murmuró; -H e truncado toda tu vida; ¡cómo debes, despreciarme y aborrecerme, ¿Aborrecerte? Puede tenerte sin cuidado; ¿no me aborreces tú también? Ricardo dejaba desbordarse á su corazón ulcerado, y todo lo expresaba sin omitir una queja ni un pesar; todo lo decía con un acento de desconsoladora amargura, interrumpiendo á veces sus crueles confidencias para recorrer á grandes pasos la biblioteca. Rene se callaba conmovido y lleno de píedad. Cuando su amigo hubo terminado, le tendió la mano, exclamando: -T e compadezco con todo mi corazón, pero te admiro aunque no hayas hecho más que cumplir con tu deber. A h o r a te queda p o r realizar una gran obra. T e n valor y piensa en esa joven que te ha ofrecido su mano, poniendo en ti todas sus ilusiones y todas sus esperanzas- -P u e d e s estar tranquilo, Rene; ya sabes que soy un caballer o Desde hace un año, desde la muerte de mi padre, he sondeado los repliegues más íntimos de mi conciencia, he pasado p o r todas las alternativas, he sido cobarde y he estado á punto de ser infame; pero he sentido que la vida debe de ser insoportable llevando el remordimiento en el fondo de! alma. Esta mañana, cuando juana y yo hemos juntado las manos en el altar y cuando la he jurado ante Dios amor y fidelidad, me he prometido á mí mismo cumplir el juramento. Aunque me cueste un sacrificio más, siempre ignorará la causa de mi tristeza y de mis pesares. Rene se sentía impotente para consolar á su amigo; sin emb a r g o se atrevió todavía á decirle algo. -E l tiempo es un gran remedio, Ricardo; ella será buena, se desvivirá p o r ti y todavía acabarás p o r apreciaría y p o r quererla. -Apreciarla, sí; quererla creo que jamás. M i temor más grande- consiste en que me profese un cariño al que no p o d r é corresponder en ninguna forma. Después de una breve pausa, Ricardo prosiguió: P o b r e juanal N o tiene ninguna cualidad que agrade n que seduzc? i; carece de gracia y de belleza. -No estoy éonforme contigo- -respondió vivamente Rene; -sus facciones son finas y correctas, sus ojos son muy hermosos y tiene una mirada inteligente y profunda. A mi iuicio, n o