Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SEANOTRES. NUMERO 172. CRÓNICA UNIVEKSAL ILUSTRADA. Por otra parte, contribuye al fenómeno en cuestión el desconocimiento de la exacta cantidad de energías que el señor EBILIDAD DE UNA En toda situa- Montero Ríos está resuelto á poner en OL 1 GARQUIA ción política, el empeño de su autoridad y de su jefaque se aproxima á un período electoral, tura. Puede que esa cantidad no sea granel ruido, el movimiento, la vida, parecen de; pero, ¿y si lo es? ¿Y si el que se deconcentrarse en las entrañas de los parti- cida á hacer la prueba saliere volteado? dos. La superficie queda en cierta quie- La opinión es desfavorable á los magnatud; hay menos tema de crítica ó debate; tes, y la caída del que se atreviera á tencada cual se hafla atento á su distrito, á tar el vado, podría ser mortal. En la época de Sagasta- -sobre todo su circunscripción, á su provincia; los asuntos de interés general son tratados de en los últimos tiempos- -estaba conocida soslayo ó aplazados para mejor ocasión. y archiconocida la suma de voluntad que el jefe ponía en hacer obedecer y cumplir Pero, la procesión va por dentro. Nadie quiere, en temporadas seme- sus designios, y calculada y archicalculajantes, indisponerse con el Gobierno, da la flexibilidad de los lazos con que cuya acción tanto puede pesar en el éxito retenía bajo su mano á sus adeptos. Enfeliz ó en el fracaso de la electoral lucha. tonces, cualquiera se retiraba á un AvenAsí se forma en toi- no del Ministerio un tino casero, seguro de que no se exponía ambiente de benevolencia, para él muy á ningún penoso castigo y llevaba muagradable; pero, que luego se habrá de chas probabilidades de salirse con la suya. desvanecer, y siempre es muy condi- Ahora no es fácil que la excomunión sea lanzada. Nada sucederá; pero, ¿y si ocucional. El Gabinete Montero Ríos respira hoy rre? Con la bravura ambiente, ¿quién es en esa atmósfera. Creíase por la genera- el guapo que se arriesga? lidad de la gente que el carácter de oliAnte una incógnita, nada más, se degarquía, predominante en nuestras colec- tiene, hasta las elecciones, la oligarquía. tividades políticas, y, singularmente, en ¡Esto prueba lo vigorosa que se siente! la liberal, habría de acentuarse con la MANUEL TROYANO presente sitúa ion. Por su nombre eran designadas t o d a s aquellas culminantes NT 1 GUALLAS. EL AMIGO personalidades, quienes no habrían de DE LOS POBRES considerar satisfechas sus temporales aspiraciones, sin un considerable trozo de Al Sr. D. Joaquín 7 (uiz Jiménez. la administración pública en sus manos, sin una lucida hueste de mesnaderos en La escena pasa á mediados de Enero el Parlamento. Cuanto no significara tales de i52 Ó, en la ciudad de Brujas, de Flanventajas, sería causa de vivo disgusto, rui- des, en una callejuela misteriosa donde doso enojo y actitud huraña y hostil, des- mora el sosiego, donde silencio regalado se escucha. La bruma gris empaña las de el primer día. Sin embargo, las cosas van caminando, calles. Tras los vidrios verdes de un vensin que en su marcha se note la marcada tanón, se ve ó se adivina al Filósofo esintención de dirigirlas hacia el cumpli- cribiendo. Es un hombre de semblante miento de los deseos de los oligarcas, y joven, pero madurecido por estudios y éstos no se han alborotado, ni aun visi- trabajos. Bajo su gorra doctoral, que le blemente se han conmovido. En otras si- tapa frente y orejas, los ojos relumbran tuaciones liberales- -en la última pasada, inqu etos, añorando entre las nieblas de el fenómeno fue muy visible- -los prima- Fiandes el sol de Valencia que le vio tes no tuvieron tamaña prudencia ó tama- nacer. Hace catorce años que el Filósoña paciencia. ¿A qué se debe ahora el es- fo vive en Brujas pensando y escribiendo sobre