Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OS C O N F I T E S STJN producen una deposición natural diaria sin dolor ni irriOR PALABRAS, CLAST- tación. Pomo, una peseta. Gañcados en secciones. De farmacias. ana á diez palabras, 1 peseta. yoso. Arenal, 2 yMartin VePor mayor: Pérez Por cada palabra más, 10 cén- lasco. timos. Las abreviaturas y cada oinco cifras se cuentan corpo una palabra. Al importe de cada inserción deberá añadirNA DOSIS DE ESTÓMAse diez céntimos de peseta por go Artificial, tomada anel impuesto del Timbre. tes de comer, produce una perLos originales se remitirán fecta digestión. Caja, 7,50 y 4 á, la Administración de A B C pesetas farmacias y Arenal, 2. acompañados de su importe en metálico, sellos de correos, libranzas de la Prensa ú otro ESPECTÁCULOS giro análogo, el día antes de la fecha en que deban ser publicados. A R Z U E L A -A L A S ocho y media: Los dichos. A las aueve y media: Manolo CONSULTAS el afilador. -A las diez y mevara de alcalde. -A ONSULTA E S P E C I A L dia: La media: Chirivita. las de matriz. Curación pron- once y t a por métodos modernos. Se trata el cáncer con gran resultado sin operar. De 2 á 6. Rio POLO. -A LAS OCHO Y 19. (Por carta á provincias) media: La Czarina. -A las nueve y media: El mal de amores. -A las diez y media: El ESPECÍFICOS perro chico. -A las once y media: El alma del pueblo. ARÁSITOS PIEL VELLUda. Se extinguen instantáneamente con Mundificante Santoyo, fina perfumería qae ÓMICO. -A LAS DIEZ: se aplica con borlas. Una peseLa camarona. -A las once: ta caja en boticas, droguerías Academia modelo. -A las ony perfumerías. Va por conreo. ce y tres ouartos: La reina del Doctor Santoyo. Linares. couplet. ANUKCIOS D P ODERNO. -A LAS OCHO y media: Los guapos. -A las nueve y media: El cabo primero. -A las diez y media: El principe ruso. -A las once y tres cuartos: La peseta enferma. M González Sudón. Especialidad en camisetas, medias y calcetines calados. Precios sin competencia. PROFESORES LO PADRES DE FAMIV A. t r ¿ioentor ó profesor- a. crr. j y á. enseñanza) inE jrri J- 3 S referencias, se ofrece; sHrla da Madrid. Principe, 22, tercero izquierda. A GRAMÓFONOS U RAMÓFONO C O S L I P L E LAS NUEVE to, cuatro disco 0 posePASISH. -Acélebre Ruy- G- a- G agujas, 3 ipesetas 3 millar. y media: Debut tas; Cuncha. -El saltador Fonógrafos; c nd ros i mpre- Honland. -El misterio: ¿Enigma? -Despedida del hombre miniatura Smaun Suy Hpoo, y principales artistas de la compañía internacional que dirige William Parish. sionados fuertísimos, 3 pese tas docena. Carrera San Jerónimo, 10. PUBLICACIONES grafía Práctica Ejemplar, 1,75 certificado. Manuel Flores, Píamente, 19, Madrid. Z A S metales. Garantizamos resultado asombroso admitiendo LAVADORAS ESPECIALIDADES IDOL. PARA LIMPIAR C P C J Jf J nuevos semaVINAGRES nales (verdad) Precios al por mayor y menor, sin competenI N A G R E S PUROS DE cia. Gran Exposición. Entrada AVADORAS MECÁNICAS vino. Pídase en ultrama X 36 pesetas, á pagar en 12 libre. -Mensajerías. -El mej or rinos marca Triunfo Únicos meses, á 3 pesetas mensuales. servicio. Jacometrezo, 4. premiados con medallas oro, Hijos Grases. Fuencarral, 8, DOBLES TARJETAS grandes premies. Atocha, 16. postales i l u s t r a d a s con un precioso abanico plegaGMEBOS DE PUNTO dizo en el interior, 15 pesetas. ZAPATERÍAS A provincias, por correo certiASA GÉNEROS DE PUN- ficado, por una peseta más. No APATERO DE MODA, to los almacenes de calle y vendemos cantidades menores Emilio Benítez. Atocia, 3, plaza de Pontejos, 1. Eugenio de 100. Casa Thomas, Sevilla, 3 frente Santa Cruz. devolución si no s a t i s f a c e Exportación provincias. Descuento por mayor. Hijos Grases. Fuencarral, 8, Atocha, 16. flamenco (música y cifra) por JE. Marín. Circulares detalle. Administración, Moratín, 7, ó Sociedad Autores, Arenal, 20. G MÚSICA UITARRA. MÉTODO O BRA NUEVA. POTO SASTRERÍAS 4 POSTALES f O O MODELOS A 15 PESETAS TRAJE dril; 10 á 30, piqués. Alpaca, de 15 á 50. Preciados, 26, portada verde. 2 L V P Z SOCIEDAD GENERAL DE ANUNCIOS DE ESPAÑA. ALCALÁ, 1 Coiwersac. frane. a para niños desde 6 años. Amaniel, 27, p. d. SAN EXPEDITO PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES OEL SAGRADO CORAZÓN CORAZONES HERIDOS 126 BIBLIOTECA DÉ Á B C 127 No tardó mucho Ricardo en anunciar su visita por medid de Mr. Aminthe, y en la casa de Yernay, en aquel hogar, mitad granja y mitad alquería, que otras veces había servido de morada á los Sres. de la Rochemordau, y que desde hacía muchos años mostraba las huellas indelebles del estado de ruina á que había venido á parar aquella familia, era esperada su visita con un marcado orgullo, por un lado, y con una alegría y una emoción profunda, por otro. Por la primera vez en su vida, juana se avergonzaba del desorden que reinaba en aquella casa y de lo pobre y miserable de su mobiliario. Acostumbrada, sin embargo, á no conceder más que un interés muy secundario á estos detalles, se figuró que á Ricardo le sucedería lo propio. La idea de volverle á ver y de ser su prometida, era lo único que ocupaba su imaginación, y se sintió dichosa como nunca lo había estado en la vida. Todas las cuestiones de intereses dictadas por Ricardo ár. Mr. Aminthe, fueron tratadas con Mad. de la Rochemordau, pues Juana declaró que le eran indiferentes en absoluto; Ricardo no aportaba nada al matrimonio; pero una cláusula del contrato establecía que Boisrenaud pertenecería en propiedad á Juana. Dicha cláusula, que pareció sumamente ventajosa á madame de la Rochemordau, fue aprobada por ella sin consultar siquiera la opinión de su hijastra. Ricardo y Juana se casaron bajo el régimen de separación de bienes. Ricardo había rogado á Mr. Aminthe que le acompañase en sus visitas á Virnay; experimentaba la necesidad de ser apoyado y sostenido, y contaba con la cariñosa solicitud del notario para que hablase en su lugar y para que en su nombre dijese todas aquellas cosas casi obligadas, tan ajenas á su corazón y á su pensamiento, y que se sentía incapaz de expresar él mismo. A pesar de que Ricardo estaba persuadido de que nada se podía agregar á la amargura que su sacrificio le producía, Mad. de la Rochemordau y aquella morada en la que todo era vulgar y anodino, le impresionaron profundamente. Ante la acogida estrepitosa de aquella mujer tan ordinaria, de ancha y reluciente faz; ante las formas por demás expresivas con que le demostró la alegría que experimentaba por verle entrar en el seno dc- su familia, Ricardo sentíase anonadado y aturdido. La llegada de Juana aumentó aún más su malestar; aquel lugar, aquella madrastra acrecentaba la antipatía que le producía Ja joven. Esto se explica fácilmente; si el amor descubre en todo lo que le rodea nuevos motivos para elevarse, si todo aparece encantador cuando se ama, el efecto contrario debía producirse en Ricardo, é involuntariamente atribuía á Juana todo el disgusto que le producía aquel medio. Enmudecido ante la voluble verbosidad de la madrastra y glacial delante de la hijastra, Ricardo apenas se atrevió á pronunciar algunas palabras. Después de hacer una visita muy corta, se despidió. Cuando Ricardo apenas se atrevió 4 pronunciar, algunas palabras.