Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-5 SÜSClRTíPClÓN tPAGO A N T I C I P A D O PQR CADA MES f A ot Í UBLÍCIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabru Noticias. Informaciones. Administración: 55 t Serrano, 55, Madrid España, ptS. 1,5o. Portugal, pts. f. Unión Postal, a francos. Acíminisrrarión: 55, Serrano, 55 Madrid t 1 I Jk Ni 173. M A D R I D i D E JULIO D E 1905 i i í NUMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA PilIJI E LO MAS SELECTO SALES REFRESCANTES DE Desde l. UÚO pesetas y manejados por los interesados si aal lo desean. Buena renta y segura, por llevar veinte años d práctica. ueraN. 4 p r i n c i p a L De 10 á 12 y de 6 á 8. DE BITARTRATO POTÁSICO PURO ATEMPERANTE- HERNZ B l i Ñ A S G K A T O é I I I O I E K I C O ie los refrescos Depura la sangre, eliminando los malos hamores y haciendo de 8 a iarecer toda destemplanza ó movimiento febril. Eiax n e predilecto contra la inapetencia e s t r e ñ í m i e n t o y desarreglos gástricos. Farmacia de A T o r r e s A r n a o Atocha, 30, Madrid. P Jase en as principa es farmacias de España. del hum del Ha Tesoro el PfdaMe e n l o s p r i n e i p a l e s eNtableciiuientos LA PRENSA C A R a E I V 1.0 Admite anuncios, reclamos y noticias para todos los periódicos, haciendo gran des descuentos. Esquelas de funeral y aniversarios á precios muy reducidos. Pídanse tariras combinadas msm! Mmm ¡mms! smís mm, D O í r T 0 1 U VAL, OR POR AI. HAJ S por PAPELETAS del MONTE d e l 4 0 n i! p o r 1 (M ITIVICA A S A S A K j K é x i n o 14 ENTRESUELO Tostadero de café. Aroma coneentraao, con Real Privile premiado en cuantas Exposiciones ha concurrido. S u c u r s a l e n iVIadrid: E! i o Y N I N A I I COMPRO ALHAJAS Pago altos precios PARA EL illSCANSO 28 pts. Mesa de comedor cua drada, 16 ptas. Aparador chinero con piedra, 70. Armario de luna. 75. Salones de Ventas R o m a n o n e s n i t m V T 7 eraneo colonia en coto mon te, casa 10 camas, M 0 ptas Hermosilla, 20, pral. De 2 á 5. Peligros, i8, Joyería TASADOR AUTORIZADO TRASPASO l á b r i c a gaseosas por no po derla atender su dueño. Ma tute, 5, 2.0 derecha. De 9 á 11. CORAZONES HERIDOS I I ...con el sombrero echado encima de los ojos... El pensamiento del joven no iba, no quería ir más lejos. P o r la mañana, Ricardo encontró á María radiante de felicid a d E n cuanto se levantó acudió al gabinete de su h e r m a n o La familia Tcrmelle estaba en París, y Rogelio le había presentado ya la corbeilíe con los regalos. Fascinada por su propia felicidad, no reparó en la tristeza y en la palidez de su hermano. noche tenía que recibir la cuenta del notario, es d? cír, oorar como heredero ó entregar el testamento que le dejaba en el arroyo. -E n fin- -dijo. -Al aceptar, causaré mi desgracia, la desgracia de mi vida entera; pero yo sólo lo sufriré sí acierto á ser enérgico y generoso. Juana ignorará siempre mis sentimientos respecto á su persona, y si no puedo procurar para ella la felicidad que hubiera deseado, mi conducta será siempre lo que tiene derecho á esperar una mujer cuaj ¿do se casa con un caballero. ¡Y tú, Susana querida, mi primero y último amor, adiósl Sé feliz con otro- -añadió con acento de infinita amargura. Sí; Susana le amaba, Ricardo no tenia duda de ello; experimentaría un profundo disgusto, lloraría, pero se consolaría p r o n t o ¿No era una de esas criaturas que han nacido para g o zar y en quienes no perdura la tristeza? A la mente de Ricardo acudían en tropel todos sus recuerd o s los días transcurridos en Ceucia, sus desposorios, los p r o yectos de vida común y las venturas soñadas. Con la cabeza entre las manos, sus lágrimas se deslizaban silenciosas y lentamenie por sus mejillas. En vano trataba de r e signarse; en todo su ser había una especie de rebelión interna que no acertaba á dominar. Llamaron á la puerta. Un criado entró á avisarle la llegada de M r Aminthe. Ricardo se levantó. -Vamos allá- -exclamó; -padre mío, bien puedes estar satisfecho; tus acreedores serán pugados, tu memoria permanecerá sin tacha y tu hijo cumplirá todos sus compromisos después de haberlo sacrificado t o d o incluso su felicidad. Pasando precipitadamente un pañuelo p o r su r o s t r o trató de. hacer desaparecer las huellas de su emoción, y bajó á recibir al notario. Este llegaba satisfecho. Aquella liquidación constituía para cl un buen negocio, y tenía la conciencia de haberJa dirigido con entera satisfacción por parte de sus clientes. S e g u r o de ser felicitado por Ricardo, avanzaba con la sonrisa en los labios y con las manos extendidas, cuando se detuvo sorprendido p o r la