ios asuntos más altos y excelsos en tupendo resultado? Indudablemente, el rssgo de alto sen- que puede ocuparse mente humana. Pero ahora no cogita ningún nuevo sistema de tido político del Sr. Moret, en la reLógica, ni intenta cambiar las bases del nuncia de toda jefatura, ha pesado sobre saber, ni procura los aumentos y dignidad la voluntad y la actitud de los oligarcas. de las ciencias. El águila ha bajado á ras Si un hombre á quien seguía una masa de tierra y ha fijado sus ojos penetrantes de liberales tan considerable como la que en los muchos pobres y menesterosos de más, se colocaba en posición tan correcta la ciudad, en los mendigos y harapientos, y señalaba una conducta tan patriótica, en los leprosos y lacerados de las calles y ¿de qué pretexto habrían de ampararse también en los pobres niños y niñas abanpara considerarse preteridos ó agravia- donados, en los viejos inútiles, en los ciedos los que cuentan por toda fuerza gos y en los locos. media docena de deudos, incluyendo enEl mayor de todos los filósofos nacitre éstos alguno de aquéllos á sus propios hijos? Afirmando la jefatura única del dos en España, ha consagrado algunos presidente del Gobierno, se ha dado ala meses de su actividad, tan necesaria para el progreso de la ciencia, á estudiar y oli- rquía el más rudo goloe. DE JULIO DE i 9 o 5 NUMERO SUELTO, 5 CENTS. exponer en un maravilloso compendio que parece escrito hoy ó ayer, después de Koch y de Pasteur, después de Spencer y de Stuart Mili, las más prácticas y seguras doctrinas relativas al socorro y cuidado de ios pobres, á su recogimiento, al modo de buscarles alimento y ocupación digna y honrada, á la crianza de les niños, á la atención hacia los que están afligidos de alguna necesidad repentina ú oculta, que hasta este delicado extremo llega su previsión sabia, paternal. El Filósofo, satisfecho de su obra, la dedica á los cónsules y Senado de la ciudad de Brujas, su segunda patria, qUe, siguiendo los consejos de tan eximio tratadista, recogió y recoge sus pobres, y cuida de ellos, y los adoctrina, y alimenta, y así vive feliz en su obscuridad y apartamiento que en libros áureos cantó ayer el poeta Rodembach. Quizá nadie se acuerde en Brujas, como nadie se acuerda en España de ¡a ingente creación filosófica del inmortal Luis Vives; pero su libro Socorro de los pobres se aplica en muchas ciudades de la feliz Holanda y á él deben la vida centenares de almas que ignoran hasta el nombre de su primer bienhechor. Estoy seguro de que el ilustradísimo gobernador de Madrid conoce el libro de Luis Vives. Lo único que ruego á mi excelente amigo el Sr. Ruiz Jiménez es que lo recuerde, que lo dé un repaso. Allí lo tiene resuelto todo ó casi todo. Para él será una gran honra. N o todos los días cae un gobernador civil capaz de entender á Luis Vives y de imitarle. ENE AH D E AYER N O TOAY S U E L T A S S Se despidió Junio con cielo plomizo de Noviembre y vendaval de Marzo, y es que hasta el tiempo ha perdido su formalidad y se muestra á la altura de las circunstancias. ubo cola enorme, inacabable, en las caíles donde están domiciliadas las expendedurías de cédulas personales. Era último día del plazo concedido para adquirirlas sin recargo, y el buen pueblo, á fuer de español, esperó á última hora para cumplir de prisa, corriendo y renegando, ese requisito legalPero la administración, á fuer también de española, concedió á última hora una prórroga por todo el mes de JuÜo. Es lo que decían muchas de las personas que esperaban en interminable rosario: Debían avisarlo con más tiempo para evitarnos esta molestia y para venir por las cédulas... el último día del plazo de prórroga. IITmpezó en la villa y corte la recogida de golfos, á quienes se asila desoués de lavarles convenienteme- n esto Crónica política D