Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A. B C. JUEVES 29 DE JUNIO DE i 9 o5. PAG. 4 sino organizando, reglamentando la limosna para que ésta beneficie solamente á los que la necesitan. Muchas veces se da una limosna por librarse de un inoportuno que asedia con sus pretensiones. Si esa limosna se niega para darla donde se sabe que hace falta, la caridad estará bien hecha, será productiva y beneficiosa para todo el mundo. Lo que se hace, sin salir de España, en Sevilla, Zaragoza, San Sebastián y Cádiz, puede hacerse en Madrid. Las autoridades pueden mucho; pero el complemento de su esfuerzo es e ¡concurso decidido y tenaz del público. suelve entre los clamores de un pueblo envilecido y explotado. ¿Cuál va á ser el destino de España? -cabe pensar en este punto. ¿No es esta la obra de validos, de políticos, de leguleyos, de arbitristas, de fantaseadores? ¿No surgirán acaso unos pocos hombres desinteresados, reflexivos, unilaterales, cerebrales que hagan una poca luz sobre este caos? Y ocurre un cambio de dinastía; el siglo xviii se inicia; por encima del Pirineo entran aires de Europa. Durante un momento todos estos legistas retorcidos que han forjado y reforjado mil códigos, leyes, pragmáticas y decretos, ceden el campo á Campomanes, á Jovelianos, á Olavide, á Floridabianca. Son éstos lo fríos y rectos intelectuales; aman la poesía, las artes, los paisajes, los bellos edificios, y tienen en sus corazones, allá denC. tro, como ideal de vida, un afecto á la patria que les guía en sus obras. Bajo sus impulsos se abren caminos en España; se inauguran canales; se levantan construcciones magníficas; se crean ciudades como las de Sierra- Morena; se estudia escrupulosamente el problema agrario, I N T E L E C T U A L E S Los intelectuales han como en el informe de Jovelianos; se reparten Y POLÍTICOS d o m i n a d o un mo- campos baldíos. Y Carlos 1) 1 declara en 1783- mento en España. Yo os quiero decir cuándo. ya era hora- -que los- oficios manuales taYo os quiero decir cómo. Ya la nación espa- les como herrero, sastre, carpintero, curtiñola estaba decadente, empobrecida, arruinada. dor, etc. son honestos y honrados y que Acababa la línea de los Austrias. Los campos el uso de ellos no envilece la persona ni la fale mostraban incultos; caminaban las gentes milia del que lo ejerce. harapientas y desastradas por los caminos. Sobre el labrador pesaba la inmensa balumba de ¿Cómo, por qué misterio, esta bella obra de valimientos, peajes, alcabalas, almojarifazgos, estos bellos espíritus se desvanece é interrum- astellanías, siete rentillas, servicios reales, pe? Ya conocéis la ¡historia; al comenzar el sipersonales y mixtos, bula y papel sellado, lan- glo xix el parlamentarismo nace; la política se ías, fiel medidor, palmeo, estancos, -portaz- sistematiza y profesionaliza con una fuerza que gos, sisas, jurisdicciones privilegiadas. La ga- no había tenido nunca. Toda una centuria henadería ahogaba con sus monopolios absur- mos pasado en motines, insurrecciones, mados el beneficio de la tierra. Una nube de nifiestos, discursos, sufragios, derechos legisrecaudadores y alcabaleros cometían mil colu- Iables é ilegislables, partidos, disidencias, prosiones y bandidajes; un economista- -Martínez yectos, esperanzas. Ya á raíz de profesionalide la Mata, citado por Sempere y Guarmos zarse la política, en 1810, un diputado insigen su Biblioteca económica- -declara que los de- ne, García Herrero, se levantó- en las Cortes pendientes de la Hacienda absorbían las dos de Cádiz y pronunció estas memorables palaterceras partes de ella En los tribunales rei- bras en la sesión del día 16 de Diciembre: naba la simonía; el padre del Buscón- -en la Los ministros y el Gobierno no han tenido más novela de Quevedo- -dice que los alguaciles regla para conferir los empleos de la Adminisy alcaldes aborrecen á los malhechores por- tración, que el capricho, la intriga, el parenque no querrían que donde están hubiese otros tesco, el soborno, la prostitución más escandaladrones sino ellos y sus ministros Y un losa y brutal, el casamiento con las camaristas grande y reposado político- -Saavedra Fajardo, ó con las amigas ó sus hijas, los servicios de en la empresa 32 de su libro- -afirma escueta- un paje ó de un rufián; jamás se tuvo en consimente que las plazas son golfos de piratas y deración el mérito y la honradez. Un tedio Jos tribunales bosques de foragidos Se arrui- se ha ido cristalizando á lo largo de un siglo na la industria: 60.000 telares enmudecen en hacia Ja obra y las ideas de los políticos; un toda España; los 3.000 de Sevilla son reduci- ansia de renovación late en todo el país. dos á 60; en Segovia quedan sin pan 34.000 Y este tedio y esta ansia es lo que los intepelaires, cardadores y tejedores. Se cierran lectuales de hoy expresan en unas breves líneas. ¡as boneterías de Toledo, las guanterías de AZORÍN Ocaña, las forjas de Ajofrín, las sederías de Murcia y de Valencia. 1 Un viento de inmoralidad y de libertinaje ¡opla sobre todo el país: llega á su colmo- -p L NUEVO ALCALDE. A las once de omo nos lo muestra Antonio Bilbao en su la mañana de ayer tomó posesión de la Destrucción y conservación de los expósitos- -el presidencia del Ayuntamiento de Madrid el ü abandono de los recién nacidos. Nadie tra- alcalde nombrado para suceder al conde de baja: los menesteres manuaks son considerados Msjorada. como bajos y viles. Se expulsa á los judíos, á Ei Sr. Ruiz Jiménez pronunció breves y ¡os moriscos y á los gitanos; un sensato econo- elocuentes palabras, después de las cuales hamista, clarividente en muchos puntos, intenta bló el alcalde saliente, quien al final de su peen su libro Conservación de monarquías que se roración díó la mala noticia de que existe un arroje también á los irlandeses que habitan en proyecto para restaurar el cuartel de San Gil, España. Una muchedumbre de hidalgos escuá- cuando todos esperábamos que su desalojalidos, melancólicos é inactivos, deserta las al- miento obedecía al propósito de derribarlo y deas y las ciudades y afluye á Madrid en de- abrir hasta la plaza de San Marcial las calles manda de empleos, ginetas, pensiones, sinecu- que están á su espalda. ras y hábitos. Hay en las calles, patios y plaEl conde de Mejorada calificó muy justazas mil muertes, tragedias y desavíos todas las mente la determinación de timo que se da á noches; Pellicer, Novoa, Barríonuevo no se can- los madri- eños, y ruega y espera de los senasan de contarnos estos hórridos lances en sus dores y diputados por Madrid, así como de! Avisos. Una soldadesca desenfrenada. ham- nuevo alcalde, que defiendan á esta población brienta, recorre ¡os campos y comete ¡as inau- de ios despojos que se han cometido y se coditas iniquidades que e ¡Dr. Alcalá nos cuenta meten con perjuicio de ella. Muchos aplausos en las primeras páginas de El Donado hablador. acogieron sus palabras. Todo se cae, todo se derrumba, todo se diEl Sr. Yincenti expuso que, á su juicio, y sin d 2 r de lado á los muchos importantes de que está necesitada la capital, el problema palpitante es el de las subsistencias, y á resolver el mejoramiento de la alimentación, el abaratamiento de la carne y de los demás artículos necesarios para la vida, han de tender sus esfuerzos. Resuelto el problema de las subsistencias, pasará á los de la higíenización de las viviendas y las calles, al abastecimiento de aguas en condiciones de salubridad, al del alcantarillado, al de apertura de vías anchas y al de la mendicidad. Prometió enterarse inmediatamente de lo que haya respecto al proyecto de restauración del cuartel de San Gil, y se mostró francamente resuelto á que tal dislate no se realice. Se lamentó de lo exiguo del presupuesto asignado para Madrid, é hizo un parangón entre el estado de París y el de nuestra capital, demostrando que París puede estar bien atendido con un presupuesto de más de trescientos millones de francos, de! mismo modo que M a drid disfrutaría de cuanto tiefte la capital fran cesa si dispusiera de ochenta millones de pesetas para atender á sus gastos. Dijo que en el próximo Congreso pedirá y apoyará la subvención para Madrid, sin temor á que estailen los regionalismos, porque si Madrid ha de representar dignamente á la capitalidad de España, necesita el auxilio oficial para atender á sus gastos, infinitamente mayores que los de las demás provincias. Cree preciso que Madrid tenga lugares de esparcimiento, para lo cual, antes de cuatro días, deben estar abiertos los jardines del Parque; antes de des, las músicas alegrarán los bulevares y las plazas públicas, y antes de cuarenta y ocho horas deben desaparecer ¡os mendigos que infestan las calles. Después de hacer entrega del bastón al nuevo alcalde el gobernador, pasó á los escaños de los concejales el conde de Mejorada. Saludaron al entrante, al saliente y al gobernador los concejales Sres. Vázquez, Bas, Ruiz de Grijalba y Gálvez Holguín. Y terminado el acto de la toma de posesión el Sr. Vincenti se dirigió á Palacio para saludar á SS. M M y AA. y dar las gracias á D Alfonso por el nombramiento- ORÁCULO MANUAL INFORMES TAURINOS I OS DE ALLÁ. Las Sociedades taurinas de Toulouse Les aficionados toulousains y el Club taurin toulousain celebrarán un congreso tauromáquico en los días 1, 2 y 3 del próximo Julio, en el cual se tratará de constituir una comisión de aficionados que, velando por los intereses de toda ¡a afición francesa, ponga coto á los abusos que cometen empresarios y ganaderos. ¡Aprended, aficionados madrileños! Los de Francia se preparan y nosotros, entretanto, ¿qué medidas pensamos tomar para evitar la ruina de nuestra viril fiesta? Me consta que existe un núcleo de aficionados que ha tiempo vienen pensando en la conveniencia de for- nar una Junta de defensa que, al igual de la que tratan de establecer en Toulouse, vele por los intereses de los aficionados madri eños. ¿Se atreverán á poner en práctica su buena idea para acabar de una vez con las empresas, ganaderos y toreros de doublé que padecemos? Del casino taurino La Trastienda son socios muchos y muy buenos aficionados. ¿Por qué no se deciden y organizan un congreso taurino idéntico al próximo de Toulouse? Desde luego, pueden contar, para esto y para todo! o que trate de engrandecer nuestra decadente fiesta, con el humilde revistero que firma estos renglones. DON SILVER 1O