Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 27 DE JUNIO DE i 9 o5. PAG 6 LA TÓMBOLA DE LA KERMESSE DE LA ASOCIACIÓN BENÉFICA LA C A R I D A D DEL DISTRITO DEL CONGRESO Fot. A. Barcena Afortunadamente, Felipe V no hizo- ¿A Palacio D. Emilio? El dinero contribuye á realizar gran- -Sí, señor. Allí va ahora todas las caso al embajador y no vendió ningún des empresas; pero un caudal repentino mal empleado, en vez de remediar una mañanas. Mientras están expuestos los tapiz. Este año se han expuesto, siguiendo la miseria, la agrava al desaparecer el último tapices, no pierde ninguna. céntimo de la limosna, poco agradecida. Recordé entonces que estábamos en la tradicional costumbre. ¡Qué maravilla! Es, por lo tanto, indispensable soco- Octava del Corpus, y que en la gale- No se comprende cómo Madrid entero rrer con trabajo, facilitarlo á quien lo ría del Real Alcázar se exhibía la más no acude á ver esos prodigios de arte. rica colección de tapices que hay en Allí están los doce tapices de La conpide, imponerlo á quien lo rehuye. quista de Túnez por eí emperador Carlos V. El auxilio de las clases acomodadas es Europa. Los ocho del Apocalipsis. El gran D Emilio no dejaba nunca de eficaz cuando al mismo tiempo que el soLos Actos de los Apóstoles, por Rafael visitar aquella gran riqueza artística, de corro se da protección al socorrido. Bueno es acallar el hambre, y óptimo lo que el duque de Grammont decía á F e- nada menos. Los Siete Pecados Capitales. comprimir un miembro que se desangra; lipe V Las historias de Alejandro Magno, de pero si no se combaten las causas, dando ¡Señor! Tiene aquí V M un tesoenergías al desfallecido, en un caso, ó li- ro. Podéis vender 400 tapices, y os que- San Pablo, de San Juan, los Pastores de gando la arteria rota, en el otro, la muer- dan todavía les bastantes para adornar Theniers, David y Betsabé. Pomona y Vertumno, y muchos más. veinte palacios como el vuestro. te será inevitable y fatal. Sólo este paño- -decía Castelar entuNo pidamos sólo dinero; que nos den, siasmado ante El Apocalipsis- -zs una mar por añadidura, bonos de trabajo. Hagamos ravilla. Están todas ¡as visiones apocalípuna clasificación lo más perfecta posible ticas, desde el versículo 9. 0 del capítude las fuerzas dispersas que existen por lo V i l hasta el final del capítulo X. ¡Y las calles, veamos de dónde proceden, cómo están hechos esos ancianos, esos estudiemos cómo son aprovechadas por el santos, esos ángeles! vició y el crimen, redimamos á centenares de infelices de la esclavitud en que El último término del grupo de los sanviven á despecho de su aparente libertad tos se pierde entre la luz difusa del trono é independencia, y hagamos entender á de Dios, y en el espacio que ocupan los todos que la conquista del pan no se alángeles prosternados en adoración, se descanza ni por la fuerza ni por la astucia borda un océano de luz y de nubes desmendicante, sino por el trabajo qué entolumbradoras. na y regenera. Hay motivo para pasar horas enteras delante de este lienzo para penetrar bien MANUEL DE TOLOSA LATOUR en el asunto y hacerse cargo de todas sus maravillas. Yo proyecté cuando fui Poder, decía Castelar, hacer con todos estos tapices y ¡o olvidaré nunca la sorpresa que me los del Escoria y los del Pardo una causó llegar una mañana del mes de Exposición permanente, que hubiera sido Junio á casa del insigne tribuno D Emilio única en el mundo y que hubieran venido Castelar, y al preguntar por él, oír a á verla personas cultas de todos los puntos criado que me decía: i del globo; pero no tuve tiempo. -El señor no está. Ha ido á Palacio, D. EDUARDO DE VINCENTJ V REGUERO Los tapices de Palacio están admíray allí lo encontrará usted. NUEVO ALCALDE DE MADRID JLo tapices de Palacio ihrifniTTUninrr- nmmmuTirmrTlIil 10 MIHUIII! nHimr niOTIIIín un ni