Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 28 DE JUNIO DE i 9 o5. PAG. 4 Aquí tiene su casa de placer D. Fernando: unos tilos lozanos la rodean; una ancha parra pone sobre los balcones y la puerta un verde y grato toldo. A lo lejos, replegado en una ladera, destacando en el límpido azul, aparece el pueblo. Flota en el aire una serenidad helénica... -Azorín- -dice D. Fernando, inclinado sobre unas gualdas rosas, ¿no e parece á usted que estos cetonios son terribles? Los cetonios se posan en las rosas délos rosales, las taladran, se cobijan, con una voluptuosidad exquisita, dentro, en lo hondo, embriagados por la frescura y el aroma. -Verdaderamente, D. Fernando- -contesto yo; -estos cetonios son terribles. Ya va llegando la noche. La montaña que está á nuestras espaldas, ha alargado sobre la casa su sombra húmeda y densa; un arado se oye rastrear sordamente por el camino; llega, traído por un soplo fresco de aire, un débil campaneo de la ciudad. Se hace preciso regresar á los lares. -Azorín, ¿hasta mañana? -me dice D. Fernando en su puerta. -Hasta mañana, D Fernando- -contesto yo. No te fatigues en traerme las rosas tar días- -le decía Horacio á su criado; -una sencilla rama de mirto me basta. D. Fernando y yo vivimos simplemente; una sencilla rama de mirto nos basta también como al poeta. AZORÍN Por no cansar con la lectura de más nombres, no citamos la nube de interinos que han presidido el Ayuntamiento mientras el partido entrante sustituía al del partido saliente. cartucho Maüser, y á las señoras con bonitos dijes en form de pajaritas, de hierro damasquinado de oro. El almuerzo se sirvió en una alameda que hay entre la fábrica y el Tajo. En una mesa, en forma de herradura, tomaron asiento las personas Reales. En otra los expedicionarios, y en otra los mecánicos. El almuerzo fue espléndido y demostró la excelente organización que ha tenido la fiesta. La banda de la Academia tocó en la AlameA las nueve y media de la mañana salió ayer de su palacio, en el automóvil de 1 2 ca- da durante el almuerzo. A ¡as tres se presentó el cardenal Sancha al ballos, la infanta doña Isabel. A las diez y media hizo su salida del regio Rey, saludándole é invitándole á visitar la caAlcázar el automóvil de 24 caballos, que iba tedral. La visita se efectuó seguidamente, y D Al- dirigido por el infante D. Alfonso, al que acompañaban la infanta doña Eulalia y los mar- fonso recibió á las autoridades en la sala capitular. queses de la Mina y del Riscal. En la capilla muzárabe el Rey preguntó al S. M el Rey salió de Palacio á las once, guiando el automóvil de 35 caballos y en com- cardenal algunas particularidades del rito que pañía del coronel Jordana, el conde de Valde- en ella se practica. Al salir el Rey de esta ciudad ha sido nuelagrana y el Sr. Ochoa. vamente vitoreado. Hernández. EXCURSIÓN A TOLEDO TORRJJOS, 2 7 6 T. T e paso para Toledo llegó el Rey, que fue recibido y aclamado por el vecindario en masa. Le saludó el alcalde, se dispararon cohetes, le arrojaron flores y la música del pueblo tocó la Marcha R ¿al. S. M se mostró muy complacido y, tras breve parada, siguió á la ciudad imperial. Diez minutos después llegó otro automóvil conduciendo á la infanta doña Eulalia y su hijo D. Alfonso. -Jananiz. TOLEDO, 7 6 T, S. M el Rey y las demás personas Reales regresaron sin novedad anoche. En otro lugar podrán ver nuestros lectores las fotografías hechas ayer en Toledo por nuestro enviado Sr. Muñoz Baena. ECOS DE PALACIO t j sta noche, en el sudexpreso, salen para Pa rís la infanta doña Eulalia y su hijo el- -infante D. Alfonso. n Palacio no se tiene noticia alguna de -que S. M proyecte una excursión á La Coruña para el próximo mes de Agosto. 3 oy, á las dos de la tarde, se verificará el acto de presentar sus credenciales al Rey el nuevo ministro de la República Argentina. su hijo el infante don ayer tarde en Palacio para tomar el te en compañía de S. M la Reina y la infanta María Teresa. a infanta Eulalia y La Carlos estuvieron EINTE AÑOS DE ALCALDÍA. TREINTA Y CINCO PRESIDENTES Los que se quejan, unas veces con razón, otras por prurito de censura, de la administración municipal de Madrid, encontrarán justificadas sus quejas y verán robustecidos sus argumentos al leer la estadística que publicamos un poco más abajo. Y en realidad, ¿qué se puede exigir de un alcalde, por muchas iniciativas que tenga, por grandes que sean sus deseos de laborar en bien de Madrid, si apenas le dan tiempo de tomar tierra? En la estadística de referencia verá quien leyere cómo ha mudado el Ayuntamiento madrileño de alcalde en propiedad en veintitrés días. Y no hablemos de alcaldes interinos. Que de éstos ha habido casi tantos como de los otros. Desde 1885 á 1905 se han sucedido en el sillón presidencial 35 alcaldes, 14. délos cuales interinos. D. José Abascal y Carredano ocupó el puesto cuatro veces, en i885 y 1889 (tres veces) D. Andrés Mellado, en 1889- 90; el Sr. Sánchez Bustilio, en 1890; duque de Vistahermosa, en 18905 el conde de Romanones, en 890, como interino, y luego en propiedad, en i8 g 5 y 1897: el Sr. Rodríguez San Pedro, en 1891; D. Alberto Bosch, en 1891- 92; el marqués de Cubas, veintitrés días de 1892: el conde de Peñalver, en 1892 y 1895; el conde de San Bernardo, en 1892; D. Santiago Ángulo, en 1893; el Sr. Ruíz Jiménez, como interino, en 1895; el conde de Montarco, en 1896; el señor Sánchez Toca, en 1896; el marqués de Aguilar de Campoo, en 1899; el duque de Santo Mauro, en 1900; el Sr. Aguilera, en 1901; el marqués de Portago, en 1902; el marqués de Lema, en 1903; el conde de Mejorada, desde 22 de Diciembre último hasta hoy, en que empieza D. Eduardo Vincenti. Como se puede observar, nuestros políticos han sido consecuentes en esto de aparejar el cargo á la política, y de continuar como hasta aquí, dentro de poco habrá que destinar un museo especial para poder colgar cómodamente los retratos de todos los alcaldes que se van sucediendo. A la una de la tarde llegó el Rey en su auto móvil, por el camino de Torríjos. Los regios excursionistas recorrieron el trayecto desde Madrid á Toledo sin el menor incidente. S. A. la infanta doña Isabel sólo empleó dos horas en llegar á la imperial ciudad. La infanta doña Eulalia llegó á las dos menos cuarto. Conforme fueron llegando á la fábrica de armas, punto de reunión, los regios excursionistas, se telefoneó á S. M la Reina la noticia. A las diez de la mañana llegó el primer automóvil, que era el de D. Carlos Luna. Poco después llegaba el del duque de Moctezuma, y más tarde el del marqués de Valdeíglesias. Fueron llegando por este orden: el conde del Montijo, llevando en su coche al conde de Peñalver, presidente de la comisión organizadora de la excursión; el Sr. Sanford, el marqués de Santo Domingo, á quien acompañaba Margot Castrillo y otra señorita; el marqués de la Torrecilla, con el duque de Luna y el conde de Torre- Arias; el marqués de Benemejís de Sistallo, con dos amigos suyos; el duque de Santo Mauro, en su 4,0 Charron, con su señora y la condesa de Torre- Arias y e! Sr. Vargas Machuca; el Sr. Urcola, con su hermano y el Sr. Bahía Urrutía; el duque de Alba, acompañado por la marquesa de Valdeolmos y el marqués de la Scala. Todos han venido por lllescas. En la fábrica de armas hicieron los honores el director, coronel López Palomo, y los oficiales á sus órdenes. Toledo ha recibido al Rey de modo muy expresivo, renovándose continuamente ¡as ovaciones. En la fábrica es ofrecido al Rey un medallón de hierro y oro, en el que se ve el retrato del Monarca é inscripta la fecha del atentado de París. El delicado obsequio será, á su vez, ofrecido por el Rey á su augusta madre. Las Infantas reciben también unos bonitos dijes con el retrato de la princesa de Asturias y la fecha de! casamiento de la malograda señora. Los oficiales obsequian á los caballeros con preciosos lapiceros que afectan la forma de un Ecos del gran mundo T iro de Pichón. El lunes pasado se verificó la última tirada por esta temporada en el Tiro de Pichón de ¡a Casa de Campo. Muchos fueron los tiradores, entre los que figuraba S. M el Rey, que se disputaron el premio, consistente en dos magníficas copas de vermeil, regaladas por la marquesa de Squilache, siendo los vencedores el duque de Prim y el marqués de Nájera. El chalet del Tiro estuvo concurridísimo, y recordamos, entre las muchas damas, además de SS. AA. las infantas Isabel y Eulalia, á las duquesas de Noblejas y viuda de este título; marquesas de Squilache, Laguna, La Guardia, La Granja, Riscal, Viana, Portago, Tenorio y Sanfelices; condesas de Albiz, San Román, Valmaseda, Peñalver, Vilana, Torrejón, Torrepalma, Fuenrubia y Fuente- Blanca; señoras y señoritas de Rolland, Potestad, BeÜechasse, Casani, María Leticia, Bosch, Romero Robledo, Primo de Rivera, Carvajal y Quesada, Bertrán de Lis, Comyn, Martínez de Irujo, Romana, Liniers y Muguiro. r e viaje. Ayer noche salió para Cádiz el Sr. Viesca, exsubsecretario de Hacienda. Oodas próximas. Ha sido pedida á D. Francisco Lastres la mano de su bella hija Amaüa para el joven abogado D. José Víllahermosa. C e anuncia para el otoño próximo la boda de ¡a bella marquesa de Pickman con el distinguido joven D. Jenaro Parlada.