Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. VIERNES f DE JULIO DE i 9 o5. PAG. 8 NOTA INTERNACIONAL pase á paso, y tan tranquilo, echo el freno en la taberna y me bebo dos cuartillos, y ahora que se saque el Thery copia literal. He dicho. El tifus que hoy á la gente produce viva inquietud, es un tifus sorprendente, porque se coge en la fuenti llamada de la Salud. LUÍS DE TAPIA ES día de los veteranos I J odo Madrid los conoce y todo Madrid los sigue con simpática mirada cuando los ve desfilar en las formaciones, con sus arcaicos uniformes de anticuado figurín y sus cruces extrañas y en desuso. Nada más atrayente que esos viejos de pelo blanco, con su fusil á cuestas. Hay que fijarse en cómo marchan, en cómo se contonean al andar al son de la música, hasta arrogantes en su última marcialidad. Sobre todo en la conmemoración del y de julio famoso, resultan transfigurados, solemnes, graves, con reflejos de unción en el semblante, porque si ellos no columbraron los airones de la Guardia Real en la trágica noche, dispararon contra su pluma sus abuelos. Rinden tributo á un legado de pundonor y de gloria, á un recuerdo triunfal del cual es muestra perdurable esa compañía de Veteranos que los agrupa, reducida por los años, pero por la que han pasado en el transcurso del tiempo cuantos defendieron la libertad en las calles. Siempre que ha existido en España la Milicia nacional, la ha tomado por suya la musa cómica. Pero la caricatura, que era la burla, ha muerto, y en cambio sobrevive y perdura esa compañía, que surge de cuando en cuando como una evocación y un ejemplo, y que subsiste porque es un alma y una idea. Conocidísima es la asonada que ha venido á constituir la fecha de honor de la compañía, su memorable 7 de Julio. Esa conmemoración es la apoteosis de un principio, pero es también una propia apoteosis. La bélica vanidad es dispensable. Con razón á través de los años y las generaciones continúan sintiendo los veteranos un énfasis heroico. Porque hay que considerar que los primeros que formaron en sus filas, aquellos milicianos á los que el Ayuntamiento proporcionaba en su eníus asmo por la libertad y por la sastrería una prenda del equipo: ya la casaca de gala, ya la de paseo, denominada entonces de petí- uni forme; ya el morrión de cordonadura de plata, con gran plumero rojo los granaderos, verde los fusileros y amarillo los cazadores; aquellos paisanos no habituados al manejo del fusil, rechazaron con pérdida de tres muertos, cuarenta y un heridos y dieciséis contusos, nada menos que á los aguerridos batallones de la Guardia Real, en los que todavía figuraban los viejos soldados de las campañas contra Napoleón, probados en cien combates. Sabido es que la Plaza Mayor fue el lugar de la tenaz lucha. Desde entonces los veteranos celebran el triunfal aniversario con preces en el templo, y como los individuos de una familia que acuden á depositar una corona en la tumba de un antepasado, van después á desfilar, á tambor batiente y bandera desplegada, por esa calle y bajo ese arco, que fueron testigos de la hazaña, y que cubren con follaje sus vetustas piedras para recibirlos; desfile hermoso y triste á la par: hermoso, por lo que tiene de acatamiento á un principio y de conservación á un ideal; y triste, por lo que contrasta con las debilidades actuales esa energía que se fue. ALFONSO PÉREZ NIEVA E L JAPÓN AL SABER LO QUE OCURRE EN ODESSA Y t u s ALREDEDORES: H O M B R E YA E R A H O R A D E QUE OBTUVIESEN ALGUNA VICTORIA! (De Daily Mirror de Segovia. Nuestros lectores conocen, por el telegrama de nuestro corresponsal, el resultado del Certamen; la copa de plata de la Sociedad la obtuvo el señor Avial, que mató dieciocho pájaros sin hacer cero, y el otro premio, ofrecido por la Infanta, lo ganó el Rey, que tiró siete pájaros sin hacer cero. Nuestra fotografía representa el momento en que el Sr- Avial ofrece champagne, en la copa del premio, á un grupo en cuyo centro figura S. M P N EL C O N V E N T O D E REGLA Los telegramas de nuestros corresponsales dieron oportunamente cuenta á nuestros lectores de la catástrofe ocurrida en las obras del templo del convento de Regla, que costó la vida á cuatro obreros y produjo graves heridas á otros tres. Ocho albañiles trabajaban sobre un andamio colocado en el sitio que marca nuestra fotografía, cuando de repente el andamio falló, y los operarios cayeron al suelo. Solamente uno de los ocho que allí se encontraban, José Apoli, resultó milagrosamente ileso, pues la altura de que cayeron era de 20 metros. G A C E T I L L A RIMADA. COPLAS D E L VIERNES En Odessa, contra e! Zar todo el mundo grita ¡fuera! y Odessa... ó de otra manera se va á tener que marchar. Huyendo de los calores del Madrid de mis- pecados, sefueron días pasados golfos y gobernadores. En Santiago los gallegos, con entusiásticos bríos, piensan hacer una estatua al señor Montero Ríos. No crea Meco el famoso que yo por ello me irrite... Que le hagan una en Santiag y otra, si quiere, en Cavite. ¿Cómo van esas cosechas, señor Romero Robledo? Justo es que sepamos algo los que pagamos e riego. Viendo las cartas que escribe Nakens y los disturbios contra los Zares, en voz muy baja digo ¡carape! mal año llevan los Nicolases. Leyendo ayer la noticia de que en París se ha corrido la Copa Gordon- Bennett, decía el curda Basilio: ¡Anda la osa! Qué panolis Estos choferes son primos. ¿Para qué tanto correr, y á qué ponerse en peligro nd más que por una copa? Vamos, que no me lo explico. Es claro que en esta vida las copas, si es bueno el vino, son ¡os verdaderos automóviles del individuo; pero yo, sin gasolina. rrm imnmririníii i r m i r n r n imirnni minm FnmiinT tniirniT miTmnninr ttrni