Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 B C DOMINGO a HE JULIO. BE ioo con su soplo de fuego dora los frutos; y entonces, dicen, canta la espiga lo que á cantaros va a voz mía: Los bienes que en mí encierro ponderar oigo; mis granos los comparan con granos de oro. Más que oro fino mis granos valen, y que! as perlas y los diamantes. El hombre que paz tiene con su conciencia, más que la miel sabroso mi pan encuentra; como reñido con ella vive, negro y amargo me encuentra el crimen. ODESSA. EL PALACIO DE JUSTICIA DESTRUIDO. POR LOS INCENDIOS QUE HAN PRODUCIDO LOS REVOLUCIONARIOS Fue también el cantor de la Balada dé Gloria: Dicen que va con España á casarse Portugal; si mucho vale la novia, no vale poco el galán. El mismo sol ios alumbra; la misma tierra feraz rinde á sus pies, perezosa, ricos tesoros sin par. Dos mares sus costas bañan, dos mares de nombre igual; en los propios claros ríos los dos contemplan su faz. Una es su lengua armoniosa, una su historia inmortal; en los siglos venideros uno el destino será. Bello fruto de estas bodas glorias al orbe ha de dar, envidia por su grandeza y por sus virtudes más. ¿Cuándo es? día, cuándo vendrá? ¿Quién no lo ansia? ¿Quién lo verá? DE MÚSICA l- j ablar de música en Madrid y en verano, es una verdadera broma. Para nuestro sola 2 y recreo, contamos en la capital de España, y durante esta época del año- -en tanto la corte no se ausente- -con el concierto matinal que ejecuta la banda del batallón encargado de relevar la guardia exterior de Palacio; con la audición gratuita del pasodoble entonado por la charanga de Alabardero á su entrada y salida del regio Alcázar; tenemos, además, los valses, polkas, jotas, schotis y fantasías que martillean á todas horas los innumerables organillos que ¿menizan nuestra monótona existencia; por la noche gozamos oyendo los primores compendiados en las partituras de las obras representadas en los teatros por horas aún en funciones, ó bien las piezas que tocan las músicas del Hospicio y San Bernárdino en el Prado y en el boulevard Carranza, según ha dispuesto con muy buen acuerdo el novísimo alcalde mayor que disfrutamos. Con estos alicientes esperamos tranquilos la vuelta del otoño y la apertura del teatro Real para deleitarnos ante las fiorituras y gorjeos de la tiple; pasmarnos escuchando el do de pecho del tenor, y asombrarnos de la capacidad pulmonar de la contralto ó del bajo, que sostienen y prolongan una nota hasta los linderos y confines de la asfixia, que el artista cuida de indicarnos, próxima mediante un expresivo manoteo y una carrerita hacia las candilejas. A fuer de aficionados al bel canto, romperemos una lanza- -ó dos, si es menester- -en pro de la escuela antigua, y nuestras alabanzas más entusiásticas serán para Traviata y Lucía, Elissire d amore y Linda di Chamounix, Tin bailo in maschera y Trovador, Tausto y Lucrecia, L Ebrea y Favorita, recordando á. Mario, Tamberlick, Massini, Stagno y Gayarre, sus divinos intérpretes. Abominaremos, de paso, de las modernas tendencias, y hasta el propio Meyerbeer nos parecerá abstruso y laberíntico. Si, por el contrario, somos wagnerianos convencidos, ¡qué desprecio tan inmenso nos causará toda obra musical que no haya salido del prodigioso cerebro del maestro de Leipzig! ¿Cuánto será nuestro aburrimiento cuando se represente Ventura Ruiz de Aguilera fue también autor dramático muy aplaudido y novelista excelente. Su nombre merece ser sacado del completo olvido en que ha vivido. KASABAL V, ESTEPA (S E V I L I A) RUINAS DEL TEATRO DE ESLAVA, INCENDIADO EL DÍA 2 C ¡DEL MES ÚLTIMO nnnillilliuiimiiuin mrrrinirnti