Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
jéANO TRES. NUMERO 178. CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. S MADRID, 7 DE JULIO DE NUMERO 1905. SUEL- Crónica política I ES DE ASAMBLEAS A pesar de las consabidas imperiosas vacaciones del estío el presente mes de Julio va á ser en Madrid el mes de las Asambleas. Este mentís dado á la comodona pereza que formuló, como innegable postulado, la mencionada frase, probará en lo sucesivo que no sobra de calor, sino la falta de voluntad, da como baldía para el bien general la temporada veraniega. De una de esas Asambleas, la de los representantes de la Unión republicana, ya se ha hablado lo suficiente en estos días. La otra, la que se reunirá á fin de mes sin objeto político, con un fin puramente económico, importa mucho al interés social. A ella habrán de concurrir delegados de las Cámaras de Comercio y de las Agrícolas, de las Asociaciones de ganaderos y de todas aquellas entidades para quienes representan una principal condición de existencia las tarifas de transportes de los ferrocarriles. También concurrirán representantes de las Compañías ferroviarias, muy inteligentes y muy conocedores del asunto. MANUEL TRUJANO El objeto de la Asamblea, la cual presidirá el ministro de Agricultura, no pueSILYER 1O LANZA de ser más concreto ni más práctico. 1 1 domingo próximo, á Ids diez de ¡s noche, Hasta ahora, entre las quejas que industriales, comerciantes y agricultores exha- en ai- A! ai, los intelectuales firmantes de celebrarán lan por el penoso estado económico á que la protesta en él han de un mifin. Entre los oradores que actuar, acaso alguno sea e ven reducidos, figura, en primer tér- ya bien conocido de las masas; otros quizá mino la que es motivada p o r el coste sólo despierten en el auditorio congregado el abrumador de los transportes ferroviarios. recuerdo de unas crónicas ó de un libio; alguEn otras ocasiones, quejas análogas han no, como el querido maestro Silverio Lanza- -motivado informaciones luminosas, que si al fin habla- -es seguro quje, de pie en la trihan servido para rellenar muchos volúme- buna, cuando el silencio ansioso se haya hecho, nes, los cuales, en los archivos del co- sea con su calva, con su barba clara, con sus ojos fríos y metálicos, unal revelación y una rrespondiente departamento ministerial, sorpresa... duermen el sueño de los justos. Ahora, Silverio Lanza es un desconocido del públiel conde de Romanones busca la luz que co: apenas los libreros aciertan tampoco á dar surge del choque de pareceres, la clari- explicaciones sobre sus libros. Y sin embargo, dad que nace de la controversia, el calor Silverio Lanza es como el precursor de todo que brota de opiniones en lucha, el inte- este modernísimo movimiento intelectual de rés que sólo despierta en el ánimo espa- España. Sus libros, mas paradógicos, mas asiñol lo que es contienda empeñada. A ello métricos, más antiacadémicos que los de Ganiva, mediante la Asamblea, á la cual habrá vet, llegan, en alguna paginas, á una intensique Gade dar gran publicidad la Prensa, y don- dad, á una emoción trágica y honda, á estilista; nivet nunca llegara. No es Lanza un de se ha de oír, al par de las razones que apenas hay imágenes en su prosa; es un psicóagricultores, industriales y comerciantes logo, un analizador. Si hubiera que comparartienen para pedir la disminución de las lo con alguien, se le compararía con Mortestarifas, las causas en que lascompañías quieu, con Stendhal ó con Merimée, es decir, con todos los impasibles, los secos, los rígidos, fundan su resistencia á tal demanda. Para la concreción del juicio de la opi- los inflexibles. La sensación aparece en sus nión pública, de igual manera que para las obras limpia y escueta; un problema psicológico es para él- -como para autor de El 7 0 determinaciones del Gobierno, el resulta- jo y el jNegro- -un problema! el de geometría. Y do de la Asamblea será convenentísimo. así, con esta precisión, cori esta rigidez, con Hoy por hoy, es parecer unánime de todas esta inexorabilidad, sus concepciones franquean las clases productoras, que es imposible los estrechos límites del tiempo y de las conen ese orden de relaciones económicas se- tingencias actuales para ser de una inactualidad guir como hasta aquí. Uno He los moti- grande, perdurable, dolorosa y humana. vos más poderosos por los cuales el desPero Lanza desdeña la manera de hacer y arrollo de la industria, singularmente en las regiones centrales, es tan escaso y lento, se debe á la carestía de los transportes, que hace abrumador el coste de uno de los factores más principales de esa fuente de producción yj de riqueza: el carbón. Otro de los orígenes del encarecimiento de las subsistencias está ahí; por el sobreprecio del arrastre de cereales y ganados, los mercados de las provincias del centro tienen estos capitalísimos medios de alimentación como muy costosos. Las ventajas de la reducción arancelaria para el trigo se quedan en el litoral. La gente no percibe 1 la cuenta que puede tener para las Compañías el hecho de que los transportes se reduzcan á lo puramente indispensable; pues nadie se aventura á traer ó llevar I por el ferrocarril sino aquello que con seguridad ha de colocar á despecho del gravamen de las tarifas. Razones de tamaño alcance necesitan ser contrastadas por! a pública discusión, y ésta será la principal conve niencia de la Asamblea. En la política de actos, de resoluciones, que es la que importa al Gobierno, lo único que el espíritu público acepta ya, la determinación del conde de Romanones vale por un buen artículo de programa. componer corriente; tal vez una primera des atención de público ha servido para amargarle y hacerle perseverar y ahondar más y más- -con secreto despecho- -en- sus asimetrías y en sus genialidades. Hoy sus libros no pueden ser leídos del gran público; en ellos sólo vería éste lo extravagante y no la observación y el análisis inactual y matemático. Mas hay un círculo restringido de lectores que ama al maestro- en tanto que olvida á otros maestros; -hay un grupo que Ice efusivamente año triste, Artuña, JVí en la vida ni en la muerte, Cuentos políticos, y este es el grupo que ha invitado á Siverio Lanza á hablar en este mitin. Y él puede venir ó no venir, pero el cronista ha creído un deber el rendirle con este motivo, desde estas columnas, un modesto homenaje. AZOR 1 N JARDINES DE MADRID T e s d e que se estableció en Madrid la Corte, se procuró adornar la villa con jardines que proporcionasen recreo á los magnates y embelleciesen sus moradas. Fueron famosos los de Medinaceli, que amenizaban el palacio de Lerma, al que se retiró Felipe V para llorar la muerte de su primera esposa la angelical Luisa María Gabriela de Saboya, que falleció á los veinticinco años de edad. N o lejos se extendían los de Pico de la Mirándola, donde está hoy el palacio de Villahermosa, y en Repletos los del Almirante, notables por la inmensa cantidad de lilas que había en ellos. En nuestros días hemos conocido los de Osuna, Alcañices, Malpica, Cámarasa y Polentinos. Se conservan en toda su magnificencia los de Liria, y se han formado recientemente los de Calderón, actualmente de la marquesa de Manzanedo; los de Montarco, Cerrajería, hoy de la infanta doña Isabel; la Chilena, Indo y los magníficos de la Huerta, propiedad de los marqueses de Arguelles. El Jardín Botánico, donde se están celebrando las interesantes veladas de la Sociedad Ibero- Americana, patrocinadas por la Junta de señoras que preside la hermosa marquesa de Ayerbe, es del tiempo de Carlos I I I Aunque su extensión, que era de cuarenta fanegas, se ha reducido, con mal acuerdo, no hace mucho tiempo, todavía ofrece cultivo á diversas especies, clasificadas para el estudio según el sistema de Linneo. Está embellecido por un hermoso emparrado en forma de arco, y por flores y fuentes, que le convierten en un sitio amenísimo, muy querido de los madrileños. Allí se han celebrado fiestas de caridad muy notables, y con este carácter vuelve á abrir sus puertas para contribuir al desarrollo de los planes que ilustres damas proyectan para la educación y utilidad de la mujerUN MADRILEÑO