Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i AÑO TRES. NUMERO 170. CRÓN 1 CA UNIVERSAL ILUSTRADA. peligro ha venido á ser conjurado por la carta del Sr. Moret! Por eso es una obra política de altura, de las que hace l ALOR AFIRMATIVO. Levantamos mucho tiempo no se efectuaban aquí. cu da íoí- amente acta de todo hecho, El único que tenía derecho á ostentar de toda noticia, de toda relación, que dentro del campo liberal una autoridad puede producir sobre el decaído animo bipartita, como la de los reyes de Esespañol un efecto deprimente. En cam- parta ó la de los cónsules de Roma, rebio, si hay ra. -go, determinación, suceso, nuncia abnegadamente á ella, y declara que pueda producir efecto contrario, lo no haber más jete de todos los elementos pasamos por a! to ó lo soslayamos. N o liberales que el jefe del Gobierno. hay que decir cuál será, á Ja larga, de En período en que se ha de luchar por estas dos partidas el balance. la representación e í Cortes y muy luego En estos días tenemos á la vista, bien por la preponderancia municipal, es daobservados por algunos, dos aconteci- ble calcular lo que de litigios, de oposimientos, que comprueban nuestras indi- ciones interiores, de intestinas contiencaciones. Se ha confirmado la profunda das ahorra la unidad de jefatura; lo que división de las tuerzas conservadoras, en afirma, lo que asegura, lo que allana. dos grupos infusibles, por la proclamaHa sido, pues, el acto del Sr. Moret ción de las jefaturas de los Sres. Villa- una eficaz determinación de hombre de verde y Maura, hecha por ¡os respecti- Estado. Le cuesta la entrada en línea vos amigos de uro y otro señor. Se ha como los demás personajes. Pero en el consolidado la unión de los liberales con mundo nada de grande se hace sin sacrila carta del Sr. Moret ai Sr. Aguilera. ficio. MANUEL TROYANO El primer suceso toca á energías del Estado que se descomponen, se desintegran y prometen anularse en interiores Juchas; el segundo importa á la mayor potencia de la colectividad gobernante; A PROTESTA. ¿Qué hay en el foná la eficacia y el vigor de su pensamendo de este airado y fiero documento fo, y es, además, uno de esos rasgos que suscrito por los más grandes artistas polevantan los corazones, de lo cual anda- pulares, por poetas, filósofos, médicos, mos muy necesitados. Estúdiese todo periodistas y mozos de bríos y de espeelle y los comentarios que origina, y se ranzas? ¿Es sólo un grito de rebeldía notará que por torcimiento de nuestra lanzado por gente irritable é inquieta? manera de discurrir en la vida púbüca se Demencia sería juzgarlo así. ¿E s un da más valor de realidad, mayores alcan- arranque de mal humor pasajero, ó una ces al acto pernicioso de la deletérea ne- expresión aislada y particuar de odio gación que la conducta de los conserva- contra este ó aquel hombre político? dores supone, que á la vivificadora y fe- Miope será quien tal vea. cunda afirmación encerrada en la noble y Galdós, Blasco Ibáñez, Alfredo Caloportuna carta del Sr. Moret. derón, Matheu, Silverio Lanza, Baroja, Porque se debe tomar en cuenta el todos los preclaros escritores que firman grado de rigor extremo á que han llega- ¡a protesta no son hombres que vayan á do en los últimos tiempos los egoísmos, abrir la ventana de sus cuartos de trabalos exclusivismos, cuanto de esquinado y jar constante y de honrado y noble psnduro entraba en el cauce por donde ha sar para sacar de repente ia cabeza desde correr el interés general; las exagera- melenada y soltar un chillido inoportuno das presunciones de toda vanidad dispues- y destemplado. ta á consentir que se hundiesen en torno La protesta, esa ú otra semejante, llesuyo muchas cosas, antes que sufrir el va años y años incubándose en todos los más pequeño menoscabo en sus hincha- cerebros activos españoles. ¿Su causa? zones; el dominio de lo presente sobre Bien clara está. El absoluto, el absurdo, los espíritus, cua! sucede en las razas ó el insotenible divorcio de nuestros políespecies inferiores donde lo más sagrado ticos y de nuestros intelectuales. Tenecede bajo la última determinación. Por mos escritores y artistas europeos al lado esa causa y de esa manera, se sacrifica el de políticos asiáticos, cuando no africagrupo al individuo, la fracción al grupo, nos. La europeización soñada por Costa el partido á la fracción, el país al parti- van realizándola, despaciosa, pero segudo, ¡o general á lo particular, inviniendo ramente, nuestros libros, nuestros cuatorpemente, por dislocados movimientos dros, nuestros periódicos; pero mientras de! ánimo, la única ley verdadera, lógica, ellos europeizan, nuestros políticos afri suprema de ia política conforme con la canizan. Ñ o me refiero á éste ni al otro. de la Naturaleza. La última situación Entren todos y salga el que pueda. ¿Se conservadora, nos ha ofrecido á granel piensa aquí siquiera en que an literato los ejemplos de semejante inversión. como Bjoerstjerne Bjoernson, sólo con Cabía el temor de que ejemplos tales la literatura pueda hacer una revolución se repitieran con la situación liberal. íEse pacífica cual la de Noruega? Cuando f! MADRID, 29 DE JUNIO DE i 9 o 5 NUMERO SUEL- TO, nuestros políticos militantes abandonan el Ministerio, ¿cuál de ellos es capaz dz asir la pluma, como Gabriel Hanotaux, como Camilo Pelletán ó como Pierre Baudin y sequir sirviendo á la Patria y comulgando con el pueblo en esta labor del artículo diario? Salvas rarísimas excepciones, ¿en qué país se da el caso, como en el nuestro, de que la misión del político no se considere como algo semejante á la del filósofo, á la del maestro, á ¡a del escritor y el artista? Los que no han sabido leer la historia ni saben escribirla, ¿cómo han de hacerla? A puros tropezones. Uno de los ministros de! Gabinete Villaverde tiene un pariente cercano, joven de los llamados inteiectuales, que frecuenta el Ateneo y las reuniones de mozos donde hay hervor de ide s. Hace quince ó veinte días se examinó de Matemáticas en una escuela especial y fue suspenso. -Mira, niño- -le dijo su pariente el ministro, -lo que tienes que hacer es d e jarte de ser intelectual... y á estudiar. En estas espontáneas palabras del exmnistro conservador se pueden ver los entresijos verdaderos de la protesta de ayer. ENE Crónica política J OTA DHL DI CONTRA LA MENDICIDAD El nuevo gobernador civil y el nuevo alcalde de Madrid, personas ambas ue liegan á sus puestos despertando simpatías universales y con esperanzas también universales, han anunciado su firme proposito de acabar muy pronto con la mendicidad en la villa y corte; mendicidad que en lo que tiene de verdad constituye una vergüenza para Madrid, y en lo que tiene de industria, más que vergüenza, una verdadera deshonra. Digna de aplauso es la actitud de los Sres. Ruiz Jiménez y Vincenti. Su obra será muy meritoria si acaban de realizarla y Madrid mismo podrá agradecérsela bastante. Pero no bastan el aplauso y la gratitud. Los pobres de solemnidad acepta án la medida y se dejarán recoger sin protesta. Los pobres de oficio, los que viven de la comedia, relatando desgracias imaginarias y mostrando seres desgraciados, que lo son, más que nada, por ser víctimas de una explotación inicua, se rebelarán, gritarán y sabrán poner de su lado la sensiblería de gentes que además tienen apego á todo lo que sea buriar el principio de autoridad. Es preciso, pues, que el público secunde á las autoridades, no sólo aprobando la recogida de mendigos y de vagos, por el bien que se hace á los primeros asilándolos y por el bien que se hace á la sociedad librándola de los segundos